Neo Club Press Miami FL

La policía de Orlando en la masacre de Pulse

 Lo último
  • Revitalizar la Doctrina Truman   Los resultados del viaje de Donald Trump al Oriente Medio y a Europa son bastante confusos. Afirmar en Arabia Saudita que Estados Unidos no se propone decirle a ningún...
  • El retiro de Ileana Ros-Lehtinen La congresista Ileana Ros-Lehtinen, de 64 años de edad, dio a conocer este fin de semana su retiro del Congreso, anuncio oficializado este lunes en conferencia de prensa. Luego de...
  • Biscet, premio al Liderazgo Internacional 2017 En Washington, ayer miércoles, el Instituto Congresional de Liderazgo Hispano (CHLI) entregó al opositor y médico cubano Oscar Elías Biscet, fundador del Proyecto Emilia para restaurar la democracia en Cuba...
  • Rubio Comments on President’s Budget Blueprint   Washington, D.C. – U.S. Senator Marco Rubio (R-FL) issued the following statement regarding President Trump’s 2018 budget blueprint: “The president’s budget reflects what his administration’s priorities are. I am...
  • Congresistas cubanoamericanos apoyan a los dreamers   El congresista republicano por la Florida, Carlos Curbelo, apoyado por los también representantes cubanoamericanos Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, presentó este viernes un proyecto de ley que daría estatus...

La policía de Orlando en la masacre de Pulse

La policía de Orlando en la masacre de Pulse
junio 17
16:52 2016

 

Aseguran que las fuerzas del orden tardaron tres horas en entrar en el club Pulse, de Orlando, donde Omar Mateen desató su carnicería. Y, en definitiva, fueron los SWAT los que irrumpieron en el local mediante una explosión controlada. Parece que temían que el terrorista tuviera un cinturón o un chaleco con explosivos. Y total, no llevaba ninguna bomba suicida. Más aún, si la hubiese llevado seguramente la hubiera hecho explotar desde el minuto uno. De modo que la indecisión policial fue inútil y contraproducente.

Lo que tenía el yihadista era un fusil AR-15, que por cierto sabía usar muy bien. Según relatan, era capaz de recargarlo con toda rapidez mientras al mismo tiempo blandía una pistola, que también usaba con destreza mortal. Además de poseer varias licencias que le permitían comprar armas de todo tipo, incluyendo el letal fusil semiautomático, al tipo no le faltaba entrenamiento en el manejo de las armas de fuego.

Duele leer los últimos mensajes dirigidos a su pareja por el joven de 21 años Alejandro Barrios Martínez, uno de los dos cubanos que murieron en la trampa fatal de Pulse:

“No tengo tiempo de decirte. Estoy en un tiroteo y no puedo salir. Asustado, con sangre… Mi amor, tengo miedo de morir. La policía no llega y estoy en el baño encerrado”.

En realidad, la policía había llegado con tiempo pero no se decidía a entrar en la discoteca. ¿Fallos de liderazgo en la implementación de los protocolos de actuación en situaciones de emergencia como esta? Yo estoy persuadido de que la gestión de la crisis por parte de las autoridades locales, e incluso federales, dejó mucho que desear. Una demora que, a mi modo de ver, hizo aumentar dramáticamente el número de víctimas mortales.

Ni en el combate más encarnizado de la guerra más cruenta la proporción de muertos en relación con la cantidad de heridos suele resultar tan alta e igualada, casi 50/50, o más exactamente 53 heridos frente a 49 muertos (50 si se incluye al hp islamista, que es preferible obviar en esta cuenta).

Al parecer, el joven Alejandro —el de los mensajes in extremis citado más arriba—, lúcido hasta su último aliento desesperado, acabó muriendo por desangramiento. Y como él, tal vez, varias decenas de heridos más que no pudieron contar con los primeros auxilios y se desangraron hasta morir.

Si con razón se han señalado graves errores en la política antiterrorista de la administración Obama, debe también señalarse que la policía y las fuerzas de seguridad no hicieron gala de un buen desempeño ante la mayor masacre en toda la historia de los Estados Unidos de América.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Luis Jiménez Hernández

Los peces no bailan rumba

Luis Jiménez Hernández

Imperceptible, el tenedor choca de regreso contra los dientes, luego la boca de Berenice García, que disimuladamente evita atraer la atención de los otros comensales con los sonidos de sus

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami