Neo Club Press Miami FL

La siesta

 Lo último
  • Testamento del cautivo                   La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario....
  • Resolución                   me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en...
  • Amor y odios                   Salva quien te salva. Odia quien te odia, al margen del perdón frente a la única verdad: Úvula pariendo toda la...
  • Y si murmuro                   Si mis labios dicen libertad, mi corazón esponjado late, por esta isla que son mis ojos atravesados por el mar, por...
  • Tres tiempos                   Esta calle vacía, este cielo gastado hasta lo insípido, este aire, un tanto indistinguible del otoño como un reflejo, constituyen el...

La siesta

La siesta
marzo 18
13:14 2016

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La casa es un portón abierto al sol de junio
un escenario oblicuo de tablas movedizas
sobre un globo de luz.
Roncan en sus paredes enjambres de nodrizas
mientras deja caer lozano el mediodía
topacios derritiéndose al sopor del jardín.
En el mantel de harturas las tazas desmayadas.
Nadie llora o se ríe
ante el blanco desnudo y altivo de la loza
nadie siente las vueltas del espacio vacío.
Hay un plato de holgura
rechoncho en la balanza
sopesando las calles traviesas del bostezo.
Recostado y feliz en la escala del mimbre
el pellejo que arma con lenguaje distinto
la piel que esconde al mundo.
La piel como una esponja de algas y de peces
de antiguos caracoles prendidos a la gruta
marina de los sueños con corrientes oblicuas.
Otras casas despiertas nos han visto partir
al cubículo oblongo de la hora torcida
en el ojo aerostático y travieso del tiempo
hasta cruzar la muerte del dios de otra ciudad
llevados por el dulce veneno de la siesta.

Sobre el autor

María Eugenia Caseiro

María Eugenia Caseiro

María Eugenia Caseiro nació en La Habana. Narradora, poeta, es Miembro Correspondiente de la Academia de la Historia de Cuba-Exilio, Miembro Colaborador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE). Integra la Muestra Permanente de Poesía Siglo XXI de la Asociación Prometeo de Poesía, y el comité editor de La Peregrina Magazín. Es Miembro de la Asociación Caribeña de de Estudios del Caribe, de la Unión de Escritores y Artistas del Caribe y de la Unión Hispanoamericana de Escritores. Ha publicado “No soy yo” en edición bilingüe (español y rumano), 2005; “Nueve cuentos para recrear el café” en edición bilingüe (español y francés), 2010; “Escaparate, el caos ordenado del poeta”, en 2011, y “Arreciados por el éxodo” en 2013. Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner: ‘Otro gran fraude electoral en Venezuela’

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Testamento del cautivo

Jorge Olivera Castillo

                  La libertad puede ser una nubecilla de polvo que corre despavorida en busca del horizonte. Un rumor sin consonantes y solitario.

0 comentario Leer más
  Julio Antonio Molinete

Resolución

Julio Antonio Molinete

                  me ocultaré en las aguas sin comulgar la hostia de cada día      (un rostro en la pared      dos orejas en

0 comentario Leer más
  Armando de Armas

La noche del cangrejo

Armando de Armas

Acabo de descubrir en el muro de Facebook de Norma Gálvez Rey la foto del monumento al cangrejo en Caibarién, símbolo de esa ciudad. Una madrugada amanecí bajo ese cangrejo

2 comentarios Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami