Neo Club Press Miami FL

La Iglesia y el castrismo: Una estrategia a largo plazo

La Iglesia y el castrismo: Una estrategia a largo plazo

marzo 29
23:12 2012

1-0_cartel-de-bienvenida-al-papaNo pensaba hablar sobre la visita del Papa. Ya muchos otros han estado y están hablando. No nos parecía necesario añadir más. Porque nosotros, en años anteriores, hemos planteado la forma en que analizamos la posición del Vaticano ante el problema nacional.

Pero ocurrió una variante tan interesante como inesperada. Ya en el avión con destino a México, hablándoles a los periodistas, el Pontífice pronunció unas palabras crípticas respecto a Cuba. Y pensamos que realmente conviene analizarlas en profundidad.

Recordemos primero sus palabras según las publicó la prensa:

“…es evidente hoy día que la ideología marxista, tal y como fue concebida, ya no responde a la realidad… Así que hay que encontrar modelos nuevos, con paciencia, y de una manera constructiva… el proceso exige paciencia y comprensión… la iglesia quiere ayudar en el espíritu del diálogo para evitar traumas y crear una sociedad justa y fraternal… Es evidente que la Iglesia está siempre del lado de la libertad de conciencia, de la libertad de religión… los fieles católicos contribuyen en esta senda…”.

Es muy interesante recordar lo que dijo el ministro de Relaciones Exteriores de la tiranía totalitaria cuando los periodistas le recordaron estas palabras:

“…Respetamos todas las opiniones, consideramos útil el intercambio de ideas. Nuestro pueblo tiene convicciones hondas, desarrolladas a lo largo de toda nuestra historia… Nos parece que el proyecto social cubano tiene un acervo, muestra una obra construida, está abierto al intercambio de ideas, es un proyecto social democrático, escogido genuinamente, que se encuentra, al mismo tiempo, en constante perfeccionamiento… Escucharemos con todo respeto a Su Santidad…”.

En ambos comentarios sobresalen algunos conceptos claves para la compresión de este juego diplomático críptico. Veamos primero al ministro.

Por supuesto que el mismo reafirma enfáticamente, de acuerdo con la metodología totalitaria, que el sistema no sólo es correcto sino elegido y aceptado por el pueblo (“escogido genuinamente”). Esto a pesar de la indiscutible verdad, probada práctica, teórica e históricamente, de que no es otra cosa que una tiranía totalitaria. Hasta aquí el mismo viejo cuento de siempre. Lo que sí resulta novedoso, interesante, es que claramente señala tres cosas: 1) no define la tiranía castrocomunista como “marxista”, sino como “proyecto social democrático”; 2) reafirma la media verdad de que el sistema está “en constante perfeccionamiento”; 3) deja bien claro que en esta visita se va a negociar en forma seria e importante con el Vaticano cuando dice: “…consideramos útil el intercambio de ideas…  escucharemos con todo respeto…”.

No es de extrañar entonces que el tiranuelo de segunda Hugo Chávez haya corrido a Cuba (aparte de que por miedo a morirse ahora se acuerda de la Virgen y todos los santos). Evidentemente quiere ser parte y estar debidamente enterado de lo que se va a discutir. Pero dijo claramente el Sumo Pontífice que no lo recibiría. En otras palabras: él no iba a negociar con el mono, sino con el monero.

En cuanto al Papa, con sus palabras dejó bien claro cuatro puntos:

1) Se necesita “un modelo social nuevo”. Es decir, descarta que lo conveniente para Cuba sea una vuelta al modelo social de democracia representativa capitalista propia de los Estados Unidos y de la Cuba republicana previa a la tiranía capitalista.

2) El proceso de transformación no se define. El Santo Pontífice deja abierta cualquier posibilidad con tal de que sea “nueva” e incluya la libertad de conciencia especialmente definida como libertad de creer en Dios y tener religión. Es decir, el modelo chino, o cualquier variante o, por qué no, algo nuevo donde la Iglesia sea coautora. En cuanto a la libertad de creer en Dios y practicar una religión, era algo plenamente aceptado por el llamado “eurocomunismo”, aquel revisionismo marxista tan de moda entre los comunistas europeos justamente a finales de los 60’s, y que fue uno de los factores influyentes en el derrumbe del Imperio Soviético. Esto no sería nada teóricamente nuevo ni difícil de aceptar para una tiranía que ahora prefiere denominarse “proyecto social democrático en constante perfeccionamiento”.

3) El proceso será lento: 10 años, 20 años… tal vez 30. China ya lleva unos 43 años en el invento. Por eso se necesita ser “paciente y comprensivo”. No importa el tiempo. El asunto es no oponerse ni luchar, sino aceptar, colaborar y con mucha discreción sugerir. Lo importante es “evitar traumas” (léase: evitar a toda costa un proceso revolucionario de cambio) y crear “una sociedad justa y fraternal” donde la Iglesia Católica Apostólica y Romana no sólo sea coautora, sino máxima autoridad moral y social. En cuanto a la generación actual, explotada, oprimida y esclavizada, no tiene dentro de ese modelo esperanza alguna; salvo tal vez en su seguramente prematura vejez. Eso poco importa, a fin de cuentas son sólo masas, carne de cañón, hormigas de un hormiguero.

4) A cambio de obtener lo contenido en el apartado 3 y emerger la Iglesia como autoridad moral en un sistema social de la cual sea coautora, ésta promete a los actuales tiranos y su cohorte de esbirros y amanuenses corruptos “un sitial de honor para su tienda de campaña en las afueras del Paraíso”. La Iglesia va a “ayudar” y los fieles católicos van a “contribuir”. El Estado Vaticano, con todo el poder de su nación virtual, la Iglesia Católica Apostólica y Romana a nivel planetario, va a colaborar para: Servir de intermediario ante los Estados Unidos (papel fácil, por cierto); neutralizar y castrar al exilio cubano tratando de que eventualmente se convierta en entusiasta colaborador, directa o indirectamente, de la tiranía en evolución; manipular a las masas que controlan o influencian en Cuba para que acepten con entusiasmo su papel de esclavos presentes recompensados con la moneda falsa de un inalcanzable futuro mejor; garantizarle a la presente plutocracia totalitaria que escapará impune sin pagar por sus crímenes, conservará su riqueza y poder y sus descendientes conformarán el núcleo elite de la futura república cubana.

Nuestra tesis es que la Iglesia ya está en una posición fuerte y no simplemente colaborando para ganarse un espacio, algo que ya logró tras más de 40 años de colaboracionismo. Ahora pretende cambiar su colaboración y cabildeo por la oportunidad de usar a Cuba para un gigantesco y ambicioso experimento de ingeniería social, en la construcción de un sistema social nuevo, no capitalista, del cual el Vaticano sería el autor principal. Y todo indica que a la oligarquía castrocomunista no le queda otra que aceptar la oferta, especialmente ante la perspectiva de un Chávez moribundo que causará muy probablemente una pérdida de control sobre Venezuela.

Tal experimento sería muy ventajoso para el desarrollo futuro de la Iglesia, en Cuba, Latinoamérica y otras áreas en vías de desarrollo a nivel mundial. Para los castrocomunistas, sería una muy cómoda vía de escape. Pero sería desastroso para Cuba y los cubanos, cuya libertad se vería demorada y degradada.

Saturnino Polón es expreso político cubano y ensayista

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami