Neo Club Press Miami FL

La sagrada rama dorada

 Lo último
  • Tubular Bells Se sentaban sobre una semiderruida cerca de piedras. Abajo, a un costado, les quedaban el pueblo y sus luces; arriba, el cielo repleto de estrellas. -¿… y muy lejos?- preguntó...
  • La sagrada rama dorada No importa que afuera el mundo sea un infierno y acechen feroces los mamertos. Es posible obviar el detalle y procurar ser feliz, al menos efímeramente feliz, si uno tiene...
  • La noche del cangrejo Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo...
  • Un cielo muy azul Despertarás. Aún no habrá salido el sol, pero para entonces te ocurrirá con frecuencia que despiertes a tales horas: Tus muchos años, a saber. Te habrá despertado algún calambre, un...
  • El presentador A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver...

La sagrada rama dorada

La sagrada rama dorada
octubre 20
14:19 2017

No importa que afuera el mundo sea un infierno y acechen feroces los mamertos. Es posible obviar el detalle y procurar ser feliz, al menos efímeramente feliz, si uno tiene una casa con un patio y en el patio palmeras, y una de esas palmeras pare este racimo de palmiche dorado que fulgura a la fría luz de los rayos del sol que desciende y debilita en su última batalla contra las sombras y si, por si fuera poco, uno ha leído La rama dorada, de Sir James Frazer, y posee la capacidad de relacionar este racimo de palmiche áureo con la sagrada rama dorada allá en el también sagrado bosque de Nemi donde, en los alrededores de un lago, merodeaba con la mirada extraviada y encendida un rey-sacerdote del culto de Diana que, armado con una espada, mataba a quien se atreviera a penetrar en la sagrada selva, pues el hierofante debía defenderse en duelo despiadado de los aspirantes a sustituirlo, asesinándole, en su condición de guardián del culto y reencarnación de un dios nombrado Virbio, que moría y revivía, una deidad solar que llevaba a cabo un matrimonio místico con la diosa, la cual moría en la cosecha y reencarnaba en la primavera como expresión física de un fenómeno espiritual, de la eternidad en el espíritu, y si, además, uno sabe que en la palmera vive y manda otro rey-sacerdote nombrado Shangó o Wotán o Zeus o Jove (Júpiter), según quién y dónde se le adore, y si además uno está dotado por los dioses con la capacidad de escribir, recrear las cosas, acercándose de ese modo humilde, semicreador, a esos mismos dioses, y uno bebe del buen vino envuelto en el manto del crepúsculo; como lo haría el Cristo o Dionisio. Bueno, pues, qué más pedir, si todo ello nos habla de que los mamertos no prevalecerán.

Sobre el autor

Armando de Armas

Armando de Armas

Armando de Armas (Santa Clara, 1958). Escritor y periodista. Ha publicado, entre otros libros, las colecciones de relatos “Mala jugada” (Miami, 1996) y “Carga de la caballería” (Miami, 2006), la novela “La Tabla” y el libro de ensayos “Mitos del antiexilio”, traducido al italiano por el sello Spirali. Su último título publicado, “Caballeros en el tiempo”, fue editado por Atmósfera Literaria en Madrid. Es Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017. Reside en Miami.

Artículos relacionados

Carlos Alberto Montaner – Chile camino del Primer Mundo

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Lo más reciente: