Neo Club Press Miami FL

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

 Lo último
  • La vida íntima y disfuncional de la familia Marx El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el...
  • El discurso tanático de Félix Anesio   Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde...
  • José Martí y los niños En 1989 andaba José Martí enfebrecido por un empeño nuevo: hablarles a los niños. A él se le re-subía la ternura, que era la forma externa de su alma, cuando...
  • Cuatro tristes cubanos y un libro feliz Mi casa es breve, solo está en mis ojos. Pero es de noche, soy patria, estoy cansado― y no encuentro mis ojos por ninguna parte. (La guerra de los dioses,...
  • Cristo en Navidad En los observatorios astronómicos chinos se anotó esa noche un raro fenómeno en la esfera celeste. Los hombres de ciencia, los técnicos, se limitaron a inscribir en sus tablillas el...

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx
mayo 07
23:22 2018

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania.

No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el siglo XX se han encargado de desmentir las hipótesis de este personaje minuciosamente equivocado.

Voy a hablar de la familia disfuncional de Marx, pero antes es necesario trazar, aunque sea someramente, el inventario de falsedades expresadas por Marx.

No era verdad que los obreros industriales estaban destinados a hacer la revolución en el mundo y serían el permanente motor de los cambios sociales.

No era verdad el materialismo dialéctico.

No era verdad el materialismo histórico.

No era verdad que al cambiar las relaciones de propiedad surgiría un hombre nuevo, una sociedad nueva y definitiva, bondadosa y solidaria, fundada en la buena voluntad de las personas, en la que ni las leyes ni los jueces serían necesarios.

   (Transcripción del audio)

No era verdad que en una primera fase todos aportarían de acuerdo con sus capacidades, pero tras la llegada del comunismo los seres humanos recibirían su recompensa de acuerdo con sus necesidades.

Lo único que quedó de aquella cháchara utópica, disfrazada de teoría científica, fueron 100 millones de cadáveres, una veintena de países tiranizados, el recuerdo terrible del Gulag, y unos errores conceptuales que lastraron el pensamiento académico durante más de un siglo.

¿Cómo eran Marx y su familia? Ese tema íntimo me interesa mucho, al extremo de que escribo una novela sobre el yerno cubano de Marx, el médico Paul Lafargue.

Marx tuvo cuatro hijos que sobrevivieron a la edad adulta. Tres mujeres: Jenny, Laura y Eleonor. La madre fue Jenny von Westphalen. Y un cuarto, varón, que nunca reconoció: Friedrich Demuth, tenido con la sirvienta de la casa, Elena Demuth.

Karl Marx le pidió a su amigo y protector Friedrich Engels que reconociera al niño tenido con la criada para que su mujer no supiera del adulterio o para evitar el escándalo. Todo esto se supo poco antes de la muerte de Engels, cuando llamó a Eleonor, la hija pequeña de Marx, y le contó la truculenta historia.

Friedrich Demuth nunca supo quién fue su padre, pero como era el hijo de la sirvienta de los Marx, ni siquiera le permitían sentarse a la mesa.

De las tres hijas de Marx, dos se suicidaron. Eleonor y Laura.

Laura se mató en compañía de su marido Paul Lafargue, quien le puso una inyección de Ácido Cianhídrico y luego se inoculó el veneno él mismo.

Eleonor se mató por un desengaño amoroso, pero torturada por episodios sexuales juveniles que no supo o no pudo encajar.

Un gran escritor venezolano. Ibsen Martínez, escribió una magnífica novela sobre la posible relación incestuosa entre Karl Marx y su hija menor, aunque la alusión que hizo Eleonor en la vida real a un primer encuentro íntimo con un socialista importante, pudiera tratarse de Engels. La novela se titula: El señor Marx no está en casa. 

En todo caso, hace dos siglos que nació Marx y todavía provoca reacciones apasionadas. Eso se agradece.

http://www.elblogdemontaner.com/

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Carlos Alberto Montaner

La vida íntima y disfuncional de la familia Marx

Carlos Alberto Montaner

El 5 de mayo, el sábado pasado, se cumplieron 200 años del nacimiento de Carlos Marx en Tréveris, Alemania. No voy a hablar sólo del marxismo. La realidad y el

Leer más
  José Gabriel Barrenechea

Cháchara de muertos

José Gabriel Barrenechea

Es sábado en la noche. Mi esposa me ha arrastrado aquí, de visita a casa de una amiga suya. Ellas dos, que ya se acercan o han llegado a los

Leer más
  Otilio Carvajal

El discurso tanático de Félix Anesio

Otilio Carvajal

  Hoy bebo una taza de café amargo en un lugar ajeno que se llama exilio[1] El uso manifiesto de lo tanático es muy frecuente en la poesía cubana desde

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami