Neo Club Press Miami FL

Literaturas latinoamericanas

Literaturas latinoamericanas

Literaturas latinoamericanas
agosto 07
15:59 2014

Creía Migue Ángel Asturias que la misión del novelista latinoamericano no debía ser encandilar a los europeos con preciosismos estilísticos –terreno en el que muy poco o nada podíamos ofrecer al Viejo Continente–, sino dar testimonio de nuestra mágica realidad con sus sombríos tiranos, sus mitos, sus leyendas y su riquísimo pasado. Frente al guatemalteco, Jorge Luis Borges, entre otros, mantenía la posibilidad de una literatura afolclórica, enraizada en el propio arte y sin reconocer a los europeos mayores posibilidades estéticas.

Asturias, mestizo guatemalteco, producto de un mundo semirural inscrito en el glorioso pasado maya y en el enrarecido universo político centroamericano, contaba a cada paso y a cada segundo con un fabuloso caudal “novelable”; Borges, blanco, bonaerense –es decir, italo-español que toma mate a las cinco–, hablaba desde su perspectiva rabiosamente urbana y multitudinaria, tan “europea” seguramente como la de un londinense o un parisién. Desde hace décadas se debate sin tregua esta cuestión.

Ambos no andaban desencaminados, porque Asturias la literatura que tenía al alcance de su mano era la de los hombres de maíz, la asombrosa saga del Popol-Vuh o los tenebrosos esbirros del señor presidente; mientras que Borges, prisionero del monstruoso Buenos Aires, inserto en un mundillo semejante al de Nueva York o Berlín, se debía a su inobviable realidad. América Latina no existe más que como figura pletórica. Son demasiado profundas las diferencias regionales para pretender homogeneizar su arte. ¿Qué tiene que ver un negro cubano, rumbero, marxista o brujero –o las tres cosas a la vez, fenómeno muy frecuente– con un paraguayo que toca el arpa, habla en guaraní con su mujer y se sigue lamentando de la muerte de Solana López? Por eso a Carpentier –novelista barroco francés del siglo XIX que escribía en español– le salían unos libros sideralmente alejados de los de Carlos Fuentes.

Probablemente el debate Asturias-Borges sea absurdo. La literatura latinoamericana ha de ser tan diferenciada y múltiple como sus regiones. No debe un escritor hondureño seguirle los pasos a Cortázar porque acabará en el pastiche; no intente un chileno repetir la atmósfera de Lydia Cabrera porque pierde más de lo que gana. La riqueza de los que al sur del Río Grande nos dedicamos al demencial oficio de escribir está, precisamente, en la variedad. En que Marechal descubra la novela de Buenos Aires, Vargas Llosa la de Lima y Cabrera Infante la de La Habana. Cada uno con su lenguaje; cada uno dentro de su particular manicomio.

———————————————————————-

Una primera versión de este texto apareció en “De la literatura considerada como una forma de urticaria” (1980). http://www.elblogdemontaner.com/

Sobre el autor

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner ( La Habana, 1943). Escritor y periodista. Ha publicado alrededor de treinta libros, varios traducidos al inglés, el portugués, el ruso y el italiano, entre ellos las novelas "La mujer del coronel", "Otra vez adiós" y "Tiempo de canallas". La revista Poder lo ha calificado como uno de los columnistas más importantes en lengua española, y en 2012 Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica. Reside entre Madrid y Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami