Neo Club Press Miami FL

La policía de Orlando en la masacre de Pulse

 Lo último
  • ¿Es posible otra guerra civil en Estados Unidos? Un sociólogo amigo, Jorge Riopedre, con buen juicio político y gran experiencia en el análisis de los conflictos (se les llama polemólogos), teme que sí, que ocurrirá. Incluso, en un...
  • Putin y el rastro del Russiagate El exjefe de la estación de la CIA en Moscú (2012-2017), Daniel Hoffman, insistió esta semana en que la confabulación entre el equipo de campaña del presidente estadounidense Donald Trump...
  • Trump se desprende de Bannon Según un comunicado difundido este viernes por el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, Steve Bannon, el polémico jefe de estrategia de la administración de Donald Trump,...
  • Trump y los tuits de la ira Ana Navarro, analista de CNN, afirma que Donald Trump debe dejar de comportarse como una “niña mala”. Se refería a los últimos tuits del presidente contra Joe Scarborough y Mika Brzezinski, ambos...
  • Lincoln Diaz-Balart: Se acabó la luz verde para los Castro   Las tres condiciones citadas por el presidente Donald Trump el pasado viernes en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana de Miami, imprescindibles para poder levantar el embargo...

La policía de Orlando en la masacre de Pulse

La policía de Orlando en la masacre de Pulse
Junio 17
16:52 2016

 

Aseguran que las fuerzas del orden tardaron tres horas en entrar en el club Pulse, de Orlando, donde Omar Mateen desató su carnicería. Y, en definitiva, fueron los SWAT los que irrumpieron en el local mediante una explosión controlada. Parece que temían que el terrorista tuviera un cinturón o un chaleco con explosivos. Y total, no llevaba ninguna bomba suicida. Más aún, si la hubiese llevado seguramente la hubiera hecho explotar desde el minuto uno. De modo que la indecisión policial fue inútil y contraproducente.

Lo que tenía el yihadista era un fusil AR-15, que por cierto sabía usar muy bien. Según relatan, era capaz de recargarlo con toda rapidez mientras al mismo tiempo blandía una pistola, que también usaba con destreza mortal. Además de poseer varias licencias que le permitían comprar armas de todo tipo, incluyendo el letal fusil semiautomático, al tipo no le faltaba entrenamiento en el manejo de las armas de fuego.

Duele leer los últimos mensajes dirigidos a su pareja por el joven de 21 años Alejandro Barrios Martínez, uno de los dos cubanos que murieron en la trampa fatal de Pulse:

“No tengo tiempo de decirte. Estoy en un tiroteo y no puedo salir. Asustado, con sangre… Mi amor, tengo miedo de morir. La policía no llega y estoy en el baño encerrado”.

En realidad, la policía había llegado con tiempo pero no se decidía a entrar en la discoteca. ¿Fallos de liderazgo en la implementación de los protocolos de actuación en situaciones de emergencia como esta? Yo estoy persuadido de que la gestión de la crisis por parte de las autoridades locales, e incluso federales, dejó mucho que desear. Una demora que, a mi modo de ver, hizo aumentar dramáticamente el número de víctimas mortales.

Ni en el combate más encarnizado de la guerra más cruenta la proporción de muertos en relación con la cantidad de heridos suele resultar tan alta e igualada, casi 50/50, o más exactamente 53 heridos frente a 49 muertos (50 si se incluye al hp islamista, que es preferible obviar en esta cuenta).

Al parecer, el joven Alejandro —el de los mensajes in extremis citado más arriba—, lúcido hasta su último aliento desesperado, acabó muriendo por desangramiento. Y como él, tal vez, varias decenas de heridos más que no pudieron contar con los primeros auxilios y se desangraron hasta morir.

Si con razón se han señalado graves errores en la política antiterrorista de la administración Obama, debe también señalarse que la policía y las fuerzas de seguridad no hicieron gala de un buen desempeño ante la mayor masacre en toda la historia de los Estados Unidos de América.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

En Venezuela el desenlace pasa por los cuarteles: El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Mucho más que un gusano de seda

José Hugo Fernández

En cierta ocasión José Kozer fue a dictar una conferencia en la Universidad Nacional Autónoma de México, y vio que a la entrada del recinto, donde aparecía el enunciado con

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Las almas que están lejos no lo están tanto

Juan Carlos Recio

                  Demasiado alrededor exhibe, almas caídas, también están quienes las expulsan y los hombres que llevan a tus espaldas ese pus de

0 comentario Leer más
  Alexis Rosendo Fernández

Lágrima al viento

Alexis Rosendo Fernández

                    Lirio que emprendes tus angustias, desgarrando la mañana acumulada de empeños. Hermanos somos por la suave brisa, veril del crepúsculo,

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami