Neo Club Press Miami FL

Los campos de exterminio nazis, un recordatorio

 Lo último
  • Historia del Día de las Madres   Aunque en tiempos de la antigua Grecia ya se celebraba el día de Rea, gran madre de los Dioses, el moderno Día de las Madres recibiría carácter oficial en...
  • Una lección del alma   De particular importancia -aunque no recibiera la repercusión que merecía en los medios de prensa- resultó la última serie de conferencias sobre cultura cubana que tuvo lugar hace pocos...
  • ¿Quién inventó a Fidel Castro?   ¿Quién inventó a Fidel? Dígase quiénes lo promovieron y financiaron. Dicen que la KGB soviética, el sionismo internacional, Herbert Matthews y el New York Times, el super millonario Rockefeller,...
  • Historia de San Valentín o Día de los Enamorados   La influencia anglosajona en Occidente y el mundo en general ha hecho del Día de San Valentín, o Día de los Enamorados –que se celebra todos los 14 de...
  • Enemigo que huye…   Corría el año de 1865 cuando se produjo una pequeña conmoción durante el evento anual de la Academia de Medicina de Nueva York. Ocurrió cuando el diplomático ─en realidad...

Los campos de exterminio nazis, un recordatorio

Los campos de exterminio nazis, un recordatorio
enero 29
00:58 2016

 

El 17 de enero de 1945, ante la eminente llegada del ejército soviético, los nazis iniciaron la evacuación de Auschwitz en dirección al oeste de Loslau. Los prisioneros incapacitados para caminar fueron dejados atrás. Días después, el 27 de enero, fueron liberados por el ejército rojo 7600 prisioneros en un deprimente estado de salud.

Entre los años 1939 y 1945, murieron en los campos de concentración aproximadamente unas 14 millones de personas, entre ellas seis millones de judíos. También en los guetos y en las ejecuciones en masa, en experimentos médicos, gaseados en las duchas de la muerte, de hambre y de enfermedades. Con los judíos fueron asesinados tres millones de polacos, comunistas, opositores, homosexuales, minusválidos, retrasados mentales y testigos de Jehová.

Entre los años 1939 y 1941 se creó e implantó un programa de eutanasia y eugenesia llamado AKTION 4. El objetivo fue eliminar a personas y niños incurables, enfermos, minusválidos, retrasados mentales, esquizofrénicos, locos, personas homosexuales, gitanos, testigos de Jehová y judíos. Cerca de 300.000 personas murieron por causa de este programa, y otras fueron esterilizadas por ser de raza inferior (judíos). Se crearon en todos los países ocupados por los alemanes muchos campos de concentración. En la misma Alemania, el olor a muerte reinaba soberanamente en medio del terror.

Entre los campos de exterminio más famosos se encontraban el de Dachau, en Alemania, y Sachsenhausem, Bergen-Belsen, Les Miles, Ravensbrunk, además de Auschwitz I, II, III. En la Polonia ocupada, Mauthausen-Gusen; en Austria, Buchenwald, etc. En esos lugares perdidos en el mundo fue donde se cometieron los crímenes contra la humanidad más horrendos conocidos hasta ese momento traumático de la historia. A las secuelas de muerte y horror dejadas por toda Europa, se sumó la destrucción casi total del continente, dejando a miles de millones de personas desprotegidas y sin hogar, todo por una ideología basada en el odio y el poder absoluto.

En Auschwitz murieron entre 2.5 y 4 millones de personas. Fue el mayor campo de exterminio de la Alemania nazi y de la historia de la humanidad. Era un campo de concentración de experimentación médica y de exterminio en masa. La mayoría de las víctimas eran de origen judío.

Eran tres campos.

Auschwitz I funcionaba como el centro administrativo de todo el complejo, donde murieron 70,000 intelectuales y comunistas polacos junto a otras personas de otras nacionalidades.

Auschwitz II era el campo de la muerte, allí murieron más de tres millones de seres humanos en las cámaras de gas. Luego de gaseados eran llevados a los hornos, donde se les cremaba. En esa sección llevaban a mujeres y niños para ser asesinados. Se instalaron cuatro crematorios con cámaras de gas, y cada cámara de gas recibía cerca de 2.500 personas por turno. Comenzó sus operaciones en la primavera de 1942 como parte de la solución final.

Auschwitz III era un campo de trabajo esclavo en el estaban las personas que tuvieron la suerte o la desgracia de quedar con vida para ser explotadas, humilladas y violadas en todos sus derechos. Eran tiempos en que un simple perro pastor alemán de uno de los guardias de la instalación vivía mejor que un judío prisionero, obligado a trabajar sin descanso por largas jornadas, y sin apenas alimentación.

campo de concentracion

Los trenes con vagones de carga salían de diferentes partes de la Europa ocupada por los nazis. Adentro no llevaban comida, ni víveres y mucho menos armas para el frente, sino seres humanos, hombres, mujeres y niños de todas las edades; todos eran judíos y realizaban su último viaje en este mundo. Les llamaban los trenes de la muerte. Los vagones se llenaban de judíos en los países ocupados por los nazis, a toda capacidad; apenas se podían sentar y tenían que hacer el viaje de pie en medio del fuerte invierno, y realizar sus necesidades en el mismo lugar donde estaban parados. Eran tratados como animales y se les decía que iban a hacer trasladados a otros lugares donde estarían bien cuidados.

El viaje duraba días y en ese tiempo no se les daba comida, porque los nazi sabían que sus destino al llegar a los campos de concentración era la muerte. No necesitaban gastar alimentos en ellos. En el trayecto a veces eran detenidos los trenes en los puntos de control y los soldados ametrallaban los vagones llenos de mujeres y niños. Para aquellos que no llegaban vivos, era una bendición de Dios haber muerto antes, porque lo que les esperaba no podía compararse con nada antes experimentado.

Tras el arribo, los judíos eran bajados de los trenes y separados en dos grupos. A un lado las mujeres, niños y ancianos, y del otro los hombres que podían trabajar. El primer grupo era enviado a las duchas de la muerte, se les decía que se quitaran toda la ropa que traían encima para que se bañaran. Ancianos, mujeres y niños hacían largas filas para entrar a las duchas de la muerte sin saber lo que el destino les tenía reservado. Una vez dentro, se rociaba a los prisioneros con un gas letal, provocándoles una cruel agonía. Sus gritos atormentaban los oídos de Dios en el absoluto silencio de la muerte que recorría sus vidas. El dolor se repetía una y otra vez. Mujeres de todas las edades, desde muy jóvenes hasta muy viejas, niños que ni podían caminar por su corta edad, adolescentes: todos levantaban sus voces de terror en señal de auxilio hacia el cielo.

Después de gasear, un grupo de judíos confinados allí hacían el trabajo sucio, el cual ni siquiera los propios nazis podían desarrollar. El trabajo consistía en recoger los cuerpos sin vida y juntarlos en pilas fuera de las duchas, como si se tratase de pedazos de leña, y luego transportarlos en carretillas hacia los crematorios, donde eran incinerados. A todos se les revisaba la boca en busca de dientes de oro, los cuales se extraían y eran entregados a los alemanes para beneficio personal. Las chimeneas no paraban, turnos corridos en los que el humo de las cenizas cubría todo el campo de concentración.

En Sobibor, otro campo de concentración, se repitió la misma historia. Murieron más de 320.000 personas en sus cámaras de gas, la mayoría de ellas judíos, también algunos gitanos y prisioneros de guerra soviéticos.

En Treblinka también murieron aproximadamente 85.0000 personas, por citar solo algunos de estos campos de exterminio.

Auschwitz ha quedado varado en el tiempo como un triste museo a la maldad del hombre. Sus paredes, sus albergues y sus duchas de exterminio permanecen como un recordatorio de lo que es capaz de hacer la especie humana con tal de saciar sus más bajos instintos.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Orlando Fernández

Orlando Fernández

Orlando Fernández (La Habana 1962) es escritor y poeta independiente. Ha escrito dos libros, uno de ficción y otro de autoayuda, ambos en proceso de edición. Su blog mundoque.com-ventanas al mundo abarca diferentes temas cotidianos en busca de una vida sana llena de propósitos, y cuenta con más de cien entradas y más de 50.000 visitas. Estudió en el Miami Dade College. Reside en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

El comentario de Carlos Alberto Montaner. Por qué fracasará la Constituyente de Maduro:

Cuba y su Historia: José A. Albertini entrevista a José Abreu Felippe:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Rebeca Ulloa

El dulce del frasco

Rebeca Ulloa

¡Qué susto! Tres de la madrugada y aquel teléfono timbra que timbra. En un segundo pensé diez mil cosas y ninguna buena, por cierto. Un sí, seco y adormilado del

0 comentario Leer más
  Ana Ajmátova

La mujer de Lot

Ana Ajmátova

Pero la mujer de Lot miró hacia atrás y se convirtió en una columna de sal. 14 Génesis Y el hombre justo acompañó al luminoso agente de Dios por una

0 comentario Leer más
  Waldo Díaz-Balart

La mente consciente: el misterio como creación

Waldo Díaz-Balart

Que te baste saber que todo es un misterio: La creación y el destino del Universo y tú. Sonríe, pues, ante ellos. No sabrás nada más cuando hayas franqueado las

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami