Neo Club Press Miami FL

La matanza de los Jemeres Rojos en Kampuchea (I)

La matanza de los Jemeres Rojos en Kampuchea (I)

febrero 25
23:40 2013

Khmer RougeLuego del derrocamiento del dictador militar Lon Nol, en el poder desde 1970, los Jemeres Rojos, el grupo guerrillero de tendencia ultra-maoísta, comenzó a aplicar una política de des-civilización de la sociedad civil, una imitación más extrema en consecuencias que la Revolución Cultural china que la inspiraba, rechazando todo vestigio de cultura occidental en el país.

La barbarie se inició en la misma capital de la nación el día 17 de abril de 1975. Más de tres millones de personas de una población total de siete fueron desalojadas y enviadas en largas columnas a pie hacia los sitios recónditos donde sus captores iniciarían con ellas un salvaje proceso de “reeducación nacional”.

Ese primer día, bien temprano, los hospitales de Phnom Penh fueron desalojados por guerrilleros campesinos imberbes y repletos de fanatismo, enviando a la calle a médicos, enfermeras, enfermos y moribundos. Así se vaciaron todos los hospitales de la ciudad, y ya a la tarde unos 29,000 heridos de guerra intentaban sobrevivir como podían marchando en la intrincada jungla.  Pero mucho más temprano, a media mañana, los guerrilleros comenzaron a disparar a todo transeúnte en las calles, provocando el pánico y acelerando el desalojo citadino.

Todos los documentos y archivos, y hasta el papel moneda, fueron incinerados. Los libros fueron arrojados al río Mekong o devorados por el fuego. Todas las personas fueron despojadas de todos sus bienes, y forzadas a marchar a pie, abandonando vehículos de cualquier tipo. Los soldados disparaban sus armas sobre toda vivienda donde sospecharan se escondían los individuos que querían evitar ser arrastrados a esa locura. No había autoridad alguna que protegiera de estos desmanes. A la noche se cortó el suministro de agua.

Una semana después se inició el mismo proceso en las restantes ciudades con poblaciones entre 15, 000 y 200, 000 personas. Fue una orgía de salvajismo, sadismo y locura. En una de las localidades, Siem Reap, más de cien pacientes hospitalizados fueron asesinados a garrotazos y puñaladas en sus lechos del hospital Monte Peth y otros cuarenta en la clínica militar. En otra de las localidades se obligó a doscientas personas penetrar en un campo minado expresamente. Ni siquiera los recintos religiosos constituían un refugio a este salvajismo desenfrenado. Se ultimaba en masa a prostitutas y mendigos, a estudiantes y docentes, a los servidores civiles, a los heridos graves y enfermos sin posibilidades de sanación, en fin, a todo el que era considerado incurable moral o físicamente y no era arreado por los polvorientos caminos. Las familias de los  ejecutados eran también exterminadas, con la intención de evitar futuras venganzas.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: