Neo Club Press Miami FL

Leer aguantando la respiración. Exclusivo modelo cubano

 Lo último
  • Razones de Díaz-Canel para traicionar al Mejunje de Silverio Dos son las razones que han llevado al régimen cubano a transar con las iglesias en la retirada del matrimonio igualitario de la propuesta de Nueva Constitución: 1-La necesidad de...
  • Trespatinismo a la carta Escuché que en cierto país del norte de Europa (Dinamarca, creo) se tramita la aprobación de una ley según la cual los hombres tendrían que orinar sentados. Supongo que la...
  • Loas para dirigentes y sones para turistas A esos compositores nuestros, que tan ávidos se han mostrado de cantarle a Fidel, a Raúl… ¿Y a Díaz, por cierto, para cuándo? Aunque sin generalizar, hay sin dudas mucho...
  • El mito de la ancestral laboriosidad del cubano Cuba ha echado su suerte desde 1793 al azúcar, y si bien esa decisión en un inicio lleva a la Isla a convertirse en uno de los lugares más prósperos...
  • ¿Lo peor vendrá después? Los cubanos conocemos lo que significa vivir en el ojo del ciclón. Es el sitio en que nuestra isla ha estado permanentemente en los últimos sesenta años. Falsa calma interior,...

Leer aguantando la respiración. Exclusivo modelo cubano

Leer aguantando la respiración. Exclusivo modelo cubano
septiembre 04
00:19 2018

La costumbre de leer en el baño podría estar más arraigada en Cuba que la de leer propiamente. Son muy pocos los retretes de casas habaneras en los que no encontraremos algún libro dispuesto para la lectura, e incluso abierto o con la página marcada, a la espera de la próxima deposición. Sus lectores (en proporción tal vez mayoritaria) parecen preferir el lugar y las circunstancias aun por encima del libro escogido.

Claro que leer en el baño no es un hábito privativo de los cubanos. Resulta tan antiguo y extendido como el de leer. La exclusividad en nuestro caso parece radicar en dos detalles:

1- Según recientes estimados de las propias instituciones del régimen, el 66,34 por ciento de los universitarios de la Isla sólo lee muy de vez en vez, y por lo general textos relacionados con la especialidad de sus estudios. En cuanto al resto de la población, apenas lee, nada, nunca. Los datos podrían ser benignos, pero aún así son alarmantes. Ahora falta por aclarar cuántos de esos pocos que todavía leen, lo hacen en el baño. Presumo que casi la totalidad, con lo cual podría quedar establecido un récord muy difícil de igualar en el mundo, no en materia de lectura exactamente sino en lo referido a capacidad de resistencia para leer y respirar al mismo tiempo en medio de una atmósfera asfixiante.

2- A la inexistencia casi total de servicios sanitarios para el uso público en Cuba, así como a la pavorosa falta de higiene y el deterioro de hecatombe que presentan los baños de los establecimientos comerciales, las áreas de recreo, las escuelas o los centros hospitalarios, habría que añadir la escasez de agua o de ventilación en los retretes de las casas particulares, así como la falta de complementos higiénicos de elemental necesidad. Y es justo el escenario escogido por nuestros paisanos para convertirse en lectores de competencia. La cuenta fue sacada ya. Si alguien consume veinte minutos cada día leyendo mientras excreta, habrá dedicado, en un año, cinco días íntegros a la lectura.

No es demasiado si se compara con las muy largas horas de audiencia que el rey Luis XIV concedía a diario sentado en su taza de evacuar el vientre, pero sí constituye un tiempo récord, que permite comprender por qué el régimen castrista se llena la boca a la hora de mencionar la invicta vocación de sacrificio y el singular heroísmo de nuestro pueblo.

Lo extraño es que no se le haya ocurrido exportar hacia Latinoamérica esto de leer aguantando la espiración como otro de los exclusivos modelos cubanos creados por el fidelismo.

A propósito, un amigo de La Habana, que viajó por vez primera a Miami hace pocos años, me confesó que su más grata impresión al llegar se la proporcionaron los baños de todos los sitios destinados al servicio público. Ninguna de las muchas atracciones de esta ciudad le gustó tanto como el tan común pormenor de que lo dejaran pasar gratuitamente a los baños de cualquier establecimiento y que éstos siempre estuviesen limpios y olorosos, con agua corriente en abundancia y con todo lo demás como Dios manda.

Supongo que nadie se haya tomado el trabajo de llevar a cabo una encuesta en Miami para establecer cuántos, entre los muchos lectores de inodoro que seguramente se mudaron de Cuba para acá, persisten en la costumbre, favorecidos ahora por el nuevo hábitat.

Si han dejado de leer en el baño al instalarse en Miami, estarán dando prueba de nuestro indomable espíritu de contradicción. Pero si mantienen el hábito, entonces no hay dudas de que son dignos representantes de su pueblo, fieles a su cultura en las malas y en las buenas.

Compartir

Sobre el autor

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández

José Hugo Fernández (La Habana, 1954) es escritor y periodista. Durante la década de los años 80, trabajó para diversas publicaciones en La Habana, y como guionista de radio y televisión. A partir de 1992, se desvinculó completamente de los medios oficiales y renunció a toda actividad pública en Cuba. Premio de Narrativa 'Reinaldo Arenas' 2017, tiene 17 libros publicados. Actualmente reside en la ciudad de Miami.

Artículos relacionados

Radio Viva 24

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Cuánto valor cuesta no tener valor (fragmento)

José Hugo Fernández

Para Imre Kertész, el célebre escritor húngaro, Premio Nobel de Literatura en 2002, “el destino del varón en esta tierra no es otro que destruir lo tierno y lo bello,

Leer más
  Luis de la Paz

En los tiempos difíciles de Heberto Padilla

Luis de la Paz

    En una remotísima tarde de verano, sería el año 71, o tal vez el 72, el escritor José Abreu Felippe, a quien tanto le debo, me mostró un

Leer más
  Alcides Herrera

No me hables más

Alcides Herrera

                  El futuro soy yo y en él me siento. Es su bar. Me rodea Copenhague y una brisa futura me acaricia

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami