Neo Club Press Miami FL

Lady Gaga contra los masajistas de Rihanna

Lady Gaga contra los masajistas de Rihanna

mayo 09
17:43 2012

1-0_arihanna-saturday-night-live-2012¿Y si Rihanna había enviado sus masajistas contra John Travolta con el oscuro propósito de ponerla a ella, Lady Gaga, en ridículo? ¿Y si toda aquella comedia del actor manipulando genitales en hoteles de Atlanta y Beverly Hills no respondía más que a los maquiavélicos designios de la competencia? A su lado, Taylor Kinney se frotó los ojos legañosos. Era la enésima vez que Gaga lo sacaba a la fuerza de sus sueños, mientras bebía de la garganta de una de sus víctimas. Frente a él, el sable samurái de la Mother Monster brillaba desafiante a la luz de la luna, como el cuerno plateado de la abundancia.

¿Pero qué relación puede haber entre la demanda contra Travolta y las maquinaciones de Rihanna?, intentó establecer Kinney. Mas ella, Lady Gaga, no tenía paz consigo misma. Saltó en el aire pegando sablazos a trocha y mocha, una flecha esgrimista lanzándose a fondo en tajos amplios y pendulares, como una sierra hidráulica chirriando sobre sus goznes. Desde que la revista Time incurriera en el incalificable error de incluir a la barbadense entre las 100 personalidades más influyentes de mundo en 2012, ignorándola nada menos que a ella, la voz de “Bad Romance”, nada había vuelto a ser lo que era. Y ahora la jugada de los masajistas, furiosamente bisexuales, explicaba colateralmente las laberínticas declaraciones de Rihanna en Twitter (pensaba Gaga): “Belleza es grande, sumisa es mucho mejor. Puta quien es sumisa y también capitán del barco. Honesta #notieneprecio #casateconmigo”.

Antes “Saturday Night Fever” y ahora “Saturday Night Live”. La conexión era evidente y el mensaje subliminal se caía de la mata. Y si Travolta andaba desarmado resultaba justificable: a fin de cuentas sus tiempos de gloria eran ya agua pasada. En cambio el peligro la acechaba más que nunca a ella, Lady Gaga, y la embestida de los masajistas sobre el actor constituía, sin duda, una burda maniobra de despiste. La Mother Monster pegó un último sablazo transversal, cortando en dos un melón amarillo que su asistente había depositado en bandeja de plata junto a Taylor Kinney, a un costado de su cama, y sonrió enigmáticamente. Esta vez Rihanna no iba a salirse con la suya.

Tomado de la novela inédita “Las aventuras de Lady Gaga”

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Simposio Cuba 1902-1958: Una gran república:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Alexis Rosendo Fernández

Ojo de gacela trunca

Alexis Rosendo Fernández

                    Ojo de gacela trunca: En mi ausencia –celoso león, rondo las alas que presagian el inevitable otoño: –Sin duda, abordemos

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Esas cosas pequeñas, pequeñitas

Nilo Julián González

                    1 Esas cosas pequeñas pequeñitas que van nombrando a cada lado de la vida el temblor y el palpitar de

0 comentario Leer más
  Carlos Alberto Montaner

José Martí, arte y estética

Carlos Alberto Montaner

La voluntad ética de José Martí afectó su temperamento artístico. La zona más revisada de su pensamiento es, precisamente, la que determina su concepción artística. No voy, por lo tanto,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami