Neo Club Press Miami FL

Las víctimas que el Che Guevara no pudo esconder

Las víctimas que el Che Guevara no pudo esconder

Las víctimas que el Che Guevara no pudo esconder
diciembre 15
18:46 2014

María Werlau desmostró el pasado sábado 13 de diciembre en Miami que la persistencia no tiene límites, en caso que se trate de gente ninguneada por los infolios oficiales. Las víctimas olvidadas del Che Guevara (Archivo Cuba, 2011) es un pequeño filón para entrarnos en medio de listados, testimonios y datos puntuales de las primeras víctimas del Che en suelo cubano.

El primer Festival Independiente del Arte y la Literatura en Miami (VISTA), dio la posibilidad de escuchar de voz de la propia Werlau sobre las hasta ahora documentadas 79 personas enviadas a fusilar por orden directa del icónico guerrillero comunista, en el corto periodo que va de enero de 1959 a noviembre de ese año.

El proyecto investigativo que lleva a cabo Archivo Cuba ha logrado documentar al menos 1.118 fusilamientos en toda la isla entre 1957, cuando ya el aparato del Ejército Rebelde hacía cumplir su disciplina, y diciembre de 1960. De estas muertes muchas están relacionadas con el rosarino.

Pero las razones, los detalles del proceder, así como cavilaciones del propio Guevara han sido alcanzados con los años por la mano acuciosa de la Werlau. Una de las referencias más notorias es la confesión de Carlos Franqui, testigo de una plática de Ernesto Guevara en unas tenebrosas oficinas en La Habana de 1962: “… Hemos encarcelado a mucha gente sin saber con seguridad si eran culpables. En la Sierra Maestra, fusilamos a mucha gente sin saber si eran totalmente culpables. A veces, la revolución no puede detenerse a conducir una investigación, tiene la obligación de triunfar”.

Los muertos sí tienen nombre

La pesquisa sobre el camino de terror del guerrillero argentino no va a las víctimas de las escaramuzas africanas o en Latinoamérica, adonde llevó a jóvenes a morir y a matar, recordemos la condición de “una fría máquina de matar”. La cifra exacta no se sabrá nunca, pero su espíritu aventurero lo llevó a derramar sangre en el Congo y Bolivia, en donde otros estudiosos han hundido sus herramientas para sacar a flote el rostro verdadero de aquellas víctimas.

Joaquín Gálvez, Lincoln Díaz-Balart, Armando de Armas y Rafael Díaz-Balart poco antes de ingresar a la conferencia

Joaquín Gálvez, Lincoln Díaz-Balart, Armando de Armas y Rafael Díaz-Balart poco antes de ingresar a la conferencia

Vista parcial del evento

Vista parcial del evento

Carlos Alberto Montaner, María Werlau, Luis Domínguez y Bernardo Jurado

Carlos Alberto Montaner, María Werlau, Luis Domínguez y Bernardo Jurado

El salón abarrotado durante la conferencia de María Werlau, en el Festival VISTA celebrado en el Miami Hispanic Cultural Art Center

El salón abarrotado durante la conferencia de María Werlau, en el Festival VISTA celebrado en el Miami Hispanic Cultural Art Center

Los muertos tienen rostro, nombre y fecha de nacimiento. La supuesta sed de justicia de quien ha llegado a ser adorado por hordas de ingenuos en el mundo –Guevara– acumula desde desertores del incipiente ejército que subió a las montañas orientales hasta personas inocentes, delatadas por rencillas personales u oficiales del ejército deBatista que contaron con la defensa, incluso, de miembros del entonces Movimiento 26 de Julio.

En uno de los casos reseñados por Werlau en el libro podemos encontrar el siguiente. El joven Ariel Lima Lago, supuestamente comenzó a colaborar con las fuerza del ejército de Batista bajo la amenaza de que le violarían a su madre. Cuando lo capturaron intentando salir del país a principios de 1959, un sacerdote le rogó al asesino de Guevara que le conmutaran la pena de muerte, pero no fue posible. En el máximo de crueldad, los familiares han contado que el Che le dijo a la madre de Ariel un día que se fuera a casa, pues le habían perdonado, y al día siguiente se enteraron por la prensa que Lima Lago había sido fusilado en los fosos de La Cabaña bajo las órdenes de Guevara de la Serna.

————————————

Para leer el artículo completo, clic en Martí Noticias

Sobre el autor

Luis Felipe Rojas

Luis Felipe Rojas

Luis Felipe Rojas (San Germán, 1971). Escritor, periodista y realizador audiovisual. Gestor de contenidos multimedia y fotógrafo free lancer. Edita el blog Cruzar las Alambradas desde el año 2009. Ha publicado los poemarios “Secretos del monje Louis” (2001), “Cantos del malvivir” (2004), “Anverso de la bestia amada” (2005) y, con Neo Club Ediciones, “Para dar de comer al perro de pelea” (2013). Actualmente reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más