Neo Club Press Miami FL

La Habana en la Universidad de La Habana

 Lo último
  • Un puente poético en Las Tunas La antología poética Tres tristes cubanos y un gato feliz se presentó el jueves 22 de febrero en Las Tunas con los poetas José Luis Serrano, Carlos Esquivel, José Alberto...
  • Represores impiden evento literario en Cuba “Palabras excluidas”, un evento literario programado para este sábado 3 de febrero en La Habana Vieja, en el Museo de la Disidencia, fue abortado por la policía política cubana, que...
  • Octavo Puente de Letras Ya está en circulación el octavo número de la revista de arte y literatura Puente de Letras, publicación del proyecto Puente a la Vista que en esta edición incluye un...
  • El vuelo de la gaviota José Lorenzo Fuentes fue uno de los grandes narradores contemporáneos que ha tenido Cuba; un excelente ser humano y un intelectual sorprendente que no solo se dedicaba con pasión e...
  • José Lorenzo Fuentes, una obra insoslayable Ha muerto en Miami, donde vivió su exilio, el narrador y periodista José Lorenzo Fuentes, a quien me unía una amistad de casi medio siglo. Era de Santa Clara, como...

La Habana en la Universidad de La Habana

La Habana en la Universidad de La Habana
noviembre 17
08:33 2015

 

Se cumplen 496 años de la fundación de La Habana, ciudad cuna del oprobio y la sinvergüencería que recorren Latinoamérica, y quiero referirme a una de sus instituciones distintivas, si no la fundamental entre las fundamentales, que brinda soporte y coherencia al discurso oficialista: La Universidad de La Habana.

Institucionalmente hablando, nunca la Universidad de La Habana (UH) sirvió de mucho. De hecho, habría que reconocer que ese “magno centro de estudios”, como le llaman los más rimbombantes, le ha traído más problemas a Cuba que soluciones. Algo que realmente da que pensar.

La verdad es que si nos ponemos algo racionalistas y le echamos una pizca de lógica, seguramente arribaremos a la conclusión de que esa miserable isla ganaría mucho si clausuraran para siempre la UH –deberían convertirla en un museo del helado o algo por el estilo—, y ya de paso la mayoría de las universidades del archipiélago. Habría que dejar abiertas las escuelas de oficios, de medicina y poco más.

Haber pasado por una universidad, al menos en el caso de Cuba, debería ser motivo de preocupación, o por lo menos de arrepentimiento. Nunca nadie se ha graduado en una universidad cubana que haya conseguido posteriormente, de una manera u otra, torcer el rumbo insensato del proyecto de nación. Durante los regímenes democráticos y/o seudo-democráticos de la República, la UH funcionó como un bastión del caos y la violencia, incubando los ácidos que hoy corroen al país. Y durante el castrismo, ha graduado a una verdadera pléyade de extremistas, lunáticos, soplones y guatacones, casi siempre cómplices obedientes de la dictadura. E invariablemente, ha sido fuente de mediocres, tiranuelos y oportunistas.

Hay excepciones, no voy a ponerme extremista, pero las excepciones lamentablemente no han servido para contener la deriva que nos ocupa, esto es, la degeneración cubana, cubiche, antropológica, que desordena y acaballa.

Hace un par de años, oprobio de los oprobios, se anunció que el principal fantoche iraní, Mahmud Ahmadineyad, dictaría una “conferencia magistral en el Aula Magna” de la Universidad de La Habana, cosa que finalmente ocurrió. Diametral no-conferencia, porque el episodio resumió magistralmente la verdadera naturaleza de la UH, y para lo que ha quedado. Muy simbólico todo, porque La Habana también es eso: oprobio en cadenas sumido en la escalinata de la universidad.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más
  Luis de la Paz

Lilliam Moro, de la mano de un ángel

Luis de la Paz

Hace unas semanas, durante la presentación en el Centro Cultural Español de su libro Contracorriente, poemario por el que recibió el Premio Internacional de Poesía “Pilar Fernández Labrador”, en Salamanca,

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Carlos Alberto Montaner – El por qué de los ataques acústicos en Cuba