Neo Club Press Miami FL

La liberación en la crítica de Velázquez Callejas

La liberación en la crítica de Velázquez Callejas

enero 04
20:11 2012

 

1-11_cadenaLa crítica literaria del ensayista e historiador Ángel Velázquez Callejas, publicada mayormente en Neo Club Press y su propio blog durante los últimos meses, ha suscitado diversas reacciones en el ámbito cultural de la ciudad. Unas airadas o quejosas, otras más constructivas e, incluso, agradecidas. Pero indudablemente el particular enfoque crítico de Callejas ha levantado ronchas.

En cualquier caso, sospecho que se ha personalizado demasiado el debate. Intentaré explicarme brevemente.

No es que los poetas y autores reseñados por Velázquez Callejas carezcan de validez, tal y como lo interpreto (y ésta es una interpretación muy personal de la crítica de Callejas). No es que sus respectivas obras carezcan de valores intrínsecamente literarios, que seguramente, salvo las pintorescas excepciones que todos conocemos, los tienen. Se trata de que el crítico parte de otro enfoque, de una visión más espiritual que formal –más ambiciosa–, para arribar a sus conclusiones. Parte del desafío que implica romper con los esquematismos al uso.

En este sentido, Internet ha llegado para liberarnos. Para abrir un espacio de trascendencia y rompimiento. Ya no somos rehenes de la tradición, y cada vez menos de la burocracia bananera de las influencias, la corrupción y los intercambios de favores. Ahora está en condiciones de mostrarse, de liberarse del ninguneo deliberado, lo verdaderamente original y valioso: lo diferente. Y lo hará, ya lo está haciendo.

Entiendo que a Callejas le interese menos la calidad o corrección literaria de algunos poetas del patio que su posible evolución en tanto potenciales poetas en actos. Entiendo que le interese menos lo tradicional. Tanta buena literatura se acumula ya bajo los puentes que un aporte más funciona como otra gota en el mar. Gota que agranda apenas el mar, minúscula partícula en el inabarcable océano de obras y autores que arrastra la tradición. Así que parece hora de naufragar en la orilla y plantar bandera, o tienda de campaña, o lo que sea. De construir castillos en la arena que, se lleve o no la marea, no secuestrarán al constructor. Cualquier cosa con tal de dejar de dejarnos llevar por la corriente, de dejar de flotar inermes en la inmensidad oceánica de la tradición y la Historia.

La compasión, como me decía el propio Callejas hace pocos días, puede ser también un martillazo. Un martillazo puede romper cadenas y liberarnos del ego esclavista, de la tiranía de la vanidad. Puede hacernos crecer.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami