Neo Club Press Miami FL

Lecturas de Alexis Romay

Lecturas de Alexis Romay

junio 10
14:21 2012

1-0_alexis_rAlexis Romay es autor de la novela Salidas de emergencia (2007), del poemario Los culpables (2010) y de Diversionismo ideológico (2012), un volumen de décimas satíricas. En su tiempo libre ―lo que equivale a cualquier momento fuera de Cuba―, escribe sobre la isla y otras enfermedades tropicales en Belascoaín y Neptuno, que además de ser su blog es una entrañable esquina habanera.

Kiko Arocha. ¿Qué libro estás leyendo ahora?

Alexis Romay. Tengo la (buena o mala) costumbre de leer varias cosas a la vez. Por estos días, en dependencia de mi estado de ánimo, alterno la lectura de tres libros de no ficción: Guitar Zero, de Gary Marcus; Wild, de Cheryl Strayed; ReMembering Cuba, editado por Andrea O’Reilly Herrera.

KA. ¿Dónde y cuándo acostumbras a leer?

AR. Suelo leer en el tren rumbo al trabajo. Son cuarenta y cinco minutos de quietud, lo que equivale a una hora y media de lectura diaria. Ese trayecto no siempre está dedicado a la lectura de libros: también leo la prensa, respondo mi correo, escribo algo para mi blog. Luego leo en casa. Siempre que puedo.

 

KA. ¿Cómo lees? ¿Subrayas y haces notas en los márgenes?

AR. ¿Cómo leo? De izquierda a derecha, por lo general. Bromas aparte: sí, en libros de papel, subrayo; hago notas en los márgenes y corrijo erratas, incoherencias y pifias de contenido (vicio incorregible de corrector de estilo). En libros electrónicos, hago lo mismo. (Para los libros que no compro a través de las plataformas de Kindle o Nook uso un app llamado GoodReader que permite insertar notas en los documentos). En ambos formatos, papel y digital, también señalo oraciones que me habría gustado escribir.

 

KA. ¿Cuánto lees?

AR. Prefiero no cuantificar mi volumen de lectura. Sería como salir el domingo a jugar fútbol pensando en cuantas calorías voy a quemar durante el partido.

 

KA. ¿Cuál fue el último libro extraordinario que has leído?

AR. Libros buenos he leído varios últimamente. Hubo una época en que me obligaba a terminar todos los libros que empezaba a leer. Pero ya estoy un poco crecido para gastarme ese lujo. A esta altura del partido, solo leo libros que disfruto. Si la lectura no me atrapa de inmediato y me provoca ese placer proverbial, paso la página y salto al próximo libro; que la vida es muy corta y hay mucho por leer. Pero como hablas de libro extraordinario: diría que City of Thieves, de David Benioff. (Al respecto escribí una nota, a modo de reseña, en mi blog).

 

KA. ¿Cuáles son los libros que han tenido mayor impacto en tu vida?

 

AR. Koba el Temible: La risa y los Veinte Millones, de Martin Amis

The Waste Land, de T. S. Eliot

La ignorancia, de Milán Kundera

Life of Pi, de Yann Martel

Vista del amanecer en el trópico, de Guillermo Cabrera Infante

KA. ¿Lees ficción o no ficción? ¿Cuáles son tus géneros favoritos y tus autores favoritos?

AR. Me resulta un poco inusual que en este momento esté leyendo tres libros en inglés y ninguno en español. Hubo una época en que me interesaba mantener un balance equitativo en mis lecturas en ambos idiomas. Evidentemente, ya no es el caso. No sé cuándo fue la transición o si la hubo. Lo otro es que tiendo a leer más ficción en español y más no ficción en inglés. Manías que tiene uno. Pero como indica mi lista de libros predilectos, también leo ficción en inglés y ensayo en español.

No es nada original que te diga que me fascina la obra de Jorge Luis Borges. Pero al menos es verídico. Vargas Llosa es otro que bien baila. (Quizá debí incluir La ciudad y los perros en mi lista de lecturas imprescindibles). Del universo cubano, me quedo con Cabrera Infante, Virgilio Piñera, Carlos Alberto Montaner —no solo sus ensayos: ¡léete La trama!—, la Generación del Mariel (con especial hincapié en Miguel Correa Mujica, Carlos Victoria y, claro, Reinaldo Arenas). También disfruto mucho la obra de Enrique del Risco, Teresa Dovalpage y César Reynel Aguilera. Confieso que estos últimos son mis amigos. Pero no están en esta lista por esa circunstancia, sino a pesar de ella.

Mis preferencias en cuanto a géneros literarios tienden a cambiar. En estos tiempos, opto más por leer cuento, ensayo y poesía —en detrimento de la novela, un género del que además soy cultor— pues la extensión de dichos textos me permite empezar la lectura y terminarla en una sentada. Hace unos días le decía a una amiga que me parecía que estaba incubando otra novela. Así que si voy a lanzarme a escribir una novela, lo más lógico y conveniente es que regrese al género como lector. Esta intención se refleja en mi lista de lecturas venideras…

 

KA. ¿Prefieres reír o llorar cuando lees?

AR. Hay días en que prefiero comer sushi. Hay días en que me decanto por la comida italiana. Pues eso.

 

KA. ¿Prefieres un libro que te entretenga o uno que te enseñe?

AR. No creo que el esparcimiento y la didáctica sean conceptos condenados al divorcio. Da gusto divertirse mientras se aprende. Y aprender mientras uno se divierte. Si esto es verdad en la vida, no veo por qué no ha de ser cierto en la lectura.

KA. ¿Solamente lees libros de editoriales consagradas o te arriesgas a leer libros autopublicados?

AR. Debo admitir que aún soy un poco snob en cuanto a los libros publicados por los propios autores. Esto se debe a que llevo más de una década trabajando en editoriales tradicionales. Aun así, he leído un puñado de libros muy buenos que no han tenido el imprimátur de “editoriales consagradas” o que han sido financiados por los autores.

KA. ¿Cómo escoges el próximo libro que leerás? ¿Vagando por las librerías? ¿Leyendo reseñas? ¿Oyendo recomendaciones de los amigos? ¿Atendiendo a las promociones?

AR. Solo he comprado un libro en mi vida por lo mucho que me atrajo la portada. Hablo de Life of Pi, que ya cité hace un rato. Al sacarla del anaquel me propuse un experimento: comenzar la lectura sin tener idea de qué se trataba la novela. Tenía la sospecha de que era buena por el sello que la acreditaba ganadora del premio Man Booker de aquel año. Y vaya si la lectura me pagó con creces el voto de confianza. El resto de los libros caen en mis manos siguiendo los métodos que describes: vagando por librerías y bibliotecas; leyendo reseñas; escuchando recomendaciones de amigos y colegas de la industria editorial y, en menor medida, prestando atención a las promociones que tanto abundan por ahí.

KA. ¿Cómo compras los libros, en las librerías o a través de la Red?

AR. Hay una librería independiente en mi comunidad que ha tenido la gentileza de coordinar el lanzamiento de mi novela, así como el de mi libro de sonetos. En justa recompensa, la mayoría del material de lectura que compro proviene de esa fuente. Claro, si estoy de viaje y doy con un libro que sé que mi librería local no va a poder conseguir, pues lo compro en el acto. El resto, con mis libreros favoritos, por aquello de que una mano lava a la otra y las dos lavan la cara. Ya que estamos: también compro libros electrónicos.

 

KA. ¿Qué títulos para leer están en tu horizonte?

AR. La mujer del coronel, de Carlos Alberto Montaner

Un hombre en dificultades, de Luis Pensado

The Manual of Detention, de Jedediah Berry

 

KA. ¿Lees libros electrónicos en la pantalla de tu computadora? ¿Compraste un lector de libros electrónico o lo tienes en la mirilla?

AR. Los libros electrónicos los leo en el iPad, compañero de andanzas que no me permitirá que me compre un Nook o un Kindle.

 

KA. En caso de que tengas un lector de libros electrónico como Kindle, Nook o iPad, ¿puedes compartir tu experiencia?

 

AR. El iPad me ha aligerado considerablemente los viajes: ya sea el diario vaivén de la casa al trabajo o las travesías mares allende. Antes viajaba con mi laptop y uno o dos libros, en dependencia de cuánto tiempo iba a estar perdido por esos rumbos. Ahora me llevo el iPad —te juro que no me pagan una comisión por este comercial gratis— y ando al retortero con un artefacto que es, a la vez, una computadora y la biblioteca de Babel con la que soñaba Borges.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Kiko Arocha

Kiko Arocha

Modesto Arocha (Kiko). Nació en La Habana en 1937. Ingeniero en Electrónica y doctor en Ciencias Técnicas. Llegó a Estados Unidos en 1995 y decidió reinventarse como traductor y editor de sitios web y de libros, para lo cual fundó la editorial Alexandria Library (www.alexlib.com) en Miami. Es autor del bestseller "Chistes de Cuba", una antología de chistes populares contra el castrismo que recopiló en la Isla.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. 【14時までのご注文は即日発送】a424/01 6055 64サイズ adidas (アディダス) サングラス kumacross
    【14時までのご注文は即日発送】a424/01 6055 64サイズ adidas (アディダス) サングラス kumacross diciembre 10, 07:39

    I 特定さ | 維持保つウェブログのGoogleのウェブサイト、あなたの初期の記事ののカップルを確認維持まで見事に動作私のMSN 情報へのあなたのRSSフィードを私はちょうど追加 Readerが後であなたから余分な読書への前進の検索では…と、あなたはそれを感じていないだろう

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más
  Juan Carlos Recio

Para desalmar un cadáver

Juan Carlos Recio

                Si no estás dispuesto a perdonar y todo lo que das es sombras cómo pudieras ser el amado cómo irías hasta el

0 comentario Leer más
  Luis Jiménez Hernández

En primera persona

Luis Jiménez Hernández

                no escribo versos en primera persona, ser decadentes es un oficio cruel como el de jugar a ser Dios. Pero hoy escribiré

1 comentario Leer más

Festival Vista Miami