Neo Club Press Miami FL

La policía de Orlando en la masacre de Pulse

 Lo último
  • La sangre de Khashoggi llega a la Casa Blanca Nadie sabe para quién asesina. Mohamed bin Salman, el príncipe saudí, según todos los síntomas, ordenó la muerte y el descuartizamiento del periodista Jamal Khashoggi, pero la sangre ha salpicado...
  • Las elecciones, Trump y los sexos Lo que sigue es una versión ampliada de unos comentarios radiales que suelo hacer cada semana. Me parece importante examinar los comicios de midterm en Estados Unidos. Lo que sucede en USA...
  • Pittsburgnacht Cuando pienso en las posibles motivaciones de aquellos judíos alemanes que inicialmente apoyaron y participaron en la elección y ascenso al poder del proyecto del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán...
  • Mario Diaz-Balart destaca expansión económica en Estados Unidos “El continuo impacto positivo de la reforma fiscal en nuestra economía y mercado laboral es una gran noticia para el pueblo estadounidense… El informe del PIB de hoy continúa mostrando...
  • El circo ha terminado Todo comenzó con George Washington. Se edificaba la primera república moderna y era necesario nombrar un poder judicial independiente. Don George designó a los seis magistrados de la Corte Suprema...

La policía de Orlando en la masacre de Pulse

La policía de Orlando en la masacre de Pulse
junio 17
16:52 2016

 

Aseguran que las fuerzas del orden tardaron tres horas en entrar en el club Pulse, de Orlando, donde Omar Mateen desató su carnicería. Y, en definitiva, fueron los SWAT los que irrumpieron en el local mediante una explosión controlada. Parece que temían que el terrorista tuviera un cinturón o un chaleco con explosivos. Y total, no llevaba ninguna bomba suicida. Más aún, si la hubiese llevado seguramente la hubiera hecho explotar desde el minuto uno. De modo que la indecisión policial fue inútil y contraproducente.

Lo que tenía el yihadista era un fusil AR-15, que por cierto sabía usar muy bien. Según relatan, era capaz de recargarlo con toda rapidez mientras al mismo tiempo blandía una pistola, que también usaba con destreza mortal. Además de poseer varias licencias que le permitían comprar armas de todo tipo, incluyendo el letal fusil semiautomático, al tipo no le faltaba entrenamiento en el manejo de las armas de fuego.

Duele leer los últimos mensajes dirigidos a su pareja por el joven de 21 años Alejandro Barrios Martínez, uno de los dos cubanos que murieron en la trampa fatal de Pulse:

“No tengo tiempo de decirte. Estoy en un tiroteo y no puedo salir. Asustado, con sangre… Mi amor, tengo miedo de morir. La policía no llega y estoy en el baño encerrado”.

En realidad, la policía había llegado con tiempo pero no se decidía a entrar en la discoteca. ¿Fallos de liderazgo en la implementación de los protocolos de actuación en situaciones de emergencia como esta? Yo estoy persuadido de que la gestión de la crisis por parte de las autoridades locales, e incluso federales, dejó mucho que desear. Una demora que, a mi modo de ver, hizo aumentar dramáticamente el número de víctimas mortales.

Ni en el combate más encarnizado de la guerra más cruenta la proporción de muertos en relación con la cantidad de heridos suele resultar tan alta e igualada, casi 50/50, o más exactamente 53 heridos frente a 49 muertos (50 si se incluye al hp islamista, que es preferible obviar en esta cuenta).

Al parecer, el joven Alejandro —el de los mensajes in extremis citado más arriba—, lúcido hasta su último aliento desesperado, acabó muriendo por desangramiento. Y como él, tal vez, varias decenas de heridos más que no pudieron contar con los primeros auxilios y se desangraron hasta morir.

Si con razón se han señalado graves errores en la política antiterrorista de la administración Obama, debe también señalarse que la policía y las fuerzas de seguridad no hicieron gala de un buen desempeño ante la mayor masacre en toda la historia de los Estados Unidos de América.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami