Neo Club Press Miami FL

Los cubanos y la reconciliación

Los cubanos y la reconciliación

Los cubanos y la reconciliación
mayo 13
21:36 2014

No habrá nunca reconciliación entre desiguales (entre cubanos) si antes no hay reconciliación interior, del ser con sus miedos.  No se puede vivir en la mentira, o callando lo terrible, a partir de la esperanza de una reconciliación hipócrita. Nada que sea artificial, donde persista el ocultamiento, garantiza una auténtica reconciliación, esa que descansa en la transparencia del fortalecimiento individual.

Mientras los cubanos sigan necesitando un líder nunca tendrán al verdadero líder: la fortaleza del ser. No es cuestión de hablar mejor o peor, de escribir mejor o peor, de fingir mejor o peor. Cualquiera puede ser el líder de sí mismo si lidera su ego y salta sobre él hacia la recreación.

Internet es importante, sumamente, un espacio perfecto para saltarse lo institucional interesadamente establecido, pero hay que tener en cuenta que también mucha gente sale y entra a Cuba actualmente, se informa en Internet y, sin embargo, no procesa la información. Hay un desperfecto mayor de fondo, cultural, que lo impide, y la culpabilidad de que ese desperfecto no acabe de ser abordado recae en principio, aunque no solo, en los generadores de opinión a nivel institucional (intelectuales, académicos, educadores, periodistas, artistas, escritores, creadores…), es decir, en lo que hasta apenas cinco años atrás generaba, en solitario, opinión pública a través de lo institucional.

Los generadores de opinión tradicionales siguen priorizando sus mezquinos intereses, lo cual es humano pero no ambicioso ni fortalecedor. No entienden –o entienden pero el miedo, la debilidad inducida por el ego, los absorbe– que puede haber otras formas de alcanzar reconocimiento además de las de defender a muerte un puesto, un postulado o un perímetro. Hay que llamar la atención más agudamente sobre el grosero trabajo desarrollado hasta ahora por la mayoría de los generadores de opinión colectivista, proteccionista, manipuladora, paternalista, nacionalista, simplificadora,  que anestesia a la mayoría de los cubanos con independencia de donde residan o cuál sea su capacidad intelectual.

La cuestión no pasa por estar dentro o fuera de Cuba, sino dentro o fuera del movimiento, de la apertura, de la expansión. No se juega con quien le da patadas a la mesa (el castrismo y sus cortesanos). Se respetan las reglas del juego solo cuando el juego es efectivamente juego, y en esa Isla no hay juego. Hay que evitar la manipulación de las reglas, pero sobre todo hay que estar contra las reglas de la manipulación.

El castrismo, primo hermano del nacionalismo liberticida, es, ante todo, manipulación.

Etiquetas
Compartir

Sobre el autor

Armando Añel

Armando Añel

Armando Añel (La Habana, 1966). Ghost Writer, fue periodista independiente en Cuba. En 1999 recibió el Primer Premio de Ensayo de la fundación alemana Friedrich Naumann. Ha sido columnista de periódicos como Tiempos del Mundo, Libertad Digital y Diario las Américas, y editor de revistas como Perfiles, Encuentro de la Cultura Cubana, Islas y, actualmente, Herencia Cultural Cubana. Ha publicado las novelas "Apocalipsis: La resurrección" y "Erótica", la compilación de relatos "Cuentos de camino", los poemarios "Juegos de rol" y "La pausa que refresca" y las biografías "Instituto Edison: Escuela de vida" y "Jerónimo Esteve Abril, apuntes y testimonios", entre otros. Vive en Miami.

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

el Instituto la Rosa Blanca entrega tercer premio “Juana Gros de Olea”. enero 28, 2017:

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  Manuel Gayol Mecías

Cuatro fases del sueño

Manuel Gayol Mecías

  En el sueño, por mi propia experiencia de soñador, hay una transfiguración narrativa y otra poética. Y en la primera, que va desde la duermevela y la región Alfa

0 comentario Leer más
  Jorge Olivera Castillo

Alucinaciones

Jorge Olivera Castillo

                Un ilustre representante del proletariado me pregunta si lo que se mece en sus pupilas es un puente de plata Le advierto

0 comentario Leer más
  Lourdes Cañellas

Retén

Lourdes Cañellas

                Retén el rojo, la luz, las lámparas, retén las estaciones en los ojos, prepara el equipaje del viaje no sabes hacia dónde

0 comentario Leer más

Festival Vista Miami