Neo Club Press Miami FL

Las esperanzas de Pablito

 Lo último
  • El azar y la dicha   La suerte es loca y a cualquiera le toca. Y al que le tocó le tocó, como a la hermana menos agraciada del cuento, que sobrevivió a la epidemia....
  • Dialogar, un arte y una virtud   Muchas veces es el hábito de seguir el impulso de nuestras pasiones el que impide una buena comunicación. Yo blasfemaba todo el día, muchas veces a viva voz y...
  • Retrato de la revolución cubana   La foto que encabeza esta nota es reveladora. Retrata a cabalidad, personaje por personaje, la verdadera esencia de la llamada “revolución cubana”. A la extrema derecha, aparece Eloy Gutiérrez...
  • Del Islam y la libertad religiosa   Seamos claros: el Islam no es una religión sino un complejo sistema político, económico y social que utiliza a la religión para introducirse en los países desde la mente...
  • Trump, ni para alcalde de Hialeah   Por sus deficiencias educativas y culturales –especialmente por su desconocimiento de la historia y su mala comprensión de la economía–, por su horrible y repetitivo vocabulario, por su carencia...

Las esperanzas de Pablito

Las esperanzas de Pablito
octubre 24
10:37 2015

 

Pablo Milanés se nos pone crítico. Afirma que al pueblo cubano solo le queda la esperanza. La esperanza, que es lo último que se pierde, como siempre se ha dicho. O sea, la esperanza en un futuro hipotético que en Cuba siempre es un retroceso al pretérito imperfecto. ¿Será que el cantautor está forzando una traslación a la situación cubana del mito de la caja de Pandora (recordemos que lo único que quedó dentro al cerrarse el cofre, luego de esparcirse todos los males, fue precisamente la esperanza)? No lo creo.

Tampoco parece que el cantautor se base en datos demoscópicos fiables cuando aventura un porcentaje exacto (que en realidad es un ‘guesstimate’, es decir, un estimado al voleo) y nos asegura que el 95 % de los cubanos solo tiene esperanzas en el futuro. Pues yo diría que ni eso, a no ser que se refiera a la ilusión de largarse de la Isla y realizar sus sueños y anhelos en Estados Unidos, bien sea en una balsa, atravesando Centroamérica y México o, los más dichosos, ganándose la lotería en el bombo de visas. Y pa’ la Yuma, asere.

Esperanzas hubo, y no muchas, en los 70 y parte de los 80, pero desde fines de esa década y cundiendo en la siguiente, en los duros años 90, los carteles felices de Robainita se leían al revés, en clave dantesca, con el subtexto de la conocida inscripción del infierno: “Lasciate ogni speranza…” (perded toda esperanza), pero cambiando lo demás: vosotros que estáis dentro.

A la esperanza la pintan verde y se la comió una vaca famélica del periodo especial. Fue remplazada por otra de las tres virtudes teologales: la fe. Y no me refiero al chiste con los familiares en el exterior (aunque también); hablo de la vuelta a la iglesia de muchos y la entrada al templo por primera vez de otros tantos. Actualmente, creo que de eso va quedando muy poco. La reciente visita del Papa a Cuba ha sido el puntillazo. Y, por otro lado, las ilusiones despertadas por el deshielo de Obama me da la impresión de que se están volviendo a congelar.

Aquel es un pueblo descreído y desesperanzado, sin fe ni esperanzas en el futuro de su país y con la poca caridad de quien no tiene ni para un desayuno decente. O sea.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más
  Otilio Carvajal

Desintegración de la fe

Otilio Carvajal

para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami