Neo Club Press Miami FL

Los 10 hombres más poderosos de Cuba

Los 10 hombres más poderosos de Cuba

Los 10 hombres más poderosos de Cuba
noviembre 09
00:28 2013

El general Raúl Castro, como antes Fidel,  ocupa los cuatro cargos más importantes de Cuba:  Comandante en Jefe de las Fuerza Armadas, Primer Secretario del PCC, Presidente del Consejo de Estado y Presidente del Consejo de Ministros.

Aunque el mundo no lo acaba de entender, en Cuba  lo que confiere oficialmente la condición de dictador no es el cargo de Presidente, sino el de Primer Secretario del Partido Comunista.  El artículo 5 de la Constitución de 1976 establece que  “El Partido Comunista “es la fuerza dirigente superior de la Sociedad y el Estado”. O sea, la máxima instancia de poder constitucionalmente no es el gobierno,  sino el Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y su Primer Secretario. Pero hay más, eso tampoco es cierto, como veremos.

Y hablando de la Constitución, a mediados de los años 70 yo le pregunté a Blas Roca, el líder histórico de los comunistas cubanos desde los años 30, cuál Constitución había sido más difícil de elaborar, si la aprobada en 1940 en la que él había participado decisivamente, o la que estaba en aquellos momentos en sus retoques finales y cuya comisión de redacción él presidía.

Una caricatura de Omar Santana

Una caricatura de Omar Santana

Me respondió que en 1940 cada párrafo  tuvo que ser negociado “intensamente con los miembros burgueses” de la Asamblea Constituyente, pero que la que se estaba redactando era más trabajosa, y lo cito: “ porque no queremos copiar de nadie, pero a la vez tenemos que tomar en cuenta las constituciones y las experiencias de otros países socialistas”.

Tanto las tomaron en cuenta que el Consejo de Estado es una copia al carbón del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, al igual que considerar al Primer Secretario como “número uno” del país, etc.

Junta Militar, la ‘creme de la creme’

Sin embargo, no importa lo que diga la Carta Magna socialista sobre el papel rector del PCC, en Cuba la máxima instancia de poder tampoco es exactamente el Buró Político del PCC y su Primer Secretario , sino el Comandante en Jefe de las fuerzas armadas y una selecta élite de generales y coroneles que rodean al dictador, algunos de los cuales incluso no integran el Buró Político.

En toda autocracia  militar tercermundista el jefe de jefes es el Comandante en Jefe. Recordemos que el general Batista de 1933 a 1940 no era el Presidente de la República, pero sí era el “número uno” de la nación. En esos años hubo seis presidentes civiles formales, pero el poder político real no estaba en el Palacio Presidencial, sino en Columbia, entre cañones y tanques de guerra.

Fidel y Raúl han sido los “hombres fuertes”,  no por ser los jefes del partido, sino por ser  los jefes  militares indiscutidos desde 1959. Lo que pasa es que siempre ambos cargos  han sido monopolizados por una sola persona.

Raúl Castro  y los generales, coroneles y comandantes históricos que hoy lo rodean constituyen de hecho una JUNTA MILITAR, que es poco visible porque opera tras bambalinas. Cuenta con 14 miembros titulares y tres “suplentes”.

Encabezada por los hermanos Castro y por el comandante (equivalente al grado de general) Machado Ventura,  esta “creme de la creme” castrense que manda en Cuba  la conforman además los cuatro generales más poderosos de la Isla, todos con tres estrellas y Héroes de la República:  Leopoldo Cintras Frías, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR);  Abelardo Colomé, ministro del Interior;  Alvaro López Miera, viceministro primero de las FAR y Jefe del Estado Mayor;  y Ramón Espinosa, viceministro de las FAR. Luego siguen el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés, y el coronel de inteligencia Marino Murillo, vicepresidente del gobierno a cargo de la “actualización” del socialismo. Todos integran el Buró Político.

“No importa lo que diga la Carta Magna socialista sobre el papel rector del PCC, en Cuba la máxima instancia de poder tampoco es exactamente el Buró Político del PCC y su Primer Secretario , sino el Comandante en Jefe de las fuerzas armadas y una selecta élite de generales y coroneles que rodean al dictador, algunos de los cuales incluso no integran el Buró Político”. Roberto Álvarez Quiñones

El grupo de integrantes de la junta no miembros del Buró Político es encabezado por el  coronel Alejandro Castro Espín, hijo y asistente personal del dictador, quien es cada vez más poderoso como  jefe de los Servicios de lnteligencia y Contrainteligencia de las FAR y el Ministerio del Interior. De hecho, es una versión moderna de Fouché (le “sabe algo” a todo el mundo) y  por eso es el hombre más temido por la propia nomenklatura. Le tienen pavor.  Y no es un secreto que su padre aspira a que sea el próximo dictador.

Estos son los 10 hombres más poderosos de Cuba. Luego siguen el general  José Amado Ricardo, secretario ejecutivo del Consejo de Ministros (primer ministro en funciones, cargo que ejercía Carlos Lage); general Carlos Fernández Gondín, viceministro primero del Interior; general Joaquín Quintas Solá, viceministro de las FAR. El otro integrante ha sido hasta ahora el coronel Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, ex yerno de Raúl, a cargo de la actividad empresarial de las FAR. Pero al divorciarse recientemente de Deborah Castro Espín, no se sabe si continuará en esa posición.

Finalmente hay tres miembros “suplentes” de la Junta Militar: el general  Lucio Morales Abad, Jefe del Ejército Occidental y comandante de las tropas que rodean  La Habana, que serían clave en una crisis política nacional; general  Onelio Aguilera,  Jefe del Ejército Oriental, y Raúl Rodríguez Lobaina, jefe del Ejército Central.

Otro general muy importante es Leonardo Andollo Valdés, segundo jefe de la comisión del gobierno (que dirige Murillo) que realiza las “reformas” raulistas.

Estos 18 jefes conforman la élite suprema  del castrismo, que es encabezada por los siete más poderosos de todos: Raúl y Fidel Castro, Leopoldo Cintras Frías, Abelardo Colomé, Alvaro López Miera, José R. Machado Ventura y Alejandro Castro Espín.

Y si Raúl (82 años) muriese de repente o quedase incapacitado por enfermedad, quien tiene más posibilidades de ser el nuevo “cacique en jefe” diría que es el general  Alvaro López Miera, a quien el dictador considera como un hijo, y que con 69 años es el más joven de los generales “históricos”.

Sobre el autor

Roberto Álvarez Quiñones

Roberto Álvarez Quiñones

Roberto Álvarez Quiñones es periodista, economista e historiador cubano. Autor de siete libros de temas históricos, económicos y sociales. Trabajó como editor y columnista del diario La Opinión de Los Ángeles de 1996 a 2008. Ex profesor universitario. Ex analista económico de la TV hispana en Estados Unidos. Ha impartido cursos de postgrado y conferencias en países de Europa y Latinoamérica. Ha recibido 11 premios de periodismo. Reside en el sur de California.

Artículos relacionados

1 comentario

  1. Chory
    Chory marzo 04, 02:17

    Muy buen estudio y muy serio en verdad lo felicito por tanta valiosa informacion lastima q no todos los cubanos tenemos la oportundad d leer articulos como este. Gracias

Escriba un comentario

Video destacado:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Kiko Arocha

Las deudas

Kiko Arocha

  Miró a su hermano menor con penetración, como miran los felinos, para decirle: —Te veo nervioso, suelta la botella que no va a pasar na. —Mira mi hermano, estoy

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Fidel ha muerto

Manuel Gayol Mecías

  Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, Universidad de Murcia, España, Seix Barral, 2007), del escritor cubano Amir Valle, trata sobre la muerte de Fidel Castro y los

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Pan (de yeso) y circo

Jorge Olivera Castillo

                El circo no es el pasatiempo donde lavamos las llagas del hambre con sonrisas espontáneas y puras. Tampoco es el lugar para

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami