Neo Club Press Miami FL

La mujer de Lot

 Lo último
  • La reina rota (I)                   tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen...
  • Del absurdo                     Mi oficio es triste. Yo le doy de comer a los fantasmas. Húmedas, mudas hebras me acompañan. Ellos danzan sin...
  • La mujer de Lot Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una...
  • Ojo de gacela trunca                     Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos...
  • Esas cosas pequeñas, pequeñitas                     1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de...

La mujer de Lot

La mujer de Lot
Mayo 16
12:11 2017

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal.

14 Génesis

Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una montaña negra, siguiendo su huella, mientras una voz incansable acosaba a la mujer:

—No es demasiado tarde, aún puedes mirar hacia atrás. Hacia las torres rojas de tu Sodoma nativa, al patio donde una vez cantaste, al pabellón para hilar, a las ventanas de la enorme casa donde la descendencia santificó tu lecho conyugal. Una sola mirada: súbita punzada de dolor en sus ojos, antes de poder emitir cualquier sonido. Su cuerpo se derritió en sal transparente y sus ligeras piernas claváronse en la tierra. ¿Quién penará por esta mujer? ¿No le resulta de sobra insignificante a nuestra incumbencia? Incluso así, nunca la negaré en mi corazón, ella que murió porque eligió volverse.

(1922-24)

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Ana Ajmátova

Ana Ajmátova

La célebre poeta rusa Ana Ajmátova nació en Odessa, en 1889. Fue silenciada, hostigada y perseguida por el régimen soviético. Sus poemas se prohibieron, fue acusada de traición y deportada. Su primer esposo y padre de su único hijo, el poeta Nikolái Gumiliov, fue fusilado por los bolcheviques. Su último esposo, el historiador del arte Nikolái Punin, murió de agotamiento en un campo de concentración. Su hijo, Lev Gumiliov, fue apresado y ella estuvo yendo a la puerta de la prisión diariamente, durante 17 meses, para que saber de él. La desesperación la llevó a quemar sus cuadernos de poesía para impedir que su hijo fuera fusilado por los verdugos de Stalin. Ajmátova soportó las penurias, el acoso y el crimen de sus seres queridos, sin dejar de escribir y sin rendirse ante la fuerza demoledora de los represores soviéticos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Trump y Cuba. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Los animales políticos de Reinaldo Arenas

José Hugo Fernández

Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Una contraproducente política cultural

José Gabriel Barrenechea

Hace unos meses el filme “Santa y Andrés”, que anteriormente había sido censurado en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano habanero, fue excluido de la competencia en la 18ª edición

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

La reina rota (I)

Nilo Julián González

                  tengamos compasión que la reina está rota pocos saben es decir se demoran comprender compartir cercenar es difícil caer como caen

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami