Neo Club Press Miami FL

Los bateos de Desiderio

 Lo último
  • ¿Quién está seguro de no ser manipulable?   Entre los más famosos experimentos de la psicología social está considerado aquel que en los años sesenta, del siglo XX, llevó a cabo Stanley Milgram, en la Universidad de...
  • Europa, Trump y otras mentiras del montón   Donald Trump es considerado en Europa un populista paradigmático y la encarnación de lo políticamente incorrecto. Se ha atrevido a celebrar el Brexit y a poner en entredicho la...
  • La revolución de la honradez   Parece que el siglo XXI no será el de otro socialismo trasnochado, como pretendían algunos descerebrados empedernidos, sino el de la honradez, compañera imprescindible de la democracia liberal. Me...
  • La infección del fidelismo   Es para sonreír el último dictado que lanzó Fidel Castro, prohibiendo el uso de su nombre en lugares o programas o anuncios públicos, con el supuesto objetivo de evitar...
  • Trump y Cuba: ¿Periodo Especial dinástico o guerra civil?   Vamos a abstraernos un poco. Supongamos, y puede suceder perfectamente, que tras el 20 de enero de 2017 la nueva administración estadounidense, con Donald Trump a la cabeza y...

Los bateos de Desiderio

Las rumberas abanderadas (News.cn)

Los bateos de Desiderio
mayo 21
14:15 2016

 

Míralas qué lindas vienen. Las rumberas afro recibieron al crucero Adonia con sandunga abanderada. O sea, bailando en trusas diseñadas con la enseña nacional y, para remachar, con una bandera cubana arrollada en la pierna izquierda a modo de polaina. Qué falta de respeto hacia el más sagrado de nuestros símbolos patrios —exclamó Desiderio Navarro fuera de sí, poniendo el grito en el cielo.

Ya se sabe, cada cierto tiempo el Sr. Navarro salta a la palestra con su peculiar grito de guerra: “Me desiderio, amor, me desiderio”. Lo que significa que se rasga las vestiduras y amenaza con una nueva guerrita de emails (de esas que solo juegan con la cadena pero no tocan al mono ni de lejos). A los Desis y a los Derios les encanta atacar a los comisarios subalternos de los Castro —al sargento Pavón y al comandante Papito, por ejemplo, hace unos años, cuando estaban tronados y a punto de morir—, pero nunca a sus dos jefes y primeros responsables de todos los males de la Nación. Que suman un desastre total sin paliativos.

Ahora, pocos días después, Desiderio vuelve a la carga con la candanga del símbolo patrio, armando otro bateo al ver en venta un delantal-bandera en el aeropuerto de Rancho Boyeros. Y monta en cólera, en dengue, en zika y hasta en chikunguña, con una pasión digna de mejor causa.

Este humilde servidor, por su parte, no pone en duda que el relajito con la enseña nacional se pasa de lo que se entiende por mal gusto —incluso puede considerarse sacrílego, visto con la óptica de un patriotismo primario o simplón—, pero en estos dos casos no se trata en puridad de un acto de profanación de la bandera. No constituyen un delito o infracción que estén tipificados en la legislación nacional vigente. Y dudo que siquiera aparezca en el reglamento de la bandera, que rige para los militares y actos solemnes de carácter oficial, hasta donde tengo entendido.

¿Tendrá claro Desiderio el concepto de libertad de expresión? A mí, personalmente, no me gusta andar por el mundo de portaestandarte, pero eso no me otorga ningún derecho a condenar a aquellos que se pongan una camiseta o un vestido con los colores patrios, descritos e idealizados en aquellos versitos escolares de mi niñez: “Tres listas azules con dos listas blancas, el triángulo rojo y la estrella de plata”. Creo que es mucho peor envolverse en la bandera, metafórica y demagógicamente, como hace el quisquilloso personaje de las batallitas por correo electrónico, que siempre se quedan en el consabido parto de los montes al confundir la causa con el efecto y tomar lo anecdótico por lo esencial.

De hecho, Desiderio sobredimensiona el símbolo patrio en detrimento de lo que este representa: la patria, la república, la nación cubana o como se desee llamar a la isla larga y estrecha cuya destrucción sistemática durante estas seis décadas a él le importa un carajo, al igual que a una gran parte de nuestros escritores allende y aquende.

Para ser un estudioso que ha incursionado con tanta pasión en el campo de la semiología, resulta muy grave que Desiderio trastoque olímpicamente el significante con el referente. Y que confunda la bandera con la patria, es decir, el símbolo con el país de la siguaraya, convertido en la tenebrosa isla del marabú, que solo por comodidad o por la fuerza del hábito seguimos llamando Cuba.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Nicolás Águila

Nicolás Águila

Periodista cubano con residencia en Madrid, licenciado en Filología Inglesa, Nicolás Aguila ha sido colaborador de numerosos publicaciones en varios países, entre ellas Cubanet y la Revista Hispano Cubana. Ha trabajado como docente universitario, traductor y editor de revistas médicas. Residiendo en Brasil obtuvo por concurso una beca de ICI para curso de profesores de español en Madrid. Ha realizado numerosos cursos de posgrado en el área de Lingüística Aplicada y enseñanza de idiomas en Cuba, Brasil y Estados Unidos.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Gastón Baquero

Palabras escritas en la arena por un inocente

Gastón Baquero

                  Yo no sé escribir y soy un inocente. Nunca he sabido para qué sirve la escritura y soy un inocente. No

0 comentario Leer más
  Amir Valle

Hoy almorzaremos con El Duque

Amir Valle

A Demetrio Ruiz, que murió en Boston, huyendo de sus fotos de pelota, todavía hoy pegadas a la sala de su casa, en Miami.   Un comemierda. De eso tiene

0 comentario Leer más
  Otilio Carvajal

Desintegración de la fe

Otilio Carvajal

para Ángel Santiesteban, en El Vedado                 Es cruel se sabe salir del cerco con todas las estaciones intactas Salir semejando al asesinato

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami