Neo Club Press Miami FL

La necesidad de ser adulto

La necesidad de ser adulto

septiembre 18
02:40 2012

0_pachecoLo que impulsa a Tony, el personaje central de la novela Las raíces del tamarindo, de Sindo Pacheco –como a la mayoría de los adolescentes a evadir las circunstancias propias de su tiempo–, es la necesidad que se siente a través del deseo de ser adulto. Una compulsión inconsciente por evadirse a sí mismo, por escapar de la realidad más íntima. Pero no hay mayor estupidez que deshacerse de la inocencia y la niñez.

El ser humano tiende a desfasarse psicológicamente de su tiempo cuando comienzan a reinar la sexualidad y el conocimiento, la conciencia sobre la libertad. Es una condición natural, psicológica, que el niño quiera ser adolescente y el adolescente ser adulto. Por eso, lo que naturalmente ocurre es que el adolescente cree ver en los adultos, en los que han llegado a su mayoría de edad física y psicológica, la mayor libertad respecto a su tiempo y su entorno.

Ese tiempo que se desea incautar crea la ansiedad, el desespero en Tony. En este sentido, el obstáculo del tiempo que atrapa a Tony en su circunstancia permite crear lo que se conoce como la memoria de la nostalgia en la adolescencia, no un concepto sobre la existencia de la niñez perenne. Todos hemos vivido esa etapa, de una forma u otra hemos vivido su angustia. De ahí que en muchos aspectos para el adolescente que es Tony el tiempo resulte muchas veces letárgico, monótono y, al mismo tiempo, insuperable. Es como se describe la vida de El principito: “todos los mayores han sido primero niños”. Pero el niño siempre vivirá en la nostalgia de los mayores.

¿Qué presupuesto gnoseológico plantea Sindo a través de Las raíces del tamarindo? Quien pueda leer la novela de principio a fin hallará en el fondo de su narrativa –porque la narrativa tiene su lado oculto y esotérico– esa inquietud epistemológica acerca del sentido de la vida humana, acerca del sentido oculto de la niñez. Tony, por el contrario, intenta reducir el tiempo, su tiempo psicológico, a la máxima expresión de un instante, y ello para hacer creíble la imaginación de la adultez. Intenta ser como sus mayores liberándose de las ataduras de la familia, haciendo insoportable una disciplina escolar, creando nuevas amistades, teniendo novias, pero olvidando la esencia del ser. Haciendo muchas de las cosas que hacen sus mayores oculta la esencia de su niñez, que es el símbolo de su auténtica libertad.

Eso fue lo que le reprochó Belkis cuando le reafirmó, mirándolo a los ojos, por segunda vez: ¡Eres un estúpido! Y no porque se sintiera despechada al enterarse que tenía novia. Belkis rechazaba la forma de actuar del ego. Porque el ego constituía una manera de hacerlo sentir adulto, hecho, realizado fuera de su temporalidad.

La novela es un relato lineal donde Tony aparece acumulando situaciones de principio a fin. Acumula nostalgia, agresión y furia, como también amigos, valor y voluntad. En nuestro país, en Cuba, la beca, por ejemplo, fue un medio expedito que muchos usaron para llegar a esa adultez precipitada. Quien no haya experimentado esa sensación de fuga de su entorno familiar no fue entonces un adolescente imaginativo, pero tampoco un gran estúpido. ¿En qué sentido? En el que creo ver en Las raíces del tamarindo. Se trata de una advertencia sobre nuestra experiencia pasada, en la que la nostalgia se nos revela como un indicador conspicuo: nunca disfrutamos la niñez en el sentido cosmogónico y existencial. Felicito a Sindo por el regalo de esta gran metáfora.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Inspira America rinde homenaje a Antunez. ‘El Espejo’ en el Museo de la Diáspora Cubana:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Oración a la rosa

Orlando Fondevila

                  No por gusto te besan, oh rosa, los poetas. Es tu oficio perfumar las hendiduras y enredarte en los espacios coloquiales

0 comentario Leer más
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami