Neo Club Press Miami FL

Los Castro, vida oculta de la familia real (III)

Los Castro, vida oculta de la familia real (III)

mayo 24
14:05 2011

1-barajaLa historiografía familiar de los Castro recoge un momento crucial en el itinerario del patriarca Don Ángel: Una primera partida de cartas. Aunque hay distintas versiones alrededor del mismo evento.

Tras su regreso a Galicia en 1898, el áspero combatiente descubre que su antigua novia lo ha dejado por otro, como apunta el periodista francés Serge Raffy en su libro “Fidel, el Desleal”.  En una de las versiones populares, sin confirmación, Castro Argiz asesina a la muchacha y, ya prófugo de la justicia, huye a Cuba. En otra, la que probablemente más se ajusta a la verdad, la deja por incorregible (o es obligado a dejarla). Lo cierto es que durante su breve estadía en el pueblito natal tuvo lugar una partida de naipes decisiva para el destino del joven soldado licenciado, ya conocido por su afición al juego. Una partida a la que hace referencia el político gallego Eladio Capón, entrevistado por Anxo Lugilde para el suplemento “Revista” del diario La Vanguardia:

“Cuando volvió de la guerra tuvo una partida de cartas muy famosa con un señor de aquí que tenía buena posición, Ventura, que se jugó su casa y sus tierras, con su mujer dentro. Según me contó una señora que murió hace poco con más de cien años, ganó Ángel Castro, pero le perdonó a Ventura y no quiso las tierras, la casa y la mujer. Después se fue a Cuba. Supongo que sería porque cuando estuvo de soldado vio las posibilidades que había allí y al volver aquí se daría cuenta que tendría más futuro en Cuba”.

Suponía mal Capón, y aquí la historia se cierra sobre su punto de partida. En realidad, como afirma el economista gallego Santiago Núñez, Castro Argiz no perdonó nada. Primero, porque no era de la clase de hombres que perdona fácilmente. Segundo, porque era ambicioso y deseaba las tierras, los inmuebles y a la mujer. Y tercero, porque la mujer deseada no era otra que su antigua novia, la que lo había cambiado por Ventura.

“El padre de Fidel nunca perdonó lo que interpretaba como una traición de su antigua amiga”, asegura Núñez. “Así que cuando pactó aquella partida con Ventura se estaba jugando el honor, pero también urdía una venganza. Ventura perdió y su esposa le pidió, aterrorizada, que hiciera algo para evitar que Ángel Castro se quedara con todo, sobre todo con ella. Así que el perdedor se vio ante la disyuntiva de aceptar la derrota o rebelarse contra la adversidad. Y optó por esto último”.

Apunta Núñez que Ventura amenazó entonces a Castro Argiz con matarlo, enviando a varios de sus hombres a intimidar al joven veterano de guerra. Según testimonios que no han sido corroborados, pero de un sentido común inobjetable, el futuro padre de los Castro sufrió la paliza de su vida a manos de la cuadrilla enviada por Ventura. Los hombres de éste habrían sido enfáticos: “O te vas del pueblo, o te liquidamos”, le habrían advertido. Así que Don Ángel, en lugar de abandonar únicamente la aldea, abandonó a toda prisa, y por segunda vez, el país entero.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más
  Baltasar Santiago Martín

¿Suicidio?

Baltasar Santiago Martín

  En memoria de Juan O’Gorman             No entres al río con los bolsillos llenos de piedras como hizo Virginia; antes que suicidarte, arrójale las

0 comentario Leer más