Neo Club Press Miami FL

Los cerdos de El Sexto en la sociedad del disparate

 Lo último

Los cerdos de El Sexto en la sociedad del disparate

Los cerdos de El Sexto en la sociedad del disparate
Septiembre 27
15:44 2015

 

¿Fidel y Raúl? Uno recibe a su tercer Papa en línea. El otro, tras fundir al presidente Juan Manuel Santos y al terrorista Timoshenko en un apretón de manos imposible, flirtea con Bill Clinton en Nueva York. Ambos parecen haberse integrado armónicamente a la “sociedad del espectáculo” que erróneamente bautizara Vargas Llosa porque resulta, en verdad, la sociedad del chiste, del humor negro y el teatro del absurdo. Una sociedad del disparate que lo mismo hace comedia que melodrama pero siempre, exultante, con la mira puesta en los mass media, en la masa media, en la edad media de la musaraña.

Tal vez por eso el grafitero Danilo Maldonado, El Sexto, lleva ya casi un año encarcelado sin juicio, y pronto podría fallecer en huelga de hambre (una huelga, por cierto, que no se merecen Fidel y Raúl, ese par de animales). Porque ha tenido la osadía de echar a los hermanos Castro a la calle –a manera de performance, le ha pintado a un lechón el nombre “Fidel” en el lomo… y a otro “Raúl”– y ellos, viejos rebeldes al fin, se resisten a vivir entre perros abandonados. Se resisten a abandonar la sociedad del disparate e ingresar a la realidad cochambrosa de La Habana y su periferia, que constituye su verdadero legado.

  Carta de despedida de El Sexto

26,000 perros defecando sobre las ruinas de la ciudad vendida, prostituida, sodomizada. 260,000 perros. 26 millones de perros. 26 millones de millones de perros. Los perros de Julio, de Pedro, de Pablo, de San Lázaro. Todos los perros del mundo sembrando de minas personales –de excremento animal– La Habana y el resto de la Isla, mientras los cerdos Fidel y Raúl huyen para siempre a guarecerse de la porquería en la realidad paralela que erige la sociedad del disparate.

La dictadura de lo escatológico en Cuba llega al final de un ciclo histórico con sus deberes cumplidos: Ahora mismo la antigua Perla de las Antillas es un país arrasado, donde la porquería zigzaguea por las principales avenidas en forma de excremento canino. Y está La Habana, ese monumento erigido por el poder en conmemoración del enésimo aniversario de la revolución de la inmundicia. No será fácil higienizar la ciudad. Ni siquiera encontrar a Fidel y Raúl para que acaben de liberar a El Sexto.

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Cómo se le ocurre a Santos pedirle ayuda a Castro. El análisis de Montaner:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Del amor y otros milagros

Adrián Morales

Mientras no exista una conducta moral individual estrictamente limpia, todo lo demás son mandangas. Caro Baroja Una Deontología de la(s) Preciosa(s) Costumbre(s) Queridos amigos. No somos Amados por lo que

0 comentario Leer más
  Félix Luis Viera

Un loco sí puede (fragmento)

Félix Luis Viera

                                                            25 Así es, así ha sido, mi psiquiatrico plástico, como tanto le he repetido, esta vida de loco tan dura que he llevado me fue tirando cada vez

1 comentario Leer más
  María Eugenia Caseiro

El presentador

María Eugenia Caseiro

A mi hermana Karin Aldrey, que acostumbra dirigirse al Mundo –Señoras y señores… –dice el hombre y se interrumpe. Lleva prendida en el guargüero la grotesca sequedad que intenta resolver

0 comentario Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami