Neo Club Press Miami FL

La niña que jugaba con su sombra (I)

La niña que jugaba con su sombra (I)

La niña que jugaba con su sombra (I)
junio 25
14:38 2015

La Habana de aquellos años se manifestaba en las noches y en la ausencia de luz, pero no en las sombras que acompañaban sin reproche a quien no se tenía más que a sí misma.

Inés recién sobrepasaba la edad de la peseta. Su morada era un cuarto de un solar cuyos habitantes compartían baño, escalera, sala y sofá con otras familias. Vivía con sus padres divorciados, divorciados tanto el uno con el otro como el otro con el uno. Y, a su vez, más divorciados con Inés que entre ellos.

Nunca nadie supo –tampoco pensaban en eso– cómo el charco de agua de la entrada del pasillo se mantenía siempre lleno. Quienes hubieran visto el rostro de Inés que diariamente se reflejaba en él, no hubieran sospechado –menos aún pensaban en eso- que su reflejo, el de ella, el del charco, era la cárcel donde se sentía segura, único sitio de redención.

El día en que murió su abuelo se sintió ya casi por completo sola. Era un señor de baja estatura, arrugado, y su asimetría facial estaba acentuada por una ptosis palpebral congénita, la cual, con los años, lo había casi cegado de su ojo izquierdo. Se llamaba Nemesio, pero todos en el barrio le decían El Tuerto, apodo por el cual, a fuerza de la costumbre, respondía sin el más leve complejo.

Nemesio era adicto a los juegos y, sobre todo, muy dado al cubilete. La noche en que el navajazo fatal atravesó su hígado había decidido más nunca poner un centavo a los cubos de reyes, jevas, gallegos y negros.

El dolor fue tanto que, de haber sobrevivido, jamás hubiera podido ordenar la sucesión de imágenes que afloraron a su vista –quizá no es el sentido más indicado, puesto que los ojos no podían estar más cerrados– en aquel milisegundo, el último consciente de su vida, en el que recordó: “Nemesito, deja la peseta dentro elitroeleche”, gritaba su madre en el remoto pueblo de La Maya. “Carajo, chiquito, ya te me eres un hombre, siéntate aquí, con tu padre; al principio te arde, pero jala el aguardiente duro pa’bajo, que se te pasa”. “Mira papá, nació tu nieta, si tiene tus mismos ojos, sólo ha parado de llorar ahora que te vio”.

Por alguna razón Inés no lloró en el velorio de Nemesio; quizás, al ver el cuerpo sentía la presencia de su abuelo. En el camposanto, luego de la rutinaria ceremonia católica, mientras descendían el féretro hacia el hueco guiado por la gruesa y deshilada cinta verde de los sepultureros, la niña permaneció callada.

Se mantuvo desvelada casi toda esa noche y, momentos antes de quedar dormida, tuvo una sensación de soledad que le estrujó el pecho. ¿Vaticinando quizás días tristes, ásperos, incómodos? Sí, sonreiría luego con menos frecuencia e intensidad.

–Inés, llegó tu abuelo, baja rápido que se enfría…

Sobre el autor

Carlos Manuel Aniceto

Carlos Manuel Aniceto

Carlos Manuel Aniceto es Doctor en Estomatología graduado en la Facultad de Estomatología de La Habana en el año 2011. Desde edad temprana tiene vínculos con la radiodifusión y la promoción cultural y ha trabajado como galerista. En el 2014 se radicó en Miami y es cofundador de Ediciones Niké.

Artículos relacionados

12 comentarios

  1. Gino
    Gino junio 29, 15:44

    Muy bueno

    Reply to this comment
  2. Reno Resquiemquis
    Reno Resquiemquis junio 29, 15:58

    Lenguaje elegante. Historia que engancha. Humor. Chispa. Creatividad. Fluidez.

    Qué más puede pedir un reno cuando no es Navidad?

    Reply to this comment
  3. Madre May
    Madre May junio 29, 20:08

    Estoy tan emicionada que ni sé qué decir: sí que esto ha sido una sorpresa y de las preñadas, de las que prometen tantísimo!!! Ansiosa por más. Enhorabuena, hijo!

    Reply to this comment
  4. Armando Añel
    Armando Añel junio 30, 00:33

    Entró pisando fuerte Carlitos! Un acontecimiento del que Neo Club ha tenido primicia. Qué orgullo.

    Reply to this comment
  5. gricel
    gricel junio 30, 08:25

    Yo hubiera empezado el cuento por este párrafo.

    Por alguna razón Inés no lloró en el velorio de Nemesio; quizás, al ver el cuerpo sentía la presencia de su abuelo. En el camposanto, luego de la rutinaria ceremonia católica, mientras descendían el féretro hacia el hueco guiado por la gruesa y deshilada cinta verde de los sepultureros, la niña permaneció callada.

    Reply to this comment
  6. Apolo 13
    Apolo 13 junio 30, 19:11

    no es un cuento, es el fragmento de una novela

    Reply to this comment
  7. El Colbata
    El Colbata julio 04, 18:24

    Y el resto cuando?

    Reply to this comment
  8. La Niña de Atapuerca
    La Niña de Atapuerca julio 08, 00:36

    Sombra te voy a dar y ti.

    Reply to this comment
  9. La Loba de la Flagler
    La Loba de la Flagler julio 13, 00:03

    Yo soy la que voy a dar Apolo 13 a la de Atapuerca.

    Reply to this comment
  10. Anónimo
    Anónimo julio 14, 20:12

    Creo que es un genial comienzo, quedé ambrienta por más… Me hizo muy feliz leerlo a pesar de la tristeza que me provocó la historia

    Reply to this comment
  11. Teresa Dovalpage
    Teresa Dovalpage agosto 12, 00:09

    De acuerdo con Gricel, ese párrafo habría sido un magnífico comienzo.
    En general me ha gustado mucho la historia, pero quizás podría quitarse “acentuada por una ptosis palpebral congénita”, frase que suena demasiado técnica en este contexto y contrasta con el lenguaje del resto de la historia. Espero leer la continuación pronto. Saludos desde Taos, y felicidades al autor,

    Reply to this comment
  12. Dayamí Lamandin
    Dayamí Lamandin agosto 23, 11:26

    No estoy de acuerdo con Gricel ni con T. Dovalpage. No sé por qué tienen que hacer la autopsia de la obra del escritor. Esto no es un taller literario. Que cada uno escriba con su estilo sin interferencias de gustos ajenos.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Orlando Fondevila

Permitidme

Orlando Fondevila

                Permitidme ser el poema del irrompible y tutelar secreto. Está en la estrella y no es la estrella. Está en la arboladura

0 comentario Leer más
  Denis Fortún

Fábula sumaria

Denis Fortún

                Una mujer que negocia brillos y artificios que se dice equilibrada que me sabe irresponsable melindrosamente redunda en titubeos conduce simulacros emigra

0 comentario Leer más
  Félix Rizo

Puertas

Félix Rizo

                Hay puertas que atropellan la noche otras que protestan por silencio y puertas que desgarran mil sonidos bajo las pesadillas de los

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami