Neo Club Press Miami FL

La pausa del poeta

 Lo último
  • Un romántico en la Sociedad del Disparate Lo primero que me vino a la mente, luego de leer Meditaciones de Cantinflas, o el intérprete digital en la Sociedad del Disparate, fue una comparación sin ton ni son....
  • El secreto encanto de las tiranías Perder la democracia es mucho más fácil que volver a conquistarla. Que se lo pregunten a los venezolanos, ya que los cubanos (no todos, pero muchos) ni siquiera demostramos haber...
  • De la vida, el amor y la memoria Siempre en el entonces: dos noveletas y ocho cuentos —publicado por Alexandria Library Publishing House en febrero pasado— es el título más reciente del narrador e historiador cubano José A....
  • Retrato desde una cuerda floja: Aproximación a un viaje Cualquiera puede pensar que esta presentación me ha resultado fácil concebirla. Alguien que nos conozca a mí y a Joaquín podría asegurar que la amistad que nos une hace ya...
  • Auge y desplome de una ilusión En Confesiones eróticas de la Tía Nora, Pedro Armando Junco se desvela como un narrador que conoce a profundidad la manera de satisfacer a un gran público. No me atrevo...

La pausa del poeta

Ernesto Olivera presenta el poemario junto a Armando Añel (izq.) en Delio Photo Studio

La pausa del poeta
febrero 22
21:56 2016

 

La pausa del poeta es por dentro, desde los suburbios del corazón, y otras veces dobla turno entre los acantilados, Machete por Machete, sin perder la nobleza rumor zumo difuminaciones. Eso es lo que me hace escribir este poeta peculiar del lenguaje, que sin ambages, a la intemperie y con dulce ironía, de buen humor, desamarra el caimán que miramos desde nuestro encierro, esa nueva metáfora posnacional.

Armando Añel no intenta amar a la patria patriando, sino que su amor es incondicional, solo aquel en plena libertad de la acción de las palabras y el pensamiento vivo. La pausa del poeta es por fuera, es decir, no se detiene en las formas tradicionales, en los símbolos donde muchos damos vueltas sin darnos cuenta, o sin querer dar vueltas nos damos cuenta, y al final tropiezas con este libro y su edulcoración en juego con el frabulloso día, con su apuesta posmodernista. Pausa para la relectura, pausa para comer y llevar una completa, pausa del oficio y la vigilia del discurso, pausa que no pausa: La pausa que refresca (Neo Club Ediciones, 2015).

Es un oficio también saber bailar En casa del trompo, dar vueltas en el lugar agotando el tiempo, gastándolo en lo que imaginamos útil o bello, dice el poeta en su primer poema: “nada me rescata ni me hunde/ salvo la evolución de estas mitades”. Sabiduría que nadie te regala sino que fornicas, comes, te desvela desde la experiencia de vida hasta la experiencia del lenguaje dice el poeta: “el olor de la muerte festejado en la decapitación de los pollos…”. Y sigue Añel por todo el verso, por todo el poema y todo el libro, por toda su poesía, sigue y sigue sin parar en su pausa íntima, posnacional, en su escapatoria, una pausa que también es tuya al leer este maravilloso libro que tiene de lo increíble pero posible.

Armando Añel es de esos poetas que no se engañan a sí mismos tras una palma real en Hialeah, Kendall o Coral Gables (por cierto, son bellísimos los paseos bajo la sombra del Oak): es un poeta cubano orgulloso del lugar donde ahora vive y lucha (en el país de las palabras vivas).

La pausa que refresca recorre exilios, salmos, laberintos y contrapuntos, el humor y la paráfrasis que no puede faltar. No juega a ser intelectual sino que es un libro intelectual; no juega con la patria sino que la transforma y la desviste para que desnuda sea más fermosa, como debió ser siempre. Tomando o no Coca Cola, la ubicuidad es no estar por estar en varios lugares a la vez, sino sentir que estás para ser… lo contrario es cagarte en Shakespeare y eso no es bueno.

Finalmente, me emociona que, como poeta, Añel no olvide lo que no olvidarían Miller, Joyce –los de verdad–, lo que no se olvida, la pausa que refresca: Idabell a la vista, un breve poema que no termina, una metáfora simbólica, un olor quemando en la memoria de cada día: del eros de la vida al eros del lenguaje. Enhorabuena, Armando.

Sobre el autor

Ernesto Olivera Castro

Ernesto Olivera Castro

Ernesto Olivera Castro (La Habana 1962), escritor, editor, académico y promotor cultural, es también ingeniero forestal y diseñador. Ha recibido el Premio Nacional de Poesía Paula de Allende, de la Universidad de Querétaro, en 1991, entre otros premios y reconocimientos, y su poesía ha aparecido en antologías de México, Cuba, España y Estados Unidos. Ha publicado, entre otros poemarios, “Habitante provisional” (1994), “Cuarto menguante” (1998) y “Largo aliento” (2013). Recientemente, Neo Club Ediciones publicó su novela "Donde crece el vacío". Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner: ‘Otro gran fraude electoral en Venezuela’

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Testamento del cautivo

Jorge Olivera Castillo

                  La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario.

0 comentario Leer más
  Julio Antonio Molinete

Resolución

Julio Antonio Molinete

                  me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en

0 comentario Leer más
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

2 comentarios Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami