Neo Club Press Miami FL

La gramática de la aritmética

La gramática de la aritmética

La gramática de la aritmética
noviembre 21
18:45 2013

No lo puedo evitar. Es mi profesión. Se me acumulan las notas que hago junto a la tele y necesito soltarlas. Entiendo que el idioma evoluciona, que se incorporan palabras del inglés que no tienen equivalencia en español, que los cambios se producen primero en la calle y después en la Academia. Que decimos hardware porque no es práctico decir “conjunto de los componentes que integran la parte material de una computadora”.

Hay varias maneras de estropear el idioma. Una es mezclar el inglés con el español (cobrar el unemployment), otra es españolizar una palabra (pagar los biles), otra es confundir incidente con accidente o análogo con analógico, y otra más: Cuando escucho la radio o miro la televisión, siento que la letra está en español y la música en inglés.  Por ejemplo: en español, un cuerpo –muerto– es un cadáver; la aspirina es una medicina, no una droga; un robo es un delito, no un crimen y, si no hay sangre, no hay herida, es una lesión. A eso me refiero.  En español, a la gente no le duele su cabeza, ni para concluir un pensamiento hay que decir al final del día. Las palabras estarán en español, pero eso no es español.

Releyendo mis notas encuentro que, hablando de números, no damos pie con bola. Y ahí van algunas observaciones.

¿Primer o primera?
No hay duda. Se dice la primera dama, la primera enmienda, la primera comunión, la primera piedra, pero ¿por qué entonces decir la primer mujer, la primer vez?  Primer y tercer se usan únicamente delante de un sustantivo masculino: el primer ministro, el tercer grado. Delante de un sustantivo femenino, se dice primera o tercera.

¿Un o uno?
Un es la apócope de uno (quiere decir, que uno ha perdido una letra) y se usa únicamente delante de sustantivos masculinos: un concierto, veintiún libros, etc. Como por no es un sustantivo sino una preposición, debemos decir el uno por ciento y no el un por ciento. Consecuentemente, diremos el veintiuno por ciento, el treinta y uno por ciento, etc.  Ahora bien, un, como ya les comenté, se usa con sustantivos masculinos. Por eso es incorrecto decir treinta y un personas; se dice treinta y una personas.

¿Dieciseisavo o décimo sexto?
El sufijo avo o ava expresa fracción, o sea, una parte de la unidad –sea un pastel o una fortuna– que ha sido dividida en equis partes iguales. Empecemos por mitad, que es cuando una cosa se ha dividido en dos partes iguales. Seguimos en orden: tercio, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno y décimo. Después del décimo, o décima parte, usamos el sufijo avo o ava.   Por ejemplo: un onceavo, dos doceavos, tres dieciseisavas partes. Los números de las calles, los de los pisos de los edificios y los de los aniversarios indican un orden de sucesión, no partes de una cosa. Son números ordinales, no fraccionarios. Por eso, no podemos decir que Pedrito vive en el piso dieciseisavo ni que se celebra el veinticincoavo aniversario, ni que hubo un accidente en la ochentaisieteava avenida. En la lengua superculta se diría el decimosexto piso, el vigésimo quinto aniversario o la octogésimo séptima avenida.  Pero no hablamos así. Podemos decir, sencillamente y con toda corrección, el piso 16, el 25 aniversario (en los aniversarios, el número va primero) o la avenida 87.

Cientos, miles y millones
Hablemos de los miles. Mil puede ser adjetivo, pronombre o sustantivo. Mil es adjetivo cuando decimos había mil personas o se vendieron mil libros. Como sustantivo, siempre es masculino y siempre va en plural. Como queremos saber de qué son los miles, añadimos un complemento introducido por la preposición de, por ejemplo, miles de obreros o miles de cajas. Ahora bien, cuando miles va precedido de un artículo o de un determinante cualquiera (los, muchos, varios, etc.), estos tienen que ir en masculino como corresponde al género de la palabra mil. Decimos muchos miles de personas, no muchas miles de personas, ¿verdad? Así pues, diremos, los miles de personas y no las miles de personas, porque los (o muchos) se refiere a miles y no a personas. Vale lo dicho para cientos y para millones.  Hay que decírselo a Maduro.

La expresión de la totalidad
Cuando un comercio anuncia que ofrece servicios 24 horas al día, 7 días a la semana, lo que realmente se entiende, en buen español, es que la semana tiene más de siete días (como en la canción) y el día, más de 24 horas. Observen que decimos los 5 sentidos, las 7 maravillas del mundo, los 5 grandes lagos, los 7 enanitos, los 10 mandamientos, etc. Hace falta el artículo determinado plural (los, las) para indicar que nos estamos refiriendo a la totalidad. Por eso, lo correcto es decir las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Después de escribir esto, me siento mejor. No sé ustedes.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Madeline Hernández

Madeline Hernández

Madeline Hernández, traductora, editora, profesora de español, es doctora en Pedagogía por la Universidad de La Habana. Ha sido conductora de diversos programas de radio y televisión orientados a la educación infantil. Es fundadora del INPYL (Instituto Nacional para Párvulos y Lactantes), primero de su tipo en Cuba. Al ser intervenido el negocio por el castrismo, Madeline se dedicó a la enseñanza del idioma español para profesionales y extranjeros. Reside en Estados Unidos (ProfesoraMadeline@gmail.com).

Artículos relacionados

3 comentarios

  1. Anna
    Anna noviembre 22, 01:20

    Gracias, Madeline.

  2. Manuel Gayol Mecías
    Manuel Gayol Mecías noviembre 23, 00:36

    Excelente, Madeline. Deberías escribir de vez en cuando sobre el uso del español, y fundamentalmente, en Estados Unidos. Los periódicos y la televisión están destrozando el idioma. Flicidades. Ojalá vengan otros artículos así como este. Saludos, Manuel

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: