Neo Club Press Miami FL

La niña que jugaba con su sombra (ll)

 Lo último
  • El viaje de Silvia (XV y final) La tarde/noche en que se fue, cayó un aguacero cerrado y largo, como los aguaceros tropicales pero sin olor salvaje. La llevamos en el coche hasta el aeropuerto y juntos,...
  • El viaje de Silvia (XIV) Jose se enamoró de Silvia, como suele ocurrir en los casos en que una mujer le planta cara a un hombre. Plantarle cara, quiero decir en términos duros. No fue...
  • Pesadilla I) Estaba preso. La celda era húmeda y oscura. Me dolían hasta las ideas por tantos porrazos y patadas. Supongo que entre sueños, vino un caimán sin dientes a susurrarme...
  • Un loco sí puede (fragmento)                                                             25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez...
  • Un Lilo que cuenta   Ya en la década del ochenta, andaba Lilo Vilaplana con sus historias a cuestas y los personajes que le gustaría interpretar. Buscaba con desesperación la manera de enunciarlas, le...

La niña que jugaba con su sombra (ll)

La niña que jugaba con su sombra (ll)
septiembre 14
00:20 2015

 

Las maderas del piso rechinaban a cada paso y al bajar por la escalera maltrecha advirtió que los murmullos cesaron. Los ojos de su madre le esquivaban la mirada. Su padre, lejos de permanecer, salió enseguida por la puerta dejando en casa su aura de alcohol y mal aliento.

La silla de Inés sí era la misma, y la niña se acercaba cada vez más despacio, cada vez con menos ganas de llegar.

Al sentarse la frialdad se acentuó. La madre le explicó: cosas de la vida, que si unos se van para que otros vengan, que mujercita al fin lo iba a entender todo, mientras la niña tragaba la sopa salada de fideos.

Entretanto, volvió la imagen de Nemesio, el abuelo muerto, a las pupilas de Inés desde un cuadro, el único colgado en la sala. Se integraba con la pared que exhibía, mediante sus cortezas, muchos colores y, gracias a la humedad, más tonalidades. La fotografía había sido tomada bajo un sol vespertino, de esos que queman, que se combinan con la sonrisa para sentenciar arrugas.

Sonaron unos golpes a la puerta por cuya rudeza se podía asumir que no se respetaba la solemnidad del asunto. Cuando Estrella abrió y vio patrullas policiales estacionadas, más a siniestra que a diestra, se desconcertó aún más. Entraron.

Texto relacionado: Primera parte  

Luego de un protocolo verbal rudimentario, mal articulado y peor pronunciado, se llevaron a Inés con la excusa del “testigo visual”. La psicóloga que la llevaba de la mano, cuya delicadeza desentonaba con lo atroz de la situación, le decía algo al oído, de forma que la niña salió con menos dudas que con las que se quedó la madre.

Ines encontró un modo particular de pasar el rato que estuvo en la estación: formar cabezas de animales creando sombras con la posición de sus manos. Era un juego divertido y se había tornado más interesante con el tiempo.

Cuando terminó de hablar con el agente fue que en realidad pensó en las preguntas que este le hizo. Le dieron ganas de recordar, pero un reflejo, bastante condicionado, la hizo volver al presente. Tenía que verlo, tenía que hablar con él, tuvo que haber sido un error; era su mejor amigo.

Compartir

Sobre el autor

Carlos Manuel Aniceto

Carlos Manuel Aniceto

Carlos Manuel Aniceto es Doctor en Estomatología graduado en la Facultad de Estomatología de La Habana en el año 2011. Desde edad temprana tiene vínculos con la radiodifusión y la promoción cultural y ha trabajado como galerista. En el 2014 se radicó en Miami y es cofundador de Ediciones Niké.

Artículos relacionados

6 comentarios

  1. Estelita
    Estelita septiembre 20, 18:25

    La historia sigue la he estado esperando espeeo no se demore lo otro que viene y sigue deleitando nos

    Reply to this comment
  2. Armando Añel
    Armando Añel septiembre 20, 19:41

    Tenemos a un gran narrador asomando la cabeza….

    Reply to this comment
  3. Esti Bella
    Esti Bella septiembre 21, 08:29

    Wow. Eso está casi tan bien como yo misma.

    Reply to this comment
  4. Magda
    Magda septiembre 21, 22:21

    La historia queda al desnudo. En un arranque de cordura puedo rasgarme las vestudiras inexistentes por no haber sido yo quien iniciara al autor, en la literature quiero decir.

    Reply to this comment
  5. Neo Club
    Neo Club septiembre 22, 13:47

    Tenemos el honor de haber iniciado a este escritor de raza en Neo Club Press…

    Reply to this comment
  6. Carlos
    Carlos septiembre 27, 03:41

    Oye, eso se escribe pa pa pa, y pa lante la trama pa tras pa pa pa pa pa y queda genial, queremos mas, si, pa pa pa y más. Yo te mando una laca para eso.

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Che Guevara, licencia para matar:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

0 comentario Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Un cielo muy azul

José Gabriel Barrenechea

Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Un premio frívolo

José Hugo Fernández

Es razonable el malestar que ha ocasionado entre muchos de nuestros intelectuales del exilio la más reciente decisión del Centro Cultural Cubano de Nueva York, el cual otorgó su Medalla

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami