Neo Club Press Miami FL

La Protesta de los Trece

La Protesta de los Trece

marzo 16
03:03 2012

1-0_Senora-Caridad-CobreLa Protesta de los Trece, protagonizada por el poeta y activista político Rubén Martínez Villena el 19 de marzo de 1923, es un hito de la historia cubana. Ahora tenemos otra protesta de los trece en la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Caridad, en La Habana, protagonizada por miembros del ilegal Partido Republicano de Cuba. Se plantaron allí el martes y exigen un diálogo con el gobierno, derechos elementales y el cese de la represión en la Isla. La jerarquía católica y la policía política se han puesto de acuerdo para rendirlos por hambre.

Hasta aquí todo de lo más típico. Quien no quiera ver que la Iglesia Cubana trabaja en contubernio con el régimen está en su derecho de mirar para otro lado. Pero, esgrímanse las razones que se esgriman, se trata de un hecho concreto y verificable. La Iglesia Cubana es hoy por hoy una institución política antes que el “templo de Dios”, como pretende que se le identifique; ya sale hasta por la televisión. De manera que su oposición a los trece opositores de marras no debería tomar por sorpresa a nadie.

Lo que siempre resulta interesante, y desde un punto de vista sociológico revelador, es ver cómo entre cubanos que persiguen un mismo objetivo, la libertad de Cuba, los derechos humanos, el Estado de Derecho, priman una y otra vez las diferencias. Y es que ya hay importantes voces de la disidencia interna levantándose contra el plante en la iglesia, aduciendo principalmente que se trata de una movida política ajena a la naturaleza del “templo de Dios” (argumento pueril para quien haya cursado, al menos, el noveno grado). Otros dicen que “a esa gente nadie los conoce”. Pero si revisamos las demandas de Los Trece veremos que coinciden milimétricamente con las que normalmente enarbola la oposición de dentro y fuera de Cuba. Y es legítimo preguntarse: ¿A qué viene entonces todo el revuelo y la suspicacia estentóreamente proclamados por algunas figuras de la disidencia? ¿A qué viene la crítica fulgurante, y la sospecha cargada de animosidad, contra Los Trece, si son de los nuestros?

Se dirá que la oposición teme ser aplastada, más o menos como ocurrió en la Primavera Negra de 2003 pero ahora con el pretexto de que intenta sabotear la visita de Benedicto XVI, el Papa, a Cuba. De acuerdo. Temer es de humanos, circunstancia entendible e incluso respetable. Hay que vivir en el monstruo para saber lo que es temerle a sus entrañas. De acuerdo. Hay que estar ahí para saber lo que es eso. Sin duda. Pero una cosa es guardar distancia y otra descalificar sin más a quienes están arriesgando su pellejo por el bien común, con todos los matices que se quiera agregar.  Se puede guardar distancia cuando no se está de acuerdo, o hasta cuando se pretende poner en claro esa distancia. Pero de ahí a descalificar a los cuatro vientos una acción pacífica como la que nos ocupa, va un largo trecho. ¿Alguien puede afirmar concluyentemente que Los Trece constituyen una maniobra de la Seguridad del Estado castrista? ¿O es que plantarse en Cuba ya es cosa exclusiva de alienígenas  y segurosos?

La tragicomedia cubana, prima hermana de la cibercomedia cubana, continúa. Nos mantendremos al tanto.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami