Neo Club Press Miami FL

La mujer y la superstición de la modernidad

 Lo último
  • Del amor y otros milagros Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que...
  • ¿Será eterno el adiós de Labrador Ruiz? Muerto en Miami, en 1991, a los 89 años de edad, el escritor Enrique Labrador Ruiz es distinguible aún hoy entre lo más avanzado de la moderna narrativa cubana. Sin...
  • Historia de una pasión cortesana En artículo publicado en La Nación de Buenos Aires, ‘El periodista que buscó el poder’, Tomás Eloy Martínez sostiene que ese muestrario de contradicciones que fue Jacobo Timerman “buscó el...
  • Buesa, las formas del olvido La gloria es una de las formas del olvido. J. L. Borges   Así como en la poesía de Nicolás Guillén suelen vislumbrarse, agazapadas, las sombras de Langston Hughes o...
  • Los animales políticos de Reinaldo Arenas Se cuenta que Pitágoras rechazaba comer carne porque veía en los animales posibles reencarnaciones de sus amigos muertos. Es un escrúpulo encomiable siempre que uno esté convencido de que en...

La mujer y la superstición de la modernidad

La mujer y la superstición de la modernidad
Diciembre 27
11:57 2015

 

Vivimos bajo la inducción de un feroz fanatismo intelectualizado, ignorancia del iluminismo devenido dogma; bajo el oscurantismo de la razón y el cientificismo más pedestres. De la superstición religiosa a la superstición de la modernidad.

El otro día preguntaba a una descerebrada acerca de qué era para ella el ser moderno, y me dio la callada por respuesta, o peor, la ofensa por respuesta. Porque, sin negar los beneficios de índole física y materialista del bienestar desarrollista de los últimos siglos, no ha de olvidarse que la esclavitud masificada, millones de seres subsaharianos sustraídos a la fuerza de su hábitat para, hacinados como mercancía en las bodegas de los barcos, ser traídos a realizar faenas infrahumanas de este lado del Atlántico, es un fenómeno del muy moderno siglo XIX (mi admirada Condoleezza Rice es nieta de uno de esos infortunados; pero no sólo ella que es excepcional, sino muchos hijos de vecino en este hemisferio que también lo son).

Por otro lado, el comunismo y el fascismo (en su versión nazi-alemana) no son más que sistemas que masifican científicamente el exterminio y el encierro, millones de muertos y miles de campos de concentración para el sostenimiento de sociedades totalitarias que devienen súmmum de la modernidad ilustrada. Así, Cuba no descendió al comunismo por atrasada, como erróneamente se nos ha venido diciendo, sino por moderna: modernidad extrema e invasiva sobre una endeble y corta tradición.

El fanatismo racionalista es peor que el fanatismo religioso. Para que se tenga una ligera idea: el Santo Oficio de la Inquisición Española se estima que, en tres siglos, achicharró a unos 30 mil herejes, según un estimados mayormente propagandístico debidos al protestantismo anglo, o a unos 3 mil, según estimados más serios y sosegados. Pues bien, el racionalismo nazi y comunista se cargó a más de cien millones de seres en menos de un siglo (valga aclarar que de esos muertos sólo unos seis millones serían la faena de los nazis).

Ese fanatismo de la modernidad iluminada, tanta luz que enceguece y mata, ha inducido uno de los más desafortunados sofismas –con sus soflamas y sus flamas, y hasta sus flemas– para el entendimiento entre el hombre y la mujer, y en consecuencia para el sosiego sexual y social. Me refiero a la discriminación buenista y correctona acerca de la superioridad o inferioridad de la mujer con respecto al hombre.

“Preguntarse –asegura el filósofo tradicionalista italiano Julius Evola en su Metafísica del sexo— si la mujer es inferior o superior al hombre es tan poco adecuado como preguntarse si el agua es inferior o superior al fuego”, y apunta en lo adelante que las reivindicaciones de la mujer moderna derivan de la falsa idea de que ella, como tal, es inferior al hombre, y que, en consecuencia, el feminismo inconscientemente, y por lo mismo en contra de sus deseos declarados, no ha luchado realmente a favor de los derechos de la mujer, sino por el derecho de la mujer de hacerse igual al hombre y, terrible ironía, en definitiva por el derecho de la mujer a desnaturalizarse y decaer desde su altura en tanto mujer.

aaa

De modo que, en la práctica, en los países comunistas bajo la tutela del bueno de Marx, y cada vez más en los países capitalistas bajo la tutela del superbueno de Gramsci, nos asombramos ante la paradoja de que los movimientos militantes y reivindicativos de lo femenino, pretendiendo liberar a la mujer del marido y la familia, la han encadenado al patrón y al Estado. Peor aún, ni siquiera lograron liberarla nunca del marido y la familia, por lo que al presente la pobre mujer moderna parece estar bajo una cuádruple esclavitud. Y eso sin contar una quinta, la de la moda, la belleza y la eterna juventud.

Hoy por hoy, la mujer es más objeto del deseo del imaginario masculino y está más sometida a ese imaginario que nunca. Así, su imagen para consumo masculino es utilizada no ya en el porno o los burdeles, sino para la propaganda en la venta de perfumes o pistolas, autos o alcoholes, chocolatinas o chancletas, da igual: la mujer vende y la venden al mejor postor, cada vez menos físicamente, cada vez más espiritualmente. En la postmodernidad la mujer ni siquiera puede darse el lujo de envejecer dignamente rodeada de nietos, está condenada a la eterna juventud de las cirugías plásticas, de los emplastes y los implantes, a ser una muñeca hierática y estirada. El cuerpo femenino se degrada, por no hablar de su alma, como una mercadería más.

Sobre el autor

Armando de Armas

Armando de Armas

Armando de Armas (Santa Clara, 1958). Escritor y periodista. Ha publicado, entre otros libros, las colecciones de relatos “Mala jugada” (Miami, 1996) y “Carga de la caballería” (Miami, 2006), la novela “La Tabla” y el libro de ensayos “Mitos del antiexilio”, traducido al italiano por el sello Spirali. Su último título publicado, “Caballeros en el tiempo”, fue editado por Atmósfera Literaria en Madrid. Es vicepresidente del PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio (Capítulo del PEN Internacional de Londres). Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Ignacio Pérez

El viaje de Silvia (XIV)

Jorge Ignacio Pérez

Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Pesadilla

José Hugo Fernández

I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami