Neo Club Press Miami FL

Los bateos de Desiderio

 Lo último
  • El perro de las dos gandingas Es difícil ser indiferente ante el recuerdo de las posadas. Lo es al menos para todo habanero que tuviese más de 16 años en alguna de las últimas décadas del...
  • Cuba, la isla que quiso ser continente Un cuadro de la pintora Sandra Ramos —La isla que soñaba con ser continente— refleja mejor que cien cuartillas minuciosamente manuscritas la dimensión de lo cubano en algunas de sus...
  • Corporativismo monopolista y ley de hierro oligárquica Desde la toma del poder por el fascismo en Italia, la economía de ese país devino economía planificada y cerrada con vistas a la guerra. El Duce se inspiró en...
  • El totalitarismo, notas al margen El totalitarismo es una revolución permanente animada por una voluntad cuyo radicalismo es tal que podría definirse como satánica. Digo esto porque su máxima intención pasa por re-crear el mundo...
  • Una apuesta factible Contrasta grandemente la actitud que hasta ahora ha asumido el poder cubano tras la contundente declaración de Donald Trump del 16 de junio en Miami. Sabemos que Raúl Castro no...

Los bateos de Desiderio

Las rumberas abanderadas (News.cn)

Los bateos de Desiderio
Mayo 21
14:15 2016

 

Míralas qué lindas vienen. Las rumberas afro recibieron al crucero Adonia con sandunga abanderada. O sea, bailando en trusas diseñadas con la enseña nacional y, para remachar, con una bandera cubana arrollada en la pierna izquierda a modo de polaina. Qué falta de respeto hacia el más sagrado de nuestros símbolos patrios —exclamó Desiderio Navarro fuera de sí, poniendo el grito en el cielo.

Ya se sabe, cada cierto tiempo el Sr. Navarro salta a la palestra con su peculiar grito de guerra: “Me desiderio, amor, me desiderio”. Lo que significa que se rasga las vestiduras y amenaza con una nueva guerrita de emails (de esas que solo juegan con la cadena pero no tocan al mono ni de lejos). A los Desis y a los Derios les encanta atacar a los comisarios subalternos de los Castro —al sargento Pavón y al comandante Papito, por ejemplo, hace unos años, cuando estaban tronados y a punto de morir—, pero nunca a sus dos jefes y primeros responsables de todos los males de la Nación. Que suman un desastre total sin paliativos.

Ahora, pocos días después, Desiderio vuelve a la carga con la candanga del símbolo patrio, armando otro bateo al ver en venta un delantal-bandera en el aeropuerto de Rancho Boyeros. Y monta en cólera, en dengue, en zika y hasta en chikunguña, con una pasión digna de mejor causa.

Este humilde servidor, por su parte, no pone en duda que el relajito con la enseña nacional se pasa de lo que se entiende por mal gusto —incluso puede considerarse sacrílego, visto con la óptica de un patriotismo primario o simplón—, pero en estos dos casos no se trata en puridad de un acto de profanación de la bandera. No constituyen un delito o infracción que estén tipificados en la legislación nacional vigente. Y dudo que siquiera aparezca en el reglamento de la bandera, que rige para los militares y actos solemnes de carácter oficial, hasta donde tengo entendido.

¿Tendrá claro Desiderio el concepto de libertad de expresión? A mí, personalmente, no me gusta andar por el mundo de portaestandarte, pero eso no me otorga ningún derecho a condenar a aquellos que se pongan una camiseta o un vestido con los colores patrios, descritos e idealizados en aquellos versitos escolares de mi niñez: “Tres listas azules con dos listas blancas, el triángulo rojo y la estrella de plata”. Creo que es mucho peor envolverse en la bandera, metafórica y demagógicamente, como hace el quisquilloso personaje de las batallitas por correo electrónico, que siempre se quedan en el consabido parto de los montes al confundir la causa con el efecto y tomar lo anecdótico por lo esencial.

De hecho, Desiderio sobredimensiona el símbolo patrio en detrimento de lo que este representa: la patria, la república, la nación cubana o como se desee llamar a la isla larga y estrecha cuya destrucción sistemática durante estas seis décadas a él le importa un carajo, al igual que a una gran parte de nuestros escritores allende y aquende.

Para ser un estudioso que ha incursionado con tanta pasión en el campo de la semiología, resulta muy grave que Desiderio trastoque olímpicamente el significante con el referente. Y que confunda la bandera con la patria, es decir, el símbolo con el país de la siguaraya, convertido en la tenebrosa isla del marabú, que solo por comodidad o por la fuerza del hábito seguimos llamando Cuba.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami