Neo Club Press Miami FL

La Iglesia, la oposición invisible y la disidencia mediática

La Iglesia, la oposición invisible y la disidencia mediática

La Iglesia, la oposición invisible y la disidencia mediática
mayo 13
03:49 2015

 

No son desconocidos, son invisibles. Se les podría denominar así: La oposición invisible. Carecen de la tramoya, de la vocación, tal vez de los recursos para comunicarse con el exterior y alcanzar suficiente presencia mediática, pero en Cuba constituyen la punta de lanza del anticastrismo activo. A esta oposición invisible, evidentemente, pertenecían los 13 miembros del Partido Republicano que en marzo de 2012 se plantaron en una iglesia de La Habana y que luego algunos integrantes de la disidencia mediática –estoy llamándola así no peyorativamente, sino para deslindar con claridad los campos— pretendieron desconocer o, incluso, denigrar.

Vuelvo sobre este episodio, tres años después, porque me parece de gran actualidad en momentos en que el cardenal Jaime Ortega –el mismo que llamó “delincuentes” a los 13 cuando se atrincheraron– es condecorado por el presidente de Francia, el papa Francisco acaricia a Raúl Castro y le pide que rece por él y la hija del católico Oswaldo Payá, Rosa María Payá, ya está de visita en Cuba.

En el blog de Alana 1962, por ejemplo, la bloguera Ana Julia Mena demostró ese año que en realidad los del Partido Republicano no eran tan desconocidos como algunos mediáticos quisieron hacernos creer. “¿Cómo me van a salir ahora con el desguabinamiento de que son unos recién llegados, que no son creyentes, ni siquiera disidentes, un engendro inventado, y que ni curas ni otros opositores los conocen de nada?”, se preguntó, y mostró un sinfín de fotos y documentos de años anteriores en los que destacaba Vladimir Calderón, el líder de los ocupantes de la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad. Pero aun si hubiesen sido advenedizos, ojo, ¿qué estaban reclamando en la iglesia? ¿Acaso no exigían lo mismo que durante años han estado pidiendo prácticamente todos los demócratas cubanos, vivan donde vivan y piensen como piensen?

Lamentablemente, algunos miembros de la disidencia mediática no acaban de enterarse de esto: de que esta oposición invisible es precisamente lo que hace falta en Cuba. Entonces sucede lo que sucedió en 2012, y por lo que hemos llegado a este punto del papa pidiéndole favores a Raúl Castro y el cardenal Ortega, informante de la Seguridad del Estado, recibiendo condecoraciones: Miembros de la oposición invisible se plantan en una iglesia –supuestamente la casa de Dios, el refugio de los perseguidos– y allá va un sector de la disidencia mediática a señalarlos con el dedo, como si fueran la peste, como si el arrojo ajeno la cuestionara indirectamente, o la acomplejara. ¿Se ha convertido la disidencia mediática en una caricatura de sí misma?

Mientras hacía periodismo independiente en La Habana, sobre todo reportando para Cuba Free Press, yo también conocí a algunos de estos opositores invisibles. Son personas de pueblo, como suele decirse. Gente sencilla, elemental. A ratos alguno de ellos destaca comunicativamente hablando, pero por lo general se trata de hombres y mujeres audaces, con vocación de hacer, no de decir. Precisamente lo que más hace falta en Cuba.

Se puede estar o no a favor de ciertos métodos de lucha –no violenta, como fue el caso–, se puede tener miedo y hasta sospechar, pero lo que no parece de recibo es que disidentes carguen contra opositores en peligro, a merced del mismo régimen que supuestamente los tiene a todos, opositores invisibles y disidentes mediáticos, contra la pared. Se impone un mínimo de humanidad y sentido común. “Todas esas organizaciones y partidos políticos que, en la isla y en el exilio, tienen como única razón de ser la denuncia mediática, deberían no desaparecer pero sí jubilarse, o al menos reorientar sus funciones (…) El objetivo de la oposición no debe ser narrar los acontecimientos, sino producir los acontecimientos”, ha escrito el narrador y periodista Armando de Armas, y no le falta razón.

Hay que hacer autocrítica en Miami y en el exilio todo. A mucha de esta disidencia mediática se le ha dado bombo y platillos aquí afuera, escenario y publicidad incesantemente, descontroladamente, desproporcionadamente, mientras que a la oposición invisible que bajaba a la calle se le ninguneaba un día sí y otro también. Como ha dicho el ingeniero Dionisio de la Torre, “muchos opositores y grupos son más conocidos fuera de Cuba que dentro y es porque pasan más tiempo en la Internet, o en llamadas con la prensa extranjera, que hablando con los vecinos”.

Es verdad que cada cierto tiempo alguien que alguna vez perteneció a la oposición invisible ingresa a las filas de la disidencia mediática, pero se trata de excepciones. La mayoría permanece trabajando y arriesgándose a la sombra, metiendo el cuerpo y cogiendo los palos. A estos anónimos luchadores el exilio debería prestarles más atención, y menos a los que siempre andan poniendo peros, mostrando fotos y agitando jerarquías.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Callejas
    Callejas mayo 16, 12:57

    tronco de reflexión. hay que barrer a los mediáticos busca jerquias, que son mas rollos que peliculas

    Reply to this comment

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami