Neo Club Press Miami FL

Literatura y tradición

Literatura y tradición

Literatura y tradición
noviembre 13
15:54 2014

Dos circunstancias trágicas –ser cubano y escritor– me impusieron la tarea de redactar cierto prólogo a un libro sobre mi compatriota Labrador Ruiz. Pero a mitad de camino me di cuenta que ni Labrador Ruiz ni yo mismo, claro, teníamos nada que ver con la literatura cubana. Y siguiendo, azorado, la pesquisa, descubrí que ni Lezama Lima, ni Virgilio Piñera, ni Hilda Perera, ni Cabrera Infante ni ningún escritor cubano tiene nada que ver con la literatura cubana. Que eso que se llama literatura cubana no es más que sucesivas oleadas de escribientes absolutamente desvinculados de cualquier pretendido origen común.

A Labrador, cuando cogió la pluma por primera vez, no le pasaron por la mente los garabatos insignes de Hernández Catá ni se sintió heredero de la tradición de Carlos Loveira. Me temo que este fenómeno es común a todas las naciones latinoamericanas, con la difícil, dudosa y relativamente reciente excepción de Argentina. A una literatura nacional, para que de verdad lo sea, lo menos que puede exigírsele es que resulte medianamente autárquica. Que tenga sus clásicos, su tradición y sus seminales linajes literarios. Gómez de la Serna podía sentirse heredero de Larra, y éste de Villarroel y aquél de Quevedo, porque la prosapia de ciertas actitudes o de cierto barroquismo esperpéntico está perfectamente explicada en los genotipos de esta estética. La línea de sutil melancolía que empadrona a Cela con Baroja, con el garbancero Benito y con el padre Cervantes no es una caprichosa invención de profesores de instituto, sino la libérrima voluntad de estilo y destino literario elegido por estos escritores. Literaturas nacionales, pues, hay muy pocas. La española, la inglesa, la francesa, la rusa, la italiana, la norteamericana, que es reciente, pero a fuerza de convertirse ellos en el centro del universo, ha resultado autónoma y provincianamente universal (o viceversa).

Una versión más amplia de este ensayo apareció en el libro “De la literatura considerada como una forma de urticaria” (1980), publicado en Madrid.

En Latinoamérica no hay Siglo de Oro y sin Siglo de Oro no hay literatura nacional. Me explico: no hay una remota e indiscutible aristocracia literaria en la que podamos insertar nuestro abolengo y a la que podamos acudir en nuestras etapas de sequía espiritual. Ese romancero medieval capaz de polinizar los versos de Lorca seiscientos años más tarde, no existe en América. Ese Góngora polifémico y frankesteiniano que a los trescientos años sale de su sarcófago dando tumbos para preñar la imaginación del 27, no es posible en nuestras parcelas nacionales. Nosotros no tenemos a dónde volver los ojos. O sí tenemos: fuera de nuestras culturas.

Todos los escritores afiliados a las respectivas literaturas nacionales latinoamericanas saltamos la barda en busca de influencias, inspiraciones y modelos. Quizás los argentinos –paradójicamente los latinoamericanos más europeizados– sean quienes estén más próximos a fundar una literatura nacional. A fuerza de saturarse de influencias extrañas probablemente estén en el trance de solidificar un estadio literario clásico. Esto no es infrecuente. A fin de cuentas Garcilaso tuvo su Castiglioni y no se explica Cervantes sin el Renacimiento italiano y sin la huella del padrote Erasmo.

Tal vez Borges, Sábato, Mallea, Cortázar, Bioy Casares y todos los otros han estado sedimentando una franja clásica en la literatura argentina. Tal vez –hipótesis que a veces me parece correcta– ya no sea posible el surgimiento de Siglos de Oro y la reverente beatificación de nuevos clásicos. La fluidez de nuestra época, a lo mejor –o a lo peor– impide la irrupción de esas sólidas literaturas nacionales, unas veces útiles, otras no tanto.

—————————————————–

http://www.elblogdemontaner.com/

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner entrevista a Catalina Serrano

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

1 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más