Neo Club Press Miami FL

La libertad como espacio de confluencia

 Lo último
  • De las plantas y los animales en la Sociedad del Disparate La aparición de un cocodrilo de seis pies tomando el sol en una playa de Hollywood, al norte de Miami, asalta la consciencia sociocultural de este tercer milenio tecnológico porque...
  • Mi candidata para presidenta Ya que los grandes científicos son artistas supremos (según dijo uno de ellos, Martin Henry Fischer), el último grito del arte de hacer ciencia en estos días podría ser una...
  • Maximalismo vs diversidad   Por desgracia, el ser humano tiene una tendencia manida –y suicida– a ir a los extremos. El maximalismo es lo que en el fondo mueve a las masas nacionalpopulistas...
  • Cómo pasar del subdesarrollo al desarrollo   La corrupción no nace en la política, como asegura el lugar común repetido incansablemente en las redes sociales y otras tribunas y foros. Culpar una y otra vez a...
  • De la inmortalidad y el cerebro   Existe una incongruencia básica entre nuestro tiempo fisiológico, o edad, y nuestro tiempo dimensional físico, como demuestra la teoría de la relatividad. A edades diferentes de la vida, existen...

La libertad como espacio de confluencia

La libertad como espacio de confluencia
noviembre 26
23:53 2015

 

La libertad entendida como espacio de confluencia y estado de derecho, como mecanismo de interacción en sociedad –la libertad social nunca es completa ni solitaria–, implica la capacidad de llegar a acuerdos, respetar diferencias y asumir responsabilidades. La libertad en sociedad tiene un precio y hay que estar dispuesto a pagarlo, parafraseando al poeta, político y jinete fallido.

O los cubanos aprendemos como sociedad a ser libres, a confluir desde la heterogeneidad, el saber estar y la apertura creativa –desde la capacidad de asimilar la diferencia y la crítica, aún la más cruda, como un fenómeno inevitable–, o no conformaremos nunca una sociedad moderna. En nuestro caso, en Neo Club y en general en aquellos antiguos proyectos relacionados –Cuba Inglesa, etc.–, nos hemos negado siempre, en redondo, antes invariablemente y ahora minuciosamente, a entrar en el círculo vicioso de la censura, la exclusión y el miedo al qué dirán.

Toda sociedad moderna conforma una estructura inclusiva. Estructura, por otra parte, cimentada en la comprensión de que la crítica, aun la más incisiva, no refleja más que un estado de opinión, individual o colectivo, a partir de un hecho concreto. Forma parte del paisaje, como los mosquitos y los comerciales televisivos. Refleja un estado de ánimo, el criterio sobre determinada realidad, aunque muchas veces circule marcada por la mezquindad o el despecho o la torpeza o el ensañamiento. Aun así, ello resulta preferible a la hipocresía, la exclusión, las regulaciones tantas veces invocadas por los timoratos y los acartonados.

Para disfrutar plenamente de la libertad que nos hemos ganado al salir de Cuba; para aspirar a una Cuba futura verdaderamente democrática, moderna –sea en el territorio insular o fuera de éste, sea virtual o físicamente–, necesitamos, ante todo, armarnos de un espíritu inclusivo y responsable. Y nuestra primera responsabilidad debería ser con nosotros mismos. Nunca nada cambiará si no cambiamos nosotros mismos, si continuamos secuestrados por el viejo espíritu autoritario, excluyente e intolerante que ha caracterizado a la fallida cultura latinoamericana.

La libertad, en un sentido moderno, civilizado, pasa por la confluencia. Cualquier otra cosa es existencia al margen, atrincheramiento cavernícola. Y nunca nadie ha podido cambiar algo, o influir en algo, o extender el Estado de Derecho como estructura social –y cultural–, metido en una cueva.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Radio Viva 24

Trasladar la embajada americana a Jerusalén contribuye a la paz – por Carlos A. Montaner

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Abreu Felippe

El guardián en la batalla

José Abreu Felippe

Una tarde, hace ya muchos años, estaba en casa de uno de mis hermanos y me puse a curiosear los libros que se amontonaban sobre una mesa. Uno de ellos

Leer más
  Juan Carlos Recio

Sonámbulo

Juan Carlos Recio

                  Si fuera el enemigo al que le quebré su corazón cuando lo resucitaba de su propia violencia. Si pudiera mirar en

Leer más
  Manuel Vázquez Portal

Celda número cero (XIX)

Manuel Vázquez Portal

                  Yo asesiné en París a una muchacha, le recité a Verlaine, la llevé a Montparnase, ella creyó que estaba ingrávida en

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami