Neo Club Press Miami FL

La victoria pírrica del Ma(s)duro

La victoria pírrica del Ma(s)duro

abril 19
14:57 2013

maduro venezuelaEl “Ma(s)duro” en Venezuela quiso ponerse a tono con su ascendiente, su “padre” adoptivo, digámoslo mejor. Pero el chavismo no es Hugo Chávez, porque dentro de todos los errores que cometió el fallecido presidente, y de su fallida doctrina bolivariana sin argumento, enarbolada siempre como una especie de teorética del “Socialismo del Siglo XXI”, le podemos dar el beneficio de la duda como líder populista. Indudablemente Chávez tenía un carisma, y muy posiblemente creía en su propio mesianismo. Pero esta es otra historia, para otro análisis.

Aquí se trata de poner una mirada breve y concisa sobre lo que ha demostrado ser  Nicolás Maduro como hijo putativo. Es decir, este breve perfil crítico trata sobre Maduro, sobre el discurso incendiario durante su campaña y antes de su campaña, sobre su infusión de palabras al estilo castrista, una retórica de bravuconadas, de exclamaciones barrioteras y promesas que no se podían (ni pueden) sustentar desde hace unos cuantos años, desde que se instauró el chavismo en Venezuela. Un discurso sanguíneo y emotivo, y más que emotivo: apasionado, y más que apasionado: exaltado; siempre dejando ver que todo lo que él (Maduro) y sus acólitos han hecho (y harán) es por Chávez, con Chávez y para Chávez; un discurso en el cual la retórica buscaba (busca) la palabra que mejor ofenda y amenace al opositor; una manera de decir en la que se pudiera encontrar siempre  el “mejor” epíteto contra Henrique Capriles o el ya gastado “imperialismo yanqui”. Las palabras de Maduro nunca han logrado argumentar, y mucho menos estructurar coherentemente, un proyecto político que en realidad aspire a sacar al país de la demencia económica, política y social en la que se sumió Venezuela desde que Chávez tomó el  poder.

Maduró se decidió por explotar la emoción de la muerte de Chávez, pero olvidó que existía el antecedente de unos meses en los que él y los más “fieles” seguidores del líder mantuvieron al pueblo venezolano en ascuas sobre la verdadera condición de salud del presidente, sobre el hecho esencial de si Chávez se iba a curar o no, crearon todo un enorme secreto en torno a la enfermedad… ¿con qué objetivo?… Pues, simplemente, con la estrategia de ganar tiempo. Y, por supuesto, ganar tiempo para lograr ordenarse, prepararse y mantener el poder a toda costa. Es decir: él y los cercanos (quiero significar: los más importantes del Gobierno y la familia de Chávez) mintieron.

Después del fallecimiento del infatigable creador de enemigos (que también reiteró varias veces que había vencido el cáncer) nunca hubo una respuesta oficial ni un comentario oficial de por qué no habían podido decir la verdad desde un principio, la verdad de cómo involucionaba en su enfermedad el que otrora también fuera un golpista, como cualquier golpista de derecha (en definitiva son lo mismo). Y como nunca han dado respuesta sobre esto, no queda entonces otra opción que la de especular. Pero la especulación y la intuición aquí es como la de un secreto a voces, porque Chávez se estuvo muriendo y se iba a morir, y esto lo sabían ellos, empezando por los Castro; sabían asimismo que se avecinaba una debacle tanto para Venezuela como para la isla. Y la estrategia era ganar tiempo… Ah, pero la gran mayoría del pueblo venezolano no lo sabía y confiaba en que Chávez iba a salir caminando del Fuerte Tiuna, para instalarse de nuevo en Miraflores.

Todo este escenario, en el cual entra la alianza con Cuba, creó desconfianza; muchos (muy probablemente miles y miles) de chavistas del pueblo, de los de a pie, de los que también sufren apagones, escasez de alimentos, violencia feroz y cotidiana, incertidumbre, cansancio político, comenzaron a ver que el camino no iba por ahí; que Chávez fue “auténtico” y tuvo las mejores intenciones, aunque erróneas, pero que Maduro distaba mucho de ser Chávez. Fue lo que hizo que miles y miles de chavistas se decidieran a votar por Henrique Capriles.

Maduro quiso entonces imitar y seguir a su “pajarito” (esto del “pajarito” lo dijo Maduro, no lo digo yo), e intentó convertirse en el más duro de los “históricos” de Chávez… Bueno, también el presidente le había designado a él su sucesor para que, en caso de que muriera, se transformara en el Ma(s)duro y se encargara de hacer cumplir la Constitución; pero como él —Ma(s)duro—, por obra y gracia de Chávez-zunzún (pudo haber sido una especie de colibrí cubano), se metamorfoseó en el ”más duro” (claro, esto no lo pensó conscientemente, pero sí se lo imaginó inconscientemente), pues se creyó otro destinado más, otro salvador de la patria.

Su victoria, por tanto, es entre comillas (pues no va a poder demostrar nada de lo que le dice a sus simpatizantes que hará), y sus errores después de las elecciones, su tozudez, su “radicalismo” (a lo cubano), su arrogancia de prohibir una manifestación democrática, su no acabar de comprender de que el país está dividido, mitad a mitad, van convirtiendo su triunfo en una “victoria pírrica” y graban su nombre en la Historia con el adjetivo de ilegítimo. 

http://palabrabierta.com/

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami