Neo Club Press Miami FL

La neurociencia de Francisco Varela

La neurociencia de Francisco Varela

junio 26
21:20 2011

1-La_vidaDesde sus estudios neurocientíficos, Francisco Varela ha elaborado un texto que por su contemporaneidad es imprescindible citar aquí. En El fenómeno de la vida, libro esencial de este eminente biólogo, se  percibe un nivel superior de conocimiento al de la fenomenología husserliana, la cual ha sido la base del estructuralismo, de los métodos históricos de la económica social, las mentalidades, la microhistoria y de lo que hoy suele llamarse el pos-racionalismo o el postmodernismo.

Varela dice, y sus resultados hasta el momento son inobjetables, que la vida es un fenómeno de totalidad. Que no puede restringirse al conocimiento abstracto, al razonamiento mental únicamente. Varela no habla de sentido, sino de fenómenos. Pero para conocer sobre el conocimiento, lo que él llama ciencia cognitiva, primero hay que estar consciente de la vida, del acto de vivir. Y este estar consciente de la vida que viene primero para comprender el conocimiento, es lo que le ha faltado al pensamiento categorial y a la fenomenología filosófica. Casi siempre ignoramos que el potencial del conocimiento rebasa la capacidad de los sentidos. Sus investigaciones sobre la biología celular, sobre cómo funciona el sistema neuronal que rodea y conforma al cerebro humano, demuestran que a través de la totalidad del cuerpo sus células alcanzan la totalidad del conocimiento sobre la realidad.

Varela descubre que la lógica es una representación, una apariencia, un resultado, un subproducto de un complicado sistema de funcionamiento neuronal sutil y oculto, base del conocimiento. La lógica es resultado de algo ya procesado. Lo que ha sido llamado “intencionalidad de la conciencia” es sólo la representación de un proceso sutil y oculto que yace más allá de lo que se entiende como mente. No tengo espacio aquí para exponer completamente los interesantes resultados científicos de los presupuestos de la ciencia cognitiva llevada a cabo por Varela, pero a modo de ejemplo diré que caminando en un sendero oscuro es el cuerpo quien detecta primero la existencia de un obstáculo que se presenta. El cuerpo informa al celebro de la existencia de un obstáculo. El cuerpo tiene un modo de conocimiento tan sutil que el razonar lógico lo ha hecho desaparecer de la realidad, como un modo auténtico de conocer.

En la vida cotidiana el cuerpo humano vive detectando muchos obstáculos, pero siempre creemos que es la mente. Existe tal sutileza en la transportación de información desde el cuerpo, la totalidad, del Ser a la mente, que no tenemos conciencia de ello. Pensamos que es en la mente donde se elaboran los conocimientos. Eso creían Husserl y sus epígonos. En la mente sólo se elabora un mundo de ilusión. La historia que conocemos hasta hoy en día es la historia de un mundo de ilusión, falso, maya, lo que José Martí llamó en determinado momento la astucia de la “maga del tiempo”. Estos resultados de la investigación de Varela, a través de un estudio neurológico, muestran científicamente que existe otro nivel del conocimiento de la realidad superior al constatado por la razón. El razonar lógico es una representación de un proceso aun sutil dentro del funcionamiento neuronal. Y Varela descubre que la representación lógica es una representación simbólica y que la simbolización es sobre algo fuera del cerebro, sobre el mundo exterior.

Para ello no es necesaria una reorganización propia del movimiento neuronal en masa, en conjunto, cuando se trata de responder a una situación dada imprevista. Es demasiado caótico cuando ante una realidad imprevista el cerebro tiene que adaptarse rápidamente. ¿Qué hace el cerebro? Prescinde de la lógica, de la representación simbólica inmediatamente, puesto que no existe respuesta adecuada para un lineamiento sorpresivo. Entonces sucede una reorganización neuronal para enfrentar la nueva circunstancia, la nueva experiencia que no se halla dentro de los lineamientos lógicos neuronales. Por eso el hombre vive dormido, acostado bajos lo lineamientos lógicos  que prevé la vida; sólo despierta, se pone alerta, en las ocasiones donde aparece el peligro. Surge la emergencia. Da un salto y todo el comportamiento lógico neuronal falla y es trascendido. Esto sucede continuamente sin que hombre se dé cuenta de ello. Pero su pensar es que la vida posee una lógica lineal temporal.

El hombre vive a través de la lógica lineal del tiempo, haciendo énfasis en el pasado, en la tradición que lo sustenta. Esto es lo que las neuronas manifiestan, representan constantemente a través de códigos simbólicos establecidos como conocimiento a priori. El hombre teme a la vida, al misterio, a lo desconocido; vive con lo ya conocido. Nunca enfrenta a la vida desde el misterio que encierra, a no ser en momentos inevitables de alto riesgo. Cuando en mi libro “El salto interior” me refería a que los pensamientos son basura, citando al autor de “El viejo y el mar”,  lo hacía tomando esta dirección.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más