Neo Club Press Miami FL

La Iglesia Cubana y la politización de la fe

La Iglesia Cubana y la politización de la fe

La Iglesia Cubana y la politización de la fe
marzo 14
23:49 2012

Las cosas que hay que oír. A propósito de la ocupación pacífica por una docena de opositores de la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad este martes, en La Habana, y en vísperas de la visita del Papa, la Iglesia Católica ha circulado un comunicado criticando el hecho. “Nadie tiene derecho a convertir los templos en trincheras políticas”, dicen los jerarcas religiosos. Como si desde sus inicios mismos como institución la Iglesia no hubiera hecho otra cosa que política.

Si Jesús aterrizara en la Isla seguramente arrojaría del templo a latigazos no a los miembros del Partido Republicano de Cuba, sino a estos mercaderes “de la palabra de Dios” , a estos usureros del espíritu incapaces no ya de condenar el crimen de Estado y la represión, sino siquiera de emitir un mísero comunicado de reprobación contra el gobierno que ha convertido a ese pobre país en un gigantesco gulag. ¿Lo hicieron cuando el castrismo hundió un remolcador repleto de mujeres y niños en las afueras de la bahía de La Habana? ¿Lo hacen ahora cuando mujeres indefensas, con una flor por arma, son vejadas y golpeadas en las calles de Cuba? Por poner sólo dos ejemplos de tantos y tantos que pudieran citarse.  Política es convivir con, y hacerle el juego a, un régimen liberticida que carga sobre su conciencia miles y miles de asesinatos políticos. Lo demás es paisaje.

Se dice que la Arquidiócesis de Miami es un hervidero de agentes de la Seguridad del Estado castrista. Aquí y allá pulula el político artero en sotana, con alma de degollador. Basta ver cómo la Iglesia ha corrompido hasta la médula el espíritu fundacional del cristianismo para comprender que nada puede esperarse de estos cómplices de la miseria, la separación familiar, la pedofilia y la muerte. Mucho menos en Cuba, país desde hace mucho tiempo olvidado por Dios.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más