Neo Club Press Miami FL

La paja en el ojo ajeno

 Lo último
  • Estados Unidos y las revoluciones cubanas Contrasta el cómo nuestros ancestros recibieron las respectivas campañas periodísticas de los grandes medios americanos ante la primera y la última revolución cubana. En enero de 1869, cuando estos medios...
  • Sesenta años después de la borrachera El primero de enero de 1959 Fulgencio Batista huyó de Cuba y se inició la revolución cubana. Hace seis décadas de esa fecha nefasta. Nos reunimos un grupo de muchachos....
  • Navidades a la Vista   La Navidad, probablemente la celebración más importante del Occidente civilizado, conmemora el nacimiento de Jesucristo, hijo de Dios, en Belén. Tiene lugar el 25 de diciembre de cada año...
  • ¿Cómo y cuándo terminará el experimento cubano de Fidel Alejandro Magno? El 1 de enero de 2019 se cumplen 60 años de iniciada la Revolución Cubana. ¿Hasta cuándo durará ese engendro? El viernes 7 de diciembre de 2018, D. Luis Almagro,...
  • La desesperación latinoamericana Guy Sorman es un notable pensador francés. Publicó recientemente un artículo en ABC de Madrid titulado “El futuro retrocede en América Latina”. Es un texto brillante y desesperado. Bienintencionado, pero desesperado. Viene...

La paja en el ojo ajeno

La paja en el ojo ajeno
julio 11
20:34 2018

Entre los múltiples prejuicios que adornan el carácter de los cubanos, descuella la actitud de rechazo más y menos abierto, o de burla más y menos insolente, ante los Testigos de Jehová. Será raro hallar a un solo paisano de allá o de acá que no se apure a emitir un veredicto descalificador cuando se habla sobre los miembros de esta secta. Y más difícil aún, punto menos que imposible, es encontrar a uno solo que asuma la defensa pública no ya de sus doctrinas (verdaderamente indefendibles para muchos, entre los que me incluyo) sino de ellos mismos en tanto seres humanos humildes, inofensivos y nada rencorosos, a pesar de ser discriminados hasta por nuestra gente más discriminada.

Me dirán que los primeros en no procurar su defensa son los propios Testigos de Jehová, debido a la forma ingenua (entre empalagosa e irritante) con que a veces pretenden captar nuestra adhesión, consiguiendo por lo general el efecto contrario. Saldrá a relucir asimismo el carácter retrógrado y hasta aberrante de algunos de sus dogmas, muy especialmente su tozuda renuncia al aprovechamiento de ciertos avances de la medicina. En fin, resulta sencillo echar mano a varios agravantes que nos sirvan para argumentar nuestro prejuiciada repulsa. No sólo porque esta denominación está muy lejos de ser modélica. También por lo viable que es aquello de hallar la paja en el ojo ajeno.

Menos fácil sería encontrar argumentos mínimamente razonables para justificar nuestro menosprecio contra seres humanos que ni siquiera reaccionan menospreciándonos a nosotros y de los que apenas nos diferenciamos por algunas creencias o actitudes ante la vida.

Eso por no insistir en algo que todos conocemos, pero que al parecer olvidamos a la hora de hacer ascos ante los Testigos de Jehová: su vertical conducta frente al totalitarismo fidelista, desde los primeros días, y hasta hoy, cuando casi todos los demás credos religiosos de la Isla han resuelto entrar en el aro, como imperativo de sobrevivencia.

De mis tiempos en el servicio militar y en los calabozos de allá, recuerdo pocos ejemplos de personas que se comportaran tan valientes e indoblegables como ellos. Tampoco sé de ninguna otra organización religiosa que mantuviera tantos miembros en las cárceles del régimen, excluyendo quizá a los católicos de los primeros años de la revolución.

No obstante, no es de política ni de religión de lo que se trata en este caso, sino de sensibilidad humana. De la elemental tolerancia que debemos al otro, y del respeto a su derecho a ser diferente sin que ello condicione nuestra desestimación o el repudio gratuitos.

Conste que es algo que no sólo debemos hacer por ellos, sino también por nosotros mismos, ante el imperativo de actuar como seres civilizados, demostrando estar listos para enfrentar debidamente ese futuro de progreso y democracia que soñamos para Cuba.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami