Neo Club Press Miami FL

La rebelión de Atlas

La rebelión de Atlas

agosto 01
12:33 2011

En 1973, la escritora de origen ruso y nacionalidad estadounidense Ayn Rand manifestó en una conferencia en West Point: “Puedo decir, y no como mero patrioterismo, sino con el conocimiento completo de las necesarias raíces metafísicas, epistemológicas, éticas, políticas y estéticas, que los Estados Unidos  de América  es el más grande, noble y, en sus principios fundadores originales, el único país moral en la historia del mundo”.

Acá se puede apreciar, por una parte, la visión hermetista que parece sostener a todos los grandes del pensamiento y de la acción. Por la otra, su declarado amor al país que generosamente la acogió al escapar de la opresión de los camaradas soviéticos, visión y amor que explicarían un poco el olvido en que los progres de este mundo (casi todos en la academia, las editoriales y los medios estadounidenses) han tenido a una autora y pensadora del calibre de Ayn Rand.

El escritor y director del diario digital Neo Club Press, Armando Añel, quien es un estudioso y admirador de la vida y obr1-atlas_se_rebelaa de la autora, dijo en entrevista para este trabajo: “Ayn Rand se exilió en Estados Unidos huyendo de un país comunista como ya lo era Rusia en 1925, y en ese sentido, no sólo a nivel de filosofía personal, un exiliado cubano no puede menos que sentirse identificado con ella. Pero además Rand asumió, incluso estando todavía en su país natal, las esencias que han hecho grande a esta nación. La frase que tal vez mejor resume su pensamiento, “las ideas no delinquen”, debería figurar con destaque en las constituciones de todos los países de este mundo”.

El tema de su última novela, La rebelión de Atlas, es sobre el pensamiento racional e independiente como fuerza motriz del mundo, y en la trama sucede que los hombres de la mente van a la huelga y se retiran de una sociedad cada vez más colectivizada y regulada; en la novela los hombres de la mente son científicos independientes, empresarios honestos, artistas individualistas y trabajadores que aman su trabajo y quieren hacerlo bien. En ausencia de estos individuos, la sociedad entera se derrumba.

El libro pareciera escrito para el presente pues narra, con fina ironía, la decadencia de Estados Unidos como consecuencia de no seguir el patrón de los padres fundadores y la deriva hacia un excesivo intervencionismo del gobierno. La obra cuenta el conflicto social entre los saqueadores y los no–saqueadores, quiere decir, entre los parásitos y los creadores de riqueza. Los saqueadores están comandados por una clase política que piensa que toda actividad económica ha de estar regulada y sometida a una fuerte imposición fiscal; para mejor meter la mano zafia en el bolsillo de la gente. Mientras que los no-saqueadores son hombres emprendedores, dirigentes políticos, capitanes de empresa e intelectuales que piensan que la solución está precisamente en dejar hacer a la gente lo que quiera y pueda con su iniciativa y talento.

Entre los emprendedores, mayormente entre los patronos, surge un movimiento de protesta que se manifiesta en una huelga de empresarios. El líder de este movimiento es John Galt, filósofo y científico, que desde su escondite en las montañas mueve el entramado de la rebelión. Mientras dura el movimiento el sistema americano se hunde bajo la dictadura del intervencionismo estatal, y la novela viene a finalizar cuando los empresarios deciden abandonar su atrincheramiento en las Montañas Rocosas y tomar el control de los centro de decisión; marchando con el dólar como bandera.

La rebelión de Atlas es un desmentido de la demagogia marxista. Si en Cuba alguien dijo alguna vez que sin azúcar no hay país, Rand asegura que sin empresarios no hay país, y por lo mismo manifiesta que la política ha de  subordinarse a las necesidades de la economía empresarial y, finalmente, que es preciso volver al espíritu de los colonos que se sublevaron contra Inglaterra y, más que todo, contra el intervencionismo estatal y en defensa de sus derechos individuales. Así, Rand apuesta por volver al origen de la tradición americana, no ya como granjero que se subleva contra los ingleses, sino como patrono que se subleva contra el intervencionismo estatista estadounidense; ese que no sólo destruye la riqueza de los países, sino su alma.

Sobre el autor

Armando de Armas

Armando de Armas

Armando de Armas (Santa Clara, 1958). Escritor y periodista. Ha publicado, entre otros libros, las colecciones de relatos “Mala jugada” (Miami, 1996) y “Carga de la caballería” (Miami, 2006), la novela “La Tabla” y el libro de ensayos “Mitos del antiexilio”, traducido al italiano por el sello Spirali. Su último título publicado, “Caballeros en el tiempo”, fue editado por Atmósfera Literaria en Madrid. Es vicepresidente del PEN-CLUB de Escritores Cubanos en el Exilio (Capítulo del PEN Internacional de Londres). Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami