Neo Club Press Miami FL

Las tertulias literarias de Luis de la Paz

Las tertulias literarias de Luis de la Paz

Las tertulias literarias de Luis de la Paz
marzo 23
23:24 2014

Cuando uno mira a los escritores participantes en las tertulias literarias de Domingo Del Monte, primero en Matanzas y luego en La Habana en la década del treinta del siglo XIX, piensa que en ellas sólo se reunía la crema y nata de la intelectualidad cubana. Sin embargo, cuando estas reuniones comenzaron la mayoría de los poetas, dramaturgos, músicos y escritores que asistían aún no contaba con una sólida y significativa obra. Y es que en el ánimo de Del Monte estaba aglutinar, unificar y promover la cultura cubana frente a un gobierno tan represivo y miserable como el de Tacón.

Ese mismo espíritu lo respiré en la tertulia literaria a la que fui invitado por Luis de la Paz, la cual lleva en el aire un poco más de un año, celebrándose el tercer viernes de cada mes en el extraordinario caserón que ocupa el Miami Hispanic Cultural Arts Center, dirigido por el señor Pedro Pablo Peña, quien ha hecho una asombrosa labor de restauración del inmueble, conservando la arquitectura original del palacete construido en 1912 a orillas del río Miami.

Del Monte en el Palacio de Aldama y Luis en la sede del Miami Hispanic Cultural Arts Center tienen en común que no discriminan a los escritores y artistas. No abogan por una cultura elitista, representada sólo por autores premiados o consagrados; ambos tuvieron en mente que a todo hombre hay que darle el derecho a expresarse. Luis me comentaba: “si me dieran a escoger entre promover a un autor premiado y a uno desconocido, apuesto por el segundo pues el primero ya su premio lo promueve”.

Luis de la Paz quiere en su tertulia literaria reunir a toda la intelectualidad cubana que no cuenta como los de Cuba con un gobierno que la apoye. Este gran escritor y amigo me decía: “Los autores de la Isla no son de mi prioridad no porque ellos no sean importantes sino porque tienen toda la promoción del mundo tanto de allá –entiéndase Ministerio de Cultura, la UNEAC y otras organizaciones culturales y políticas— así como de los medios de comunicación de Miami. ¿Y quién da a conocer a esos escritores y artistas del patio que tienen que trabajar en empleos de cualquier tipo para pagar los frijoles y luego sentarse a escribir? ¿Cómo estimular a esos que escriben en el silencio? Solamente lo podemos hacer nosotros los de Miami porque el Ministerio de Cultura de Cuba no tiene ningún interés en dar a conocer a autores exiliados”.

Gracias a tertulias literarias como la Del Monte y la De la Paz la cultura cubana sigue viva a pesar de los dictadores como Tacón y los Castro.

Sobre el autor

Jorge Luis Llópiz

Jorge Luis Llópiz

Jorge Luis Llópiz nació en 1960 en La Habana. En 1995 salió de Cuba rumbo a Estados Unidos y en el año 2000 dio a conocer su primer libro de cuentos, "Juegos de intenciones". Su segundo libro de narrativa corta, "Los papeles de Ventura" (2010), vio la luz diez años después. Otros libros suyos son la novela "Tarareando" (2011) y "El domador de ilusiones" (2013), otro cuaderno de cuentos. Reside en Texas, Estados Unidos.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. william llamaswilliamllb144@gimail.com
    william llamaswilliamllb144@gimail.com noviembre 07, 20:40

    qiero participar de las tertulias mas informe por favor

    Reply to this comment

Escriba un comentario

Libro «Gastón Baquero y Rafael Díaz-Balart sobre racismo y clasismo en Cuba». 17 de diciembre de 2014

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  María Eugenia Caseiro

Donde el mármol se apiada de las islas

María Eugenia Caseiro

                  Donde se pierden los soles y el mármol se apiada de las islas hay cien lunas de pasivas muecas que ejercen

0 comentario Leer más
  T.S. Eliot

Miércoles de ceniza (I)

T.S. Eliot

                  Porque no espero otra vez volver porque no espero porque no espero regresar deseando el don de éste o el ámbito

0 comentario Leer más
  Rebeca Ulloa

El suegro y la nuera

Rebeca Ulloa

  No era mucho lo que le pedía el suegro a su nuera. En realidad, en cualquier lugar del mundo -claro, un lugar normal-, para comer unos tostones, o patacones,

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami