Neo Club Press Miami FL

La inefable Wendy

 Lo último
  • Linden Lane Magazine, primavera de 2017   Un nuevo número de Linden Lane Magazine, correspondiente al vol 36 No.1, Primavera de 2017, ya está en circulación. Esta revista cultural independiente es dirigida por la escritora y...
  • La última conquista de los generales   Finalmente ocurrió lo que se esperaba desde hace años: las autoridades del régimen han resuelto acabar con el más reconocido y frecuentado mercado de libros de La Habana. Luego...
  • Otro desembarco judío prohibido en La Habana   Cuentan que con su novela Nuestra señora de París, Víctor Hugo convenció a los parisinos sobre la necesidad de impedir la demolición de Notre Dame, patrimonio artístico de la...
  • Dossier: José Abreu Felippe   La serie Cuadernos Monográficos que publica la Editorial La Gota de Agua, en Filadelfia, Pensilvania, ha editado su dossier número 4, en esta ocasión dedicado al poeta, narrador y...
  • Cuando leer es como tomar un laxante   De modo que la biografía de Raúl Castro ha sido el libro más comprado en Cuba durante el año 2016. Es lo que afirma el Instituto Cubano del Libro,...

La inefable Wendy

La escritora Wendy Guerra

La inefable Wendy
abril 25
16:06 2016

 

“Intentar derrocar con violencia un sistema que hemos construido nosotros mismos sería muy incoherente”. Eso ha afirmado la inefable Wendy Guerra con motivo de la presentación de su libro ‘Domingo de Revolución’. Y yo me quedo a cuadros. ¿Cómo es posible que una escritora nacida en 1970 —cuando ya todo en Cuba estaba destruido y no había nada que construir como no fueran más cárceles y las ergástulas conocidas como ‘escuelas en el campo’— se responsabilice graciosamente con la implantación del totalitarismo en esa isla desdichada?

Yo mismo, que tenía siete años en 1959, nada tengo que ver con el desastre castrista. Como tampoco mis mayores, mis vecinos o ninguna persona que conozca, aunque hayan sido revolucionarios o fidelistas. Si algo se le puede excusar al pueblo de Cuba —sin por ello olvidar su pasmosa pasividad y capacidad de aguante— es el no haber votado nunca por ninguno de los dos Castro, ni por el comunismo, a diferencia de Venezuela, en elecciones u otro tipo de consulta popular que puedan calificarse de mínimamente libres.

Fidel Castro no contó absolutamente con nadie— ni siquiera con sus ministros y colaboradores cercanos, a no ser un reducido grupo formado por los más radicales entre los radicales— para imprimirle un rumbo comunista a su revolución. Fue una decisión suya y solo suya, totalmente suya y nada más que suya. Si él no hubiese deseado copiar el modelo soviético al pie de la letra, nadie se le hubiera opuesto y lo habrían aplaudido igualmente a rabiar. Y quizás otro gallo nos hubiera cantado.

Por otro lado, en Cuba no se construyó ningún nuevo sistema que merezca tal nombre, como afirma la narradora con frívola complicidad. Allá se destruyó hasta el mínimo detalle el sistema que existía antes y que, sin ser perfecto, funcionaba razonablemente bien. En su lugar se sistematizó el caos económico-administrativo, junto con el odio envidioso y la represión más brutal. De ahí que el empleo de la violencia para derribar ese régimen tenga plena justificación.

La resistencia contra cualquier tiranía está histórica y moralmente justificada. Otra cosa es que, en la situación cubana actual, la lucha armada no resulte factible. En ese país no hay ni donde comprar una escopeta marca U (de esas que usaban en tiempos de mi niñez para cazar codornices y palomas rabiches). Y el que la conserve de antes, escondida en un clóset de tarecos viejos inservibles (en Cuba se guardan hasta los envases desechables), no tendría donde comprar la munición.

Es que ni siquiera serviría la carabina de Ambrosio, el famoso bandolero sevillano, porque este, en vez de utilizar pólvora, cargaba el arma con cañamones (un alimento para pájaros que en la Cuba del eterno no-hay se encuentra solo en la shopping de los ornitólogos y espiritistas autorizados).
Wendy Guerra podrá cambiarse el apellido y el nombre para renombrarse Irene de la Paz, y nada logra con ello. En Cuba no se permite ni siquiera el irenismo (pacifismo a ultranza) si es contrario a la línea del castrismo.

¿Son violentas las Damas de Blanco, unas mujeres inofensivas apenas armadas de gladiolos? Son pacíficas, indudablemente, pero las turbas parapoliciales las insultan y les dan palo cada vez que salen en sus marchas dominicales. No manches, Wendy.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Baja estatura

Jorge Olivera Castillo

                  Caer de bruces es un desastre. De espaldas una vergüenza que duele tanto como el golpe. Todo eso se sabe porque

0 comentario Leer más
  Ángel Cuadra

Autoanálisis

Ángel Cuadra

                  Al final va llegándome el sosiego de resignarme a lo que solo he sido; aceptar que morí en lo no vivido

0 comentario Leer más
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami