Neo Club Press Miami FL

La Yihad

La Yihad

La Yihad
marzo 02
01:37 2015

Los grandes teóricos del Islam aceptan a la yihad en su versión de obligación universal para desatar la guerra santa y la violencia: Malik, Abu Zayd el-Qairawani, Taqi al Din Ibn Taymiyya, Abou Yusuf Yacoub, Abu Abdulá Bokhari y Abul Hussein Muslim, Abu Al-Hasan Al-Mawardi (Alboacén). En especial Ibn Taymiyya, que trató de establecer la yihad como uno de los pilares del Islam. “La ley prohíbe matar a ciertas categorías en la guerra contra los infieles: menores, dementes, hermafroditas y mujeres (…) pero se puede matar legalmente a monjes (no recluidos), mercenarios al servicio de los infieles, viejos y débiles, etcétera”, escribe Sharaf al-Nawawi.

La designación de una yihad espiritual no está confirmada en algún Jadit del propio Mahoma, o de las escuelas jurídicas islámicas, o del Corán, el cual está saturado del término yihad con sentido de batalla. Asimismo, el Corán describe al Profeta encabezando “guerras santas” y sus seguidores otras 38 operaciones bélicas. Estas acciones son descritas por el Corán como el “camino de Alá” (Yihad fi sabill’Alá). “No son ustedes quienes los mataron, sino es Alá quién los mató (…) y esto para probar a los creyentes con una bella prueba de su parte”.

El islamismo fundamentalista es una amenaza a las raíces laico-racionales y judeo-cristianas de la civilidad occidental. La historia, para el cristianismo, es una relación personal del humano con Dios, en la cual la libertad de creencia está garantizada. El Islam combate al cristianismo por considerarlo una falsificación del verbo de Dios. El Dios coránico se define como “acción” y se comunica cuando comanda al creyente.

Si en el Islam la violencia es esencia purificadora de Alá para usarla contra los impenitentes e ingratos que no quieren redimirse, entonces, de esta matriz del “soldado de la fe” presto a fustigar los pueblos infieles y resarcir la honra de Alá es que se origina la yihad, que en plural, moudjahid, bautiza a sus actuales combatientes: “la característica totalitaria del Islam no es más aparente que en el concepto de yihad, la guerra santa, que tiene como objetivo final conquistar el mundo entero y someterlo a la única verdadera religión, a la ley de Alá”.

En la Sura de la retractación, o aleya de la espada, el Corán establece el punto central para los radicales islamitas: “Y cuando hayan pasado los meses inviolables, matad a los asociadores donde quiera que los halléis. Capturadlos, sitiadlos y tendedles toda clase de emboscadas”. “Combatid contra aquellos, de los que recibieron el Libro, que no crean en Alá ni en el último día, que no hagan ilícito lo que Alá y su Mensajero han hecho ilícito y no sigan la verdadera práctica de la adoración”.

En estos suras coránicos se fija el deber del fiel para combatir a los infieles mediante la yihad, y así imponer el credo. Incluso, el biógrafo del Islam, Al Bukhari, lo reflejó en sus obras. Será mucho más tarde que al término yihad se le atribuyó una interpretación adicional, como esfuerzo o lucha espiritual, además de guerra. Es precisamente la actitud y el proceder guerrero de Mahoma lo que concede legitimidad a la yihad contemporánea.

El jeque Manna K. Al-Qubtan, profesor de Derecho Islámico de Riad, indica que “básicamente, el mando de los no-musulmanes sobre los musulmanes no es lícito, porque Dios Todopoderoso dijo: ‘Alá no permitirá que los infieles tengan autoridad sobre los creyentes’. Porque Dios ha elevado a los musulmanes al rango superior y ha decretado de antemano para ellos el poder, en virtud del texto coránico en el que Dios Todopoderoso dijo: “Pero el poder pertenece a Alá, a Su Enviado y a los creyentes”.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Juan F. Benemelis

Juan F. Benemelis

Juan Benemelis (Manzanillo, 1942). Diplomático, historiador y ensayista. Ha publicado más de una veintena de libros centrados en diversas temáticas, que van de lo científico a lo histórico. Entre ellos, "Las guerras secretas de Fidel Castro", "Castro: subversión y terrorismo en África", "Paradigmas y fronteras. Al caos con la lógica", "De lo finito a lo infinito", "El Corán y el Profeta", "Islam y terrorismo" y "La memoria y el olvido". Reside en las afueras de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más