Neo Club Press Miami FL

Las heces de la utopía revolucionaria

 Lo último
  • Degeneración del cubano, el mal mayor del castrismo El mayor daño hecho por los Castro a la nación cubana sin dudas es, sí, de carácter antropológico. No digo algo nuevo. Me descubrí coincidiendo con quienes comenzaron a decir...
  • Sobre el ente mamertiano   El lúcido amigo Ulises Fidalgo Prieto me ha pedido que defina filosóficamente al ente mamertiano. Bien, había escrito brevemente algo al respecto, disperso por ahí por las autopistas y...
  • Del nacionalismo y la pureza cultural en Cuba   La pureza cultural no existe. O al menos no existe en la mayoría de las regiones del mundo, y esa inexistencia ni siquiera forma parte de un fenómeno moderno,...
  • Cuando Cuba reía   Tras la caída del socialismo real en los países de Europa y el llamado desmoronamiento de la Unión Soviética, apareció el mágico y triste concepto con que bautizaron nuestra...
  • La educación en Cuba es un desastre   Hay muchos, especialmente en América Latina, que elogian hasta el delirio el sistema educativo de la Isla y la ven como un modelo para sus países. Se supone que...

Las heces de la utopía revolucionaria

Las heces de la utopía revolucionaria
Diciembre 17
16:08 2016

 

La mayoría de los habaneros parece coincidir en el criterio de que nunca antes se vieron tantos adolescentes, jóvenes y hasta niños enajenados en las calles de la ciudad. Ello no significa necesariamente que ahora la situación esté peor que en décadas anteriores. Tampoco tiene que significar sin más una señal del modo en que la Isla se despide del edulcorado modelo “socialista”, para presentarse, sin afeites, tal y como nunca dejó de ser: una republiqueta subdesarrollada y tiranizada. Lo que más bien significa, creo yo, es que continúa fructificando el mal que en mala hora sembramos hace más de medio siglo.

Son las heces de la utopía revolucionaria. Frutos del alcoholismo, los hogares disfuncionales, las guerras en suelo ajeno, la zozobra, la desnutrición, el chasco.

La gente les llama loquitos, entre despectiva e indulgentemente. A cualquier hora del día o de la noche, zapatean las calles de La Habana, buceando en los basureros, acopiando desperdicios, o asumiendo cualquier encomienda (limpiar parabrisas, hacer mandados, cargar y transportar objetos, o ensayar payasadas de locos, las que se les pida), con tal de llevarse a la boca algún mendrugo.

No hay una sola calle céntrica u otro lugar de concurrencia en que no se impongan a la vista, recordándonos que no somos tan inocentes como nos conviene creer, de cara a la debacle que condenó su existencia desde el germen.

Más y menos dementes, más y menos agresivos o confianzudos o retraídos, más y menos abandonados por sus familiares, eludidos por la sociedad, desprotegidos por las instituciones oficiales, los loquitos son víctimas por igual de la encrucijada económica y del laberinto espiritual en los que nos embarcó el fidelismo.

Chupi, el galán de la calle Rayo

Chupi, el galán de la calle Rayo

Entre Chupi, el autodenominado Galán de la calle Rayo (hoy ya en la treintena, pero que desde niño anda y desanda por el barrio chino, alimentándose con sobras de los restaurantes), y El Mosca, enajenado total que malvive en las aceras de la calle Zanja, discurre una historia de frustración, miseria y desamparo que, aceptémoslo o no, es parte de la historia personal de cada habanero, con la que todos estamos comprometidos, aunque no sea más que por aquello de que tanta culpa tiene quien mata a la vaca como quien le aguanta la pata.

En ningún otro caso encaja tan puntualmente como en el nuestro aquel diagnóstico de la célebre politóloga alemana Hannah Arendt, según la cual el primer causante de las desgracias humanas no es el embate irracional de los políticos y los poderosos, sino la banal indiferencia y la impotencia gregaria de las masas.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó como periodista para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Tiene 16 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami