Neo Club Press Miami FL

La unión del exilio cubano y los retos del futuro

La unión del exilio cubano y los retos del futuro

abril 11
20:15 2011

1-juanpablo_y_pinochetTareas hercúleas del exilio cubano en el improbable caso de que el sentido común se imponga:

a) Crear una plataforma única que agrupe a las diferentes fuerzas, internas y externas, como primer paso para integrar un frente común con posibilidades reales de acceder al poder

A la comunidad en el exilio y la oposición interna cubana les vendría muy bien estudiar el caso de Chile.

Cuando Pinochet cedió finalmente a las presiones internas y externas, el llamado a elecciones encontró a la oposición divida en incontables facciones. Tras años de dictadura, las posibilidades de que una de estas accediera al poder eran ínfimas, por lo que las esperanzas de alcanzar la democracia estaban reducidas al mínimo, más aun si se tiene en cuenta que el vetusto General gozaba de amplia popularidad.

Finalmente, la oposición puso las diferencias a un lado y venció al General por un estrechísimo margen. En apenas veinte años, tras el sofocón electoral, Chile ha pasado a liderar Latinoamérica en casi cada uno de los factores que más influyen en el desarrollo socio-económico de las naciones.

En nuestro caso, la oposición tiene la gran suerte de que a Fidel Castro no se le ha ocurrido llamar a elecciones libres. Si lo hiciese, no hay la más remota posibilidad de un triunfo opositor por más garantías que existan, y el castrismo se alzaría con una victoria aplastante.

La única manera posible y real de evitar el desastre social y político que unas supuestas elecciones a destiempo pueden ocasionar, es comenzar por aunar fuerzas que se enfoquen en las coincidencias, no las diferencias. La alternativa, o sea, el egocentrismo y el egoísmo típico de un protagonismo raquítico y absurdo, es una receta segura para la debacle.

Si la unión de las fuerzas internas no se logra, ¡por más que el exilio se una no habría a quien apoyar!

b) Crear mecanismos de control que impidan el desvío de recursos y/o la asistencia económica del gobierno de los EE.UU. y los propios exiliados

Predicar con el ejemplo es la mejor manera de hacer.

Al lograr la integración de las fuerzas en el exilio y establecer mecanismos de transparencia fiscal, crearemos una base sólida que nos permita exigir a la oposición interna más unidad y responsabilidad y estaremos creando un precedente para la formación de un futuro gobierno post castrista transparente y limpio.

Por regla general, podremos estar de acuerdo o no en que el llamado de Oswaldo Payá al plebiscito y el Dr. Biscet proponiendo que la disidencia interna guíe el proceso hacia la transición, son ideas apresuradas y un tanto ingenuas; pero en lo que sí habremos de coincidir es en que son objetivos similares y completamente afines.

Lo anterior pone en claro que la desunión de las diferentes fuerzas no es resultado de la disimilitud de metas y objetivos. En general, las coincidencias son muchas más que las diferencias.

El problema de la dispersión está determinado, entonces, por otros factores. Indiscutiblemente, uno de ellos es la absurda necesidad de protagonismo y el egocentrismo de las figuras de cabecera, a las cuales habría que recordarles constantemente el caso de Chile.

c) Trabajar en conjunto con la oposición interna en la confección de un futuro programa de gobierno

Los Diez Puntos del Dr. Biscet y el Proyecto Varela de Payá pueden ser puntos de partida, pero esperar a que las tan deseadas elecciones libres estén a la vuelta de la esquina para comenzar a improvisar un proyecto de gobierno, puede ser un error mortal.

d) Pedir el levantamiento total e inmediato del embargo.

Exigir el levantamiento del embargo mostraría al pueblo de Cuba que el exilio está realmente interesado en el bienestar de la nación. Al mismo tiempo, daría al exilio el prestigio que necesita para ser escuchado en una escena internacional abrumadoramente en contra del embargo.

Excepto para los intereses muy particulares de algunos sectores del exilio tradicional, no es un secreto para nadie que la política de embargo ha sido un fracaso total, a no ser que alguien considere como éxito la miseria en la que vive el pueblo cubano.

Las razones por las cuales el embargo no funciona son harto conocidas. No obstante, lo más enajenante de tal política es el hecho de que nunca ha logrado, tan siquiera, disminuir un ápice el poder de Fidel Castro, mientras el pueblo cubano se hunde en una escasez asfixiante de valores sociales y morales.

El embargo ha sido y es un sucio negocio que sirve a ciertos intereses, entre ellos los del propio Fidel Castro. Por una parte, las restricciones al comercio han dado a los Castro cincuenta y dos años de excusas para mantener a todo un pueblo en la más completa ignorancia; por la otra, los constantes ataques e intentos por desprestigiar a Cuba dentro de la comunidad internacional han logrado muy poco, a no ser desprestigiar al exilio mismo.

Las limitaciones a la transferencia de tecnología quizá impidan que Cuba alcance niveles de desarrollo a la altura de Europa y los EE.UU., pero la tan cacareada “asfixia económica” del régimen como “objetivo” fundamental del embargo jamás será lograda mientras los propulsores de tal política continúen apoyándola desde las blancas arenas de Varadero y los “benefactores” del pueblo se desgañiten exigiendo flexibilidad en el envío de remesas.

El embargo es total y absoluto o no es embargo. Por tanto, va siendo hora de poner fin a tan cínica actitud.

e) Logrado todo lo anterior, desarrollar una intensa campaña internacional que recabe el apoyo de organismos, organizaciones y gobiernos por igual.

Andar por el mundo pregonando la miseria que sufre el pueblo cubano no va a lograr convencer a muchos. Tal argumento enfrenta el obstáculo insalvable que representan la miseria crítica y la hambruna de África, Asia y Latinoamérica.

Ahora bien, lo que no logra la miseria lo puede lograr perfectamente un proyecto cívico que predique las ansias de libertad política y social de todo un pueblo, siempre y cuando tal proyecto sea un ejemplo de consistencia, unidad, responsabilidad, transparencia y seriedad.

Como nota final, vale apuntar que el Congreso del Partido Comunista puede ser una caja de Pandora para la que no estamos preparados.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami