Neo Club Press Miami FL

Los bonobos y el estrés

Los bonobos y el estrés

mayo 26
04:27 2011

1-amor_de_bonoboNo, no fueron los bonobos los que propagaron el Sida, como un amable lector anónimo pretende establecer. Ni siquiera los hippies, que llegaron mucho después –aunque se popularizaron primero–. Me temo que los culpables están al doblar la esquina, los kahn troglodytes, los estresados de toda la vida, que no conciben el sexo y la cotidianeidad más que como un ejercicio de dominación, y en su inclemente bioquímica convierten el estrés en virus, y el virus en Sida.

Los bonobos no. Los bonobos disfrutan el arte de vivir. Primar para ellos es secundario y, por tanto, no se estresan. ¡Simplemente viven!

El naturalista Brian Hare tiene una hipótesis para explicar la evolución de los bonobos:

“Del mismo modo que pasó con los animales domésticos, hubo una selección que favoreció el carácter poco agresivo de los bonobos y produjo cambios en su organismo. Es muy probable que esto haya sucedido a través de las hembras, que durante generaciones han preferido a los machos menos agresivos; es una selección sexual. La selva donde viven es tan rica en recursos, que las hembras se pueden dar el lujo de estar juntas en grandes grupos y formar coaliciones que no se ven en los chimpancés. Se cuidan unas a otras y desalientan a los machos que se ponen pesados. Ellas son las que mandan”.

Los bonobos mantienen relaciones homo y bisexuales; algunos cambian de pareja frecuentemente y otros establecen relaciones duraderas. Las bonobos homosexuales suelen adoptar crías huérfanas (en una misma comunidad conviven homosexuales, bisexuales y heterosexuales sin mayores conflictos). El estrés es desterrado por el placer –el sexo–, que libera tensiones, y la solidaridad entre iguales que defienden una causa común: el bienestar general que posibilita y alimenta la realización individual. En este contexto, la diferencia es tolerada, e incluso disfrutada.

Pero para entender mejor este capítulo, por favor amable lector, dé clic aquí.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Francisco Alemán de las Casas

La huérfana

Francisco Alemán de las Casas

                Cuando niña fui un poco más huérfana que ahora tuve que recuerde nueve padres sucesivos en dos años También una madre de

0 comentario Leer más
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami