Neo Club Press Miami FL

La inocencia primordial

 Lo último
  • Cuatro fases del sueño   En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa...
  • La exclusiva diferenciación de Lezama   Alguna vez dije —y no creo haber sido el primero— que la ideología de Lezama era la imaginación, y esta para él venía a ser la esencia de la...
  • Subdesarrollo Pérez y la doble moral de los cubanos   Dicen que la primera caricatura cubana la dibujó Cirilo Villaverde, en 1848, para burlarse de los españoles, que ordeñaban la Isla: una vaca de leche y el relevo de...
  • La luz y sus vibraciones en la prosa de Manuel Gayol   “Las correspondencias y analogías –ha dicho Octavio Paz- no son sino nombres del ritmo universal”, red sintáctica que para Michel Foucault es “la prosa del mundo”. El poeta, narrador...
  • ¿Desaparecerá el editor?   ¿Está llegando a su fin la vida socialmente activa del editor? Quizás algunos o muchos de ustedes estén pensando que la respuesta pudiera ser afirmativa. Claro, con los tiempos...

La inocencia primordial

La inocencia primordial
abril 16
14:18 2016

 

¿Qué es la edad? ¿Es el número de años que uno ha vivido? Eso forma parte de la edad; uno ha nacido en tal o cual año, y ahora tiene quince, cuarenta o sesenta. El cuerpo envejece, y lo mismo ocurre con la mente cuando está cargada con todas las experiencias, desdichas y fatigas de la vida: Pero una mente así jamás puede descubrir qué es la verdad.

La mente puede descubrir algo sólo cuando es joven, fresca, inocente; pero la inocencia no es una cuestión de edad.  No sólo el niño es inocente ―puede no serlo―, sino la mente que es capaz de experimentar sin acumular los residuos de la experiencia. La mente tiene que experimentar, eso es inevitable. Tiene que responder a todo, al río, al animal enfermo, al cuerpo muerto que llevan para la cremación, a los pobres aldeanos que transportan sus cargas por el camino, a las torturas y miserias de la vida. De lo contrario, la mente ya está muerta. Pero tiene que ser capaz de responder sin quedar atrapada en la experiencia.

La tradición, la acumulación de experiencias, las cenizas de la memoria, todo eso es lo que envejece a la mente. La mente que muere cada día a los recuerdos del ayer, a todas las alegrías y los dolores del pasado, es lozana, inocente, no tiene edad. Y sin esa inocencia, ya sea que uno tenga diez años o sesenta, no encontrará a Dios.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Jiddu Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti (1895 - 1986), escritor y maestro espiritual, nació en la India. En su obra abordó temas como la revolución psicológica, el propósito de la meditación, las relaciones humanas, la naturaleza de la mente y cómo llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global. Entre sus libros figuran “El libro de la vida”, “La única revolución” y “Las notas de Krishnamurti”. Recibió la Medalla de la Paz de la ONU en 1984.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más
  Otilio Carvajal

Desintegración de la fe

Otilio Carvajal

para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami