Neo Club Press Miami FL

Los cubanos y la reconciliación

Los cubanos y la reconciliación

Los cubanos y la reconciliación
mayo 13
21:36 2014

No habrá nunca reconciliación entre desiguales (entre cubanos) si antes no hay reconciliación interior, del ser con sus miedos.  No se puede vivir en la mentira, o callando lo terrible, a partir de la esperanza de una reconciliación hipócrita. Nada que sea artificial, donde persista el ocultamiento, garantiza una auténtica reconciliación, esa que descansa en la transparencia del fortalecimiento individual.

Mientras los cubanos sigan necesitando un líder nunca tendrán al verdadero líder: la fortaleza del ser. No es cuestión de hablar mejor o peor, de escribir mejor o peor, de fingir mejor o peor. Cualquiera puede ser el líder de sí mismo si lidera su ego y salta sobre él hacia la recreación.

Internet es importante, sumamente, un espacio perfecto para saltarse lo institucional interesadamente establecido, pero hay que tener en cuenta que también mucha gente sale y entra a Cuba actualmente, se informa en Internet y, sin embargo, no procesa la información. Hay un desperfecto mayor de fondo, cultural, que lo impide, y la culpabilidad de que ese desperfecto no acabe de ser abordado recae en principio, aunque no solo, en los generadores de opinión a nivel institucional (intelectuales, académicos, educadores, periodistas, artistas, escritores, creadores…), es decir, en lo que hasta apenas cinco años atrás generaba, en solitario, opinión pública a través de lo institucional.

Los generadores de opinión tradicionales siguen priorizando sus mezquinos intereses, lo cual es humano pero no ambicioso ni fortalecedor. No entienden –o entienden pero el miedo, la debilidad inducida por el ego, los absorbe– que puede haber otras formas de alcanzar reconocimiento además de las de defender a muerte un puesto, un postulado o un perímetro. Hay que llamar la atención más agudamente sobre el grosero trabajo desarrollado hasta ahora por la mayoría de los generadores de opinión colectivista, proteccionista, manipuladora, paternalista, nacionalista, simplificadora,  que anestesia a la mayoría de los cubanos con independencia de donde residan o cuál sea su capacidad intelectual.

La cuestión no pasa por estar dentro o fuera de Cuba, sino dentro o fuera del movimiento, de la apertura, de la expansión. No se juega con quien le da patadas a la mesa (el castrismo y sus cortesanos). Se respetan las reglas del juego solo cuando el juego es efectivamente juego, y en esa Isla no hay juego. Hay que evitar la manipulación de las reglas, pero sobre todo hay que estar contra las reglas de la manipulación.

El castrismo, primo hermano del nacionalismo liberticida, es, ante todo, manipulación.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Armando de Armas en el Festival VISTA:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Adrián Morales

Borrón y cuenta nueva

Adrián Morales

  No podemos seguir dándole brillo al pasamanos del Titanic. En la tierra que veo un sabio meteoro (puede ser un drone) extingue carbónico al tiranosaurio racionalista que se aferra

0 comentario Leer más
  José Hugo Fernández

Una trompetilla, eso es la libertad

José Hugo Fernández

  La trompetilla se fue de Cuba. Su ausencia representa para nuestra gente lo mismo que representó la retirada de los cohetes soviéticos para el régimen. De pronto, ya no

0 comentario Leer más
  Ángel Santiesteban

La Parca merodea

Ángel Santiesteban

  A la abuela se le ha hecho costumbre mantener la vigilia en las madrugadas. Espera impaciente en la oscuridad porque de todas maneras quedó ciega por la diabetes, y

0 comentario Leer más
  Nilo Julián González

Querido padre

Nilo Julián González

                si dejara de buscar el asombro de todo y del mundo si dejara de ver con sanidad con este es mi cuerpo

0 comentario Leer más
  Yosvani Oliva

Tenga cuidado la noche

Yosvani Oliva

                Ándese sobreavisada la noche tan permisora de este bufón aburrido buscando quien lo contente. Trastoca las prioridades y a quemarropa dispara estrellas

0 comentario Leer más