Neo Club Press Miami FL

La trata africana comparativamente

La trata africana comparativamente

enero 18
04:45 2013

grabado esclavitudSin dudas, en el entresijo de leyes que constituían el hispano Código de Indias, y la influencia que tuvieron en las vastas posesiones portuguesas de América, pese a la enorme explotación que sufrieron se conformó el espacio suficiente para que los desarraigados africanos pudieran conservar buena parte de su cultura y pasado. Comparativamente al Asia, en las colonias españolas y portuguesas el esclavo africano halló un espacio de libertad mediante la manumisión que, aunque diminuto en relación a la masa esclava de sus congéneres, no fue despreciable y sin dudas mucho mayor que en Asia.

En América los hombres que lograron manumitirse, a diferencia de su continente de origen, lograron vivir y procrear en un medio que garantizó esa libertad obtenida. Como hecho probatorio de esta aseveración, al estallido de la primera guerra de independencia cubana en 1868 la población negra libre de la isla era más del 40% del total de las personas de esa raza, y al concluir la Guerra de los Diez Años, era el 57%.  Y por su lado en Brasil, donde fuera a parar el 40% de los esclavos traídos a América y pese a ser uno de los últimos en el continente en proclamar el fin de la esclavitud, en 1818 los mulatos y negros libres ya eran una parte considerable del total poblacional.

Y no parece haber sido una tendencia única del mundo ibérico. A pesar de no poseer un sistema integrador de los negros en la sociedad, en Estados Unidos, con una población negra esclava de unos  3, 2 millones en la década de 1850, alrededor de 500, 000, o sea, la sexta parte, eran hombres libres.

Sin dudas, la Trata Africana es uno de los pasajes más horrendos de la historia moderna, donde los africanos fueron el grupo étnico al que durante por más tiempo la esclavitud arrancó el mayor número de miembros. En buena parte de nuestro continente las colonias que dieron origen a nuestras presentes sociedades no se hubieran podido desarrollar sin el forzado sacrifico explotador al que se vieron sometidos estos ancestros. El azúcar, el café, el tabaco, el algodón, fueron sus sólidas bases, teñidas con el sufrimiento, la sangre y el silencio mortal de muchas generaciones. Sin ellos, sin su sacrificio, no se hubiera podido alcanzar el progreso que desarrolló a la primera gran potencia mundial, los Estados Unidos.

Pero su historia de despojo, de desarraigo y crueldad no fue un hecho solitario. Ni transcurrió como un proceso explotador único de los tiempos modernos, ni excluyó a los de su grupo étnico entre los que se beneficiaron de la esclavitud de sus propios hermanos o de otras razas. Es bueno tenerlo presente a la hora de valorar con justeza la Historia, donde buscar un gran culpable, pese al empeño de los hombres, continúa siendo un ejercicio quimérico.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba»

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

¿Por qué enterraron vivo a Severo Sarduy?

José Hugo Fernández

  Parece que el documental Severo secreto, exhibido hace pocos días en La Habana, durante la Muestra de Cine Joven, se ha propuesto resucitar a Severo Sarduy para las nuevas

0 comentario Leer más
  Waldo González López

Ismael Sambra: Sin sombra

Waldo González López

  Conocí a Ismael Sambra décadas atras en la bella y caribeña Santiago de Cuba (donde naciera en 1947), cantada por grandes poetas como Rafaela Chacón Nardi, quien, por la

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami