Neo Club Press Miami FL

La Habana en la Universidad de La Habana

 Lo último
  • Linden Lane Magazine, número de otoño Nuestro número de otoño 2017 (correspondiente al Vol 36 # 3) tiene como escritora invitada a la poeta y prosista Lilliam Moro. Hace ya más de cinco décadas que conocí...
  • Un nuevo poemario de Pablo Medina Nos complace presentar el libro de poesía Soledades (Betania, 2017), del reconocido poeta cubano-americano Pablo Medina, residente en Estados Unidos, donde ejerce la docencia en Emerson College de Boston, Massachussets....
  • Nota del PEN de Escritores Cubanos El destacado intelectual cubano Elio Alba Buffill residente en Verona, New Jersey, falleció el jueves 24 de agosto del 2017, en un hospital de ese estado, como consecuencia del deterioro...
  • La vista de la prensa en el Festival Vista       VISTA, Festival del Arte y la Literatura en Miami, celebró los días 15 y 16 de julio de 2017 su sexta edición con un programa que incluyó...
  • ‘The Spirit of Freedom’ en Herencia   Ahora que el castrismo y sus culturosos acomodados arremeten contra el exilio cubano, a raíz del apoyo de la actual administración norteamericana a la causa de la libertad de...

La Habana en la Universidad de La Habana

La Habana en la Universidad de La Habana
noviembre 17
08:33 2015

 

Se cumplen 496 años de la fundación de La Habana, ciudad cuna del oprobio y la sinvergüencería que recorren Latinoamérica, y quiero referirme a una de sus instituciones distintivas, si no la fundamental entre las fundamentales, que brinda soporte y coherencia al discurso oficialista: La Universidad de La Habana.

Institucionalmente hablando, nunca la Universidad de La Habana (UH) sirvió de mucho. De hecho, habría que reconocer que ese “magno centro de estudios”, como le llaman los más rimbombantes, le ha traído más problemas a Cuba que soluciones. Algo que realmente da que pensar.

La verdad es que si nos ponemos algo racionalistas y le echamos una pizca de lógica, seguramente arribaremos a la conclusión de que esa miserable isla ganaría mucho si clausuraran para siempre la UH –deberían convertirla en un museo del helado o algo por el estilo—, y ya de paso la mayoría de las universidades del archipiélago. Habría que dejar abiertas las escuelas de oficios, de medicina y poco más.

Haber pasado por una universidad, al menos en el caso de Cuba, debería ser motivo de preocupación, o por lo menos de arrepentimiento. Nunca nadie se ha graduado en una universidad cubana que haya conseguido posteriormente, de una manera u otra, torcer el rumbo insensato del proyecto de nación. Durante los regímenes democráticos y/o seudo-democráticos de la República, la UH funcionó como un bastión del caos y la violencia, incubando los ácidos que hoy corroen al país. Y durante el castrismo, ha graduado a una verdadera pléyade de extremistas, lunáticos, soplones y guatacones, casi siempre cómplices obedientes de la dictadura. E invariablemente, ha sido fuente de mediocres, tiranuelos y oportunistas.

Hay excepciones, no voy a ponerme extremista, pero las excepciones lamentablemente no han servido para contener la deriva que nos ocupa, esto es, la degeneración cubana, cubiche, antropológica, que desordena y acaballa.

Hace un par de años, oprobio de los oprobios, se anunció que el principal fantoche iraní, Mahmud Ahmadineyad, dictaría una “conferencia magistral en el Aula Magna” de la Universidad de La Habana, cosa que finalmente ocurrió. Diametral no-conferencia, porque el episodio resumió magistralmente la verdadera naturaleza de la UH, y para lo que ha quedado. Muy simbólico todo, porque La Habana también es eso: oprobio en cadenas sumido en la escalinata de la universidad.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Che Guevara, licencia para matar:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Un cielo muy azul

José Gabriel Barrenechea

Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Un premio frívolo

José Hugo Fernández

Es razonable el malestar que ha ocasionado entre muchos de nuestros intelectuales del exilio la más reciente decisión del Centro Cultural Cubano de Nueva York, el cual otorgó su Medalla

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami