Neo Club Press Miami FL

La vida es fútbol

La vida es fútbol

La vida es fútbol
Febrero 11
22:15 2015

De todos los deportes, probablemente sea el fútbol (soccer) el que traduce más certeramente las dificultades y satisfacciones de vivir en libertad. Es un juego de habilidades y de espacios. A campo traviesa, con la mira puesta en el horizonte, el futbolista va dejando tras sí, o intentando dejar, los numerosos obstáculos que se cruzan entre su carrera y el objetivo de su carrera.

El terreno se abre. La afición ruge desde las gradas. Hombres que brotan como una exhalación a su izquierda o a su derecha, que le persiguen incansables sobre el verde mullido de la cancha, se interponen entre él y la meta. Todo lo que el futbolista anhela es desembarazarse de ellos y conquistar el horizonte –la portería– por su propio esfuerzo. Todo lo que desea es celebrar su libertad.

Así que, ¿quién dijo que un grupo de generales y/o funcionarios debe decidir por él cuándo puede conectarse a Netflix, viajar a la capital de su propio país, disfrutar de un teléfono móvil o un microondas? ¿Qué fuerza sobrenatural otorgó a dicho grupo la potestad de disponer de su vida y propiedades, de su presente y de su futuro? ¿Desde cuándo dos hermanos a quienes ni siquiera conoce personalmente, uno alcohólico y otro moribundo, son más importantes que su familia, que el porvenir de sus hijos? ¿Desde cuándo la patria es una ideología, o un partido, o una revolución o una utopía colectivista?

Hay cosas más trascendentes, y terrenales, de las que ocuparse. Asuntos que no cabe dejar para mañana, en manos de gente obcecada e insensible, porque la vida es fútbol. Una carrera a campo traviesa. Obstáculos que se interponen, pero que con imaginación y persistencia pueden superarse. Espacios que se abren paulatinamente, a medida que se avanza en el propósito. Una piedra atravesada –o muchas piedras atravesadas– en el camino. Una celebración. Ciertas audacias. Un horizonte que conquistar.

Que se queden hablando de pelota.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami