Neo Club Press Miami FL

La presentación

La presentación

La presentación
agosto 20
19:04 2014

El Moderador invita al numeroso público que se encuentra en la sala a que ocupe de una buena vez las sillas. La presentación comenzará en breves segundos.  El Presentador se sienta a la izquierda del Moderador, y a la derecha de este lo hace el Autor. Después de ponerse los espejuelos con sobrada lentitud, rasgar la garganta, beber un sorbo de agua, finalmente el Presentador saca de uno de los bolsillos traseros de su gastado jeans unas cuartillas arrugadas, las abre y, luego de aparentar revisarlas una vez más, se dispone a leerlas. Todos prestan una atención poco usual.

“El libro que nos ocupa hoy y que lamentablemente he de prologar, puede definirse a grosso modo como la insana obsesión de su autor por nada más saberse, confirmarse otra vez, para tristeza nuestra, como un personaje édito. Además, únicamente lo hace por la intención de presumir entre los del gremio de que ya tiene cuatro libros publicados, los que, a pesar de no guardar aparente relación entre ellos, cuentan con el común denominador de que todos resultan imposibles de leer y sólo contribuyen a la polución de las letras.

“El ego de este pseudo-intelectual, al que tengo el desagradable privilegio de desenmascarar frente a ustedes, enfermo como está, precisa del grafema impreso para sentirse realizado. Sin importarle costos, ha pagado para que salga a la luz este lamentable bodrio bajo el sello de una editorial inescrupulosa que se aprovecha de incautos a los que debería prohibírsele el uso de ordenadores, papeles, bolígrafos, hasta cartuchos, con tal de que no se atreviesen a escribir algo que ellos, practicando el mayor irrespeto que se haya tenido nunca con la cultura en general, llaman literatura.

“Sin embargo, ruego a los presentes que si les sobra dinero, si tienen suficiente mal gusto para leerse el mejunje que me ocupa, si realmente no se respetan a sí mismos e igual tienen problemas de autoestima y gustan también del sadomasoquismo en la composición, compren esta suerte de comistrajo literario. Eso sí, por amor al prójimo quémenlo al terminar de leerlo (si es que alguien puede concluir apenas una ojeada). Jamás cometan el acto sacrílego de recomendárselo a alguien, y mucho menos prestarlo. Aquellos que gustan del retorcido oficio de reseñar con alabanzas, por favor, silencio”.

El Moderador, con toda la solemnidad que requería el momento, reconoció las palabras del Presentador y, seguidamente, propuso al Autor que leyese uno de los textos del cuaderno de marras. Tras mostrar el agradecimiento que merecían las palabras del Presentador –tras decirle a este que su resentimiento y frustración eran de tal magnitud que lo habían empujado a asegurar que su obra era una mierda–, el Autor leyó un extenso poema en prosa, lo que le permitió al público salir para tomar unas copas de vino y socializar un poco, en lo que hablaban horrores de su persona. Cuando el Moderador anunció a los escasos asistentes que aún se mantenían sentados, más por disciplina que por disfrute, que la lectura había concluido y que los que lo desearan podían hacer preguntas, la sala volvió a repletarse y hasta los hubo que comenzaron a tomar fotografías y filmar videos.

Horas más tarde, Moderador y Presentador, encerrados en una pequeña oficina, contaron las jugosas ganancias obtenidas por la venta del libro. Mientras el Autor continuaba quejándose de un fuerte dolor en la muñeca a causa de los tantos ejemplares que se había visto obligado a firmar.

Sobre el autor

Denis Fortún

Denis Fortún

Denis Fortún (La Habana, 1963). Poeta y narrador. Artículos y crónicas de su autoría, con un toque humorístico sobre la cotidianeidad en Cuba y su exilio, aparecen con regularidad en bitácoras de otros autores, y en diversos ciberportales y revistas. Textos suyos han sido incluidos en antologías de narrativa y poesía en Cuba, México y Estados Unidos. En Miami, donde reside actualmente, edita el blog Fernandina de Jagua. Ha publicado el poemario “Zona desconocida”, “El libro de los Cocozapatos” (narrativa) y “Diles que no me devuelvan” (crónicas).

Artículos relacionados

2 comentarios

  1. Callejas
    Callejas agosto 24, 22:55

    Mas claro que el agua no puede ser…

  2. Ysi Ortega
    Ysi Ortega agosto 24, 23:15

    Particularmente, me seduce el humor en la literatura, además de parecerme que nunca es tan “ingenuo” como se suele pensar….

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más

Lo más reciente: