Neo Club Press Miami FL

Los herederos y la prostitución en Cuba

Los herederos y la prostitución en Cuba

noviembre 02
03:06 2011

1-abc_alejandro_y_marielaMariela, la hija predilecta de Raúl Castro, se fue la pasada semana a Holanda a participar en un congreso de sexología. Y allí se le soltó la lengua. Acostumbrada a abusar de la libertad que se le niega a once millones de cubanos, habló más de la cuenta en la zona roja de Ámsterdam, el barrio de las prostitutas. Acabó confesando que en Cuba las mujeres también se venden, pero para poder arreglar el lavamanos de su casa o azulejar un baño.

¿Ahora resulta que en el supuesto paraíso socialista las mujeres tienen que prostituirse para poder darse una ducha decente? “En Cuba hay mucha gente que dice ‘Tengo que arreglar el baño y no tengo dinero’, entonces le da el servicio sexual al albañil hasta que termine el baño”. Fue lo que literalmente aseguró la hijita de papá y, a juzgar por sus risas y la ligereza con que deslizó la anécdota, parece que la situación de las mujeres en la Isla, obligadas a prostituirse para poder asearse, le parece muy divertida. Como que no está en su pellejo. Como que vive lujosamente en Cuba, con todos los recursos del régimen a su disposición. Como que puede viajar alegremente a Holanda a congresos de sexología mientras la inmensa mayoría de las mujeres cubanas ni siquiera pueden desplazarse de una provincia a otra. Es el colmo del cinismo.

Mariela Castro Espín es directora del Centro Nacional de Educación Sexual de Cuba (CENESEX), una institución que Raúl Castro se sacó de la manga para complacer las ansias protagónicas de su hija. Y ya de paso irla dando a conocer como una líder de opinión capaz de llevar las riendas del país. Para eso también está preparando Raúl a su único hijo varón, Alejandro Castro Espín, coronel  del Ministerio del Interior cubano y asistente personal de su padre. La pareja de Alejandro y Mariela regirá los destinos de Cuba con mano dura y mucha sexología, piensa el general, y al que no le guste que se vaya acostumbrando.

Recuerdo cuando el mismísimo Fidel Castro aseguraba que la famosa revolución se hizo, entre otras cosas, para que las mujeres cubanas no tuvieran que prostituirse. Y resulta que ahora Mariela nos quiere vender la prostitución miserable que se practica en Cuba como algo muy divertido. Ella, tan “moderna” y “desarrollada”. Son estos, en definitiva, los herederos que aspiran a gobernar la Isla el día de mañana, sin darse cuenta que la historia no los absolverá: los condenará por partida doble. Peor para ellos. Viven ignorando que ya su tiempo pasó.

Compartir

Sobre el autor

Neo Club

Neo Club

Artículos relacionados

0 Comentario

No hay comentarios

No hay comentarios, escribe el tuyo

Escribe un comentario

Escriba un comentario

Carlos Alberto Montaner – Chile camino del Primer Mundo

Letras Online

LA REVISTA INTERACTIVA DE NEO CLUB PRESS
  José Hugo Fernández

Relajo y olvido

José Hugo Fernández

Hace algunos años, el poeta Ramón Fernández Larrea escribió más de doscientas columnas destinadas a calibrar hechos y personajes de la historia y de la cultura cubana, o pasajes sobre

Leer más
  Frank Castell

José Martí me escucha mientras llueve

Frank Castell

Dos patrias tengo yo: Cuba y la noche. José Martí                 Difícil, José, arrojar el tiempo montaña abajo y luego descender como si

Leer más
  Delio Regueral

El Punto Nemo

Delio Regueral

Ya sé que no soy incomprendido, lo supe al descubrirme donde se abandona un incomprensor, perdí mucho tiempo en esa etapa. El tiempo, lo único irrecuperable: a él no le

Leer más

Capitolio de La Habana – Daphne Rosas (2011)

Festival Vista Miami

Lo más reciente: