Neo Club Press Miami FL

La lucha del Gabo

La lucha del Gabo

La lucha del Gabo
febrero 16
23:41 2015

Se ha dicho que para comenzar algún proyecto, en este caso literario, hay que partir de cero. También se debe agregar que todo profesional pasó por la faceta de neófito, y que para ser aceptado, aplaudido y editado igualmente se debe tragar el sabor de un rechazo, la noticia de una negación, el sueño –muy lejos de la realidad–  de la impresión de un libro. Contar con pocos recursos, quedarse sin trabajo porque un dictador cerró El Espectador (prestigiosa publicación donde el Gabo dio sus primeros pasos como escritor novel), exiliarse de su terruño, vender su auto, depender de su esposa Mercedes Barcha –¡qué dicha!– para encerrarse a escribir. Fueron decisiones abruptas y determinantes que no mermaron la lucha de Gabo.

Por todas esas facetas anteriores, y posteriores, pasó Gabriel García Márquez. Quizás hayan más ocultas que se revelarán más adelante por sus investigadores. Hasta aquí es lo que sé.

Lo cierto es que en 1952 Gabo sufrió su primera frustración literaria: la prestigiosa Editorial Losada, de Argentina, no publicaría su novela La hojarasca.

Entre col y col, lechuga. Gabo, en el exilio, tuvo que seguir ejerciendo el periodismo y continuar su andadura literaria. A los 35 años era autor de cuatro libros… ignorados, y con su nombre desconocido. ¿Habrá pensado en tormentosas ideas como la renuncia, el suicidio? Hay evidencias de que Gabo retomó su lucha.

Fue México como un árbol que le brindó sombra y frutos. También la mano amiga de un compatriota, el escritor Alvaro Mutis, radicado en Ciudad de México, sirvió como incentivo para la obra cúspide que lo llevó al estrellato: Cien años de soledad. Una novela cuya historia se plagó de restricciones y sacrificios durante dieciocho (18) meses hasta que en 1967 la Editorial Sudamericana, también de Argentina –esta vez su editor, el español Paco Porrúa–, le diera el sí en una imprenta de Buenos Aires con una tirada inicial de ocho (8) mil ejemplares que, sin promociones por los medios de comunicación, se agotó en pocas semanas.

Desde La hojarasca hasta Cien años de soledad, desde la Editorial Losada hasta la Editorial Sudamericana, desde 1952 hasta 1967: la lucha de Gabo había diversificado efectos históricos. Para ello tuvo que esperar… ¡15 años! Una editorial argentina que le negó una publicación hasta otra editorial, también de Argentina, que le publicaría la obra que ha inspirado a miles de escritores en todo el mundo, traducida a más de 35 lenguas, con ventas que superaron los 50 millones de ejemplares.  Mejor aún: su lucha convertida en gloria se coronó en 1982 cuando recibió el Premio Nobel de Literatura. ¡Tuvo que esperar 15 años más! Había cumplido los 55 años. ¿Que “el premio literario no hace al escritor”? En cierta medida, puede que sí. Pero cuánto lo estimula.

Habitualmente, todo General ha comenzado por soldado raso; toda guerra por una pelea; toda realidad por un sueño. Así que la lucha de Gabo tuvo un vencedor: Gabriel García Márquez (Aracataca, Colombia, 1927 – Ciudad de México, 2014).

Sobre el autor

Pedro Merino

Pedro Merino

Pedro Merino (La Habana, 1967). Escritor y blogger. En 2003 obtuvo el Premio de Novela Breve Juan March, en España, con el volumen "Quinta de la Caridad (Operación Fula)", posteriormente publicado por Ediciones Bitzoc. Ha publicado además los libros de cuentos “Pan con tomates verdes” (2010), “El pescador y la cámara” (2011) y “La laguna roja” (2011), entre otros.

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Callejas
    Callejas febrero 17, 07:48

    Grata noticia tener de vuelta a Pedro Merino; excelente ensayo!!

  2. Pedro Merino
    Pedro Merino febrero 17, 10:38

    Gracias, Callejas, y a todos los que ven en la literatura un refugio como yo.

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más