Neo Club Press Miami FL

La mujer y la cita a ciegas de Martí

La mujer y la cita a ciegas de Martí

La mujer y la cita a ciegas de Martí
marzo 02
05:25 2015

Hace unos días una forista de Facebook me recordó unos versos de José Martí por haber hecho un comentario desfavorable sobre la recién fallecida amante de Fidel Castro. No era, por cierto, la primera vez que oía/leía citar en plan feminista la siguiente estrofa martiana:

¿De mujer? Pues puede ser
Que mueras de su mordida;
Pero no empañes tu vida
Diciendo mal de mujer.

Se trata de una redondilla que provoca impresiones divergentes y contradictorias. A primera vista parece una defensa apasionada de la mujer. Pero si se mira bien, contiene uno de los comentarios más lesivos a la dignidad femenina que puedan formularse en un par de versos. La estrofa antes citada presenta a la dama no ya como objeto de una discutible caballerosidad obsequiosa o condescendiente, sino francamente como sujeto del mal. Rasgada la envoltura gallarda del discurso, equivale a afirmar que la mujer te puede salir mala pero eso no hay que comentarlo.
.
¿No empañar la vida diciendo mal de mujer cuando en los dos primeros versos se la ha despachado en los términos más duros, atribuyéndosele alevosías letales? No se requiere de lecturas maliciosas entre líneas, escarbando en el subtexto para pasar las aporías por la moledora deconstructiva. La contradicción gruesa de ese texto que se niega a sí mismo, que se deshace desdiciendo su propio decir, salta a la vista con la transparente explicitud de una imagen gastada y consabida: la mujer, la mordida y la muerte evocan enseguida a la serpiente y el veneno. La ecuación “mujer igual a víbora” se plantea, pues, por el simple silogismo de la regla de tres.
.
Y conste que esos versos no han sido desvirtuados sacándoseles de contexto. Es, al contrario, dentro del macrocontexto discursivo (cotexto) donde alcanzan su mayor grado de acritud al cerrar una estrecha unidad temática con otras dos estrofas que tratan nada menos que del tirano y del error. “De estos dos vale decirlo todo, pero no de la mujer, aunque se les parezca mucho y los tres constituyan un mismo paradigma del mal”, es lo que parecería advertirnos el poema XXXVIII de los Versos Sencillos, donde el tirano, el error y la mujer forman una secuencia textual isotópica reforzada por el paralelismo de la construcción y el juego de preguntas y respuestas. Quedan así los tres promiscuamente equiparados, como puede apreciarse en dicho poema, que reproduzco a continuación:

¿Del tirano? Del tirano
Di todo, ¡di más!; y clava
Con furia de mano esclava
Sobre su oprobio al tirano.

¿Del error? Pues del error
Di el antro, di las veredas
Oscuras: di cuanto puedas
Del tirano y del error.

¿De mujer? Pues puede ser
Que mueras de su mordida;
¡Pero no empañes tu vida
Diciendo mal de mujer!

Las heridas mal cicatrizadas del Apóstol en ocasiones se abren en forma de reproche y dejan entrever un fondo de misoginia defensiva. Mas en nada se altera la gracia candorosa de los Versos Sencillos con una gota de acíbar. Ni nadie va a negarle al poeta su derecho a verterla en un momento de amargura. La estrofa aquí comentada, sin ser tal vez de lo más granado de José Martí, tampoco desentona técnica o humanamente dentro de un conjunto que descuella por la calidad sostenida, la altura ética y la intuición genial.
.
Lejos de poner en duda la grandeza de Martí y de una obra que pasó la prueba de los cien años, estas notas únicamente pretenden señalar el contrasentido crítico de juzgar como favorables a la mujer unos versos en que ésta no queda muy bien parada. No hay que extraviar el rumbo con la cita a ciegas de un texto sólo porque venga con el aval canónico, apostólico y martiano.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más