Neo Club Press Miami FL

La Navidad de 1958 en Cuba

La Navidad de 1958 en Cuba

La Navidad de 1958 en Cuba
diciembre 25
20:59 2014

El jueves 25 de diciembre de 1958, desde muy temprano, empezaron las visitas de los rebeldes que eran amigos o parientes de mi familia. Acabaron con el vino y el café de casa celebrando la ventura del reencuentro. Ni me imaginaba entonces que tuviera varios primos que se habían alzado en armas contra Batista en las montañas cercanas. Desde mi pueblo era muy fácil alzarse. Bastaba con salir caminando hacia las afueras y en un par de horas, o menos, se llegaba a las estribaciones del Escambray.

Quien más me llamó la atención de todos ellos, por su estampa de cowboy al duro, no tenía ni barba ni bigote. Era Ofelia la guerrillera, una prima de mi papá embutida en su uniforme verde olivo, muy delgada ella y con un pistolón al cinto para infundir respeto y marcar masculinamente las distancias. Todos menos Ofelia, que luego se declaró comunista, muy pronto se reviraron contra el régimen, cumplieron años de prisión y partieron al exilio o al destierro en los pueblos cautivos de Pinar del Río. Pero de momento ninguno de ellos sospechaba que su alegría victoriosa iba a durar muy poco tiempo.

Al caer la tarde fui con mi papá a dar una vuelta por el centro del pueblo. En todas las victrolas de los bares de la Calle Real retumbaba la ranchera de moda ‘Sonaron cuatro balazos’, cantada por Miguel Aceves Mejía. Más que el himno del 26, que se oía a todas horas por las emisoras en cadena, esa era la canción favorita de los alzados victoriosos del II Frente Escambray, supongo que por estos dos versos en clave heroica: “Yo tuve que irme pal monte / y allí me volví rebelde”, amén de otras bravuconadas por el estilo.

Finalmente, nos sentamos en un banco del Prado y desde allí contemplaba el ir y venir de los barbudos y sus numerosos admiradores y admiradoras. Le pregunté al viejo si no le daba miedo. “Miedo ¿a qué?”, me respondió riéndose, pero a mí no me engañaba. No se le veía nada contento con lo que estaba sucediendo. Aquello era el mundo al revés y mi papá tenía una visión muy clara de la situación. Días después le oí decirle a mi abuelo como en un susurro: “No sabemos bien lo que se nos viene encima y a mí esto no me da buena espina”. Qué guajiro tan inteligente.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Sussette Cordero

Fragmentos

Sussette Cordero

                  Abro los ojos y me rompo por el centro Abajo soy un ciempiés Arriba pienso todavía como bajar del caballo Cavilar

0 comentario Leer más
  Armando Añel

Ecos de La Habana

Armando Añel

                  en el mar la vida es más sabrosa y sobre los escombros de la ciudad transcurre el mar como una gran

0 comentario Leer más
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más